Huawei Mate 8 frente al Mate 7, comparativa en vídeo

Android

En su momento, cuando se anunció el nuevo Huawei Mate 8 ya os mostramos una comparativa que desgranaba las diferencias y similitudes entre sus fichas técnicas. Cómo ya habéis podido leer hoy mismo, tenemos un Mate 8 ya en nuestras manos por lo que era inevitable sacar el Huawei Ascend Mate 7 del cajón y ponerlos frente a frente.

El que ha sido uno de los phablets de referencia, con sus seis pulgadas y su extraordinario diseño, tiene ya el relevo en forma de Huawei Mate 8, y ya que lo tenemos en nuestras manos, no hemos podido resistir la tentación de mostraros los dos equipos frente a frente en vídeo para que veáis sus similitudes, que son muchas en lo estético y sus diferencias.

No vamos a entrar en repasar, de nuevo, toda su ficha técnica para encontrar similitudes y diferencias. Para ello no sólo tenéis la comparativa que hicimos hace tiempo, sino que podéis hacer uso del comparador de móviles y poner sus fichas técnicas frente a frente para poder verlo por vosotros mismos.

También hemos repasado si el que pasa a estar en segundo plano, el Ascend Mate 7, se convierte ahora en una ganga, dado que tiene prestaciones que aún pueden mirar de tú a tú a la mayoría de la gama media.

Pero a continuación os vamos a dejar con el vídeo en el que os mostramos los dos teléfonos frente a frente y os vamos a dejar algunos comentarios al respecto tras haberlos tenido en la mano. Cómo comentamos en la toma de contacto del Huawei Mate 8, las dimensiones de ambos terminales son prácticamente iguales. Con un peso exacto de 185 gramos cada uno, lo único que los diferencia es el nuevo estilo del Mate 8 en su pantalla con bisel cortado en diagonal, no es exactamente un diseño 2.5D redondeado como el del Mate S, que le permite recortar 1 milímetro su anchura frente al Mate 7.

HUAWEI-MATE-8-(34)

Evolución y de la buena

Los cambios estéticos son evidentes pero siguen la estela marcada por el anterior phablet de Huawei. Cuerpo metálico rematado en sus bordes con dos bandas, ahora más estrechas, y un nuevo diseño circular para el sensor de huella dactilar y la cámara – cuyo aro metálico alrededor nos hace sospechar que llegarán objetivos magnéticos en un futuro no muy lejano, quizás el MWC -.

Aunque las dos pantallas son del mismo tamaño y resolución, 6 pulgadas y FullHD, otra cosa que podéis ver en el vídeo es como la del Mate 8 es sensiblemente más luminosa. Tanto con el modo automático como sin el, muestra unos colores más vibrantes además de una respuesta mucho más rápida y efectiva que la de su antecesor. Al fin y al cabo, los separa un año y no sólo se mejora una pantalla con más resolución, sino con paneles más sensibles – aunque este no lo es a la presión como los del Mate S de 128 GB -.

Phablet Huawei Ascend Mate 7

Evidentemente, tanto su rendimiento como su cámara han dado un salto cualitativo realmente importante y están a años luz de lo que ofrecía el Mate 7, que no era poco. Un Kirin 950 es también un octa-core como el Kirin 925, pero pasa de 1,8 Ghz a 2,3 Ghz, alcanzando los 3/4 GB DDR4 en lugar de los 2/3 GB DDR3 del anterior modelo. Sin embargo, el rendimiento del equipo, como la cámara que ha subido a los 16 MP, 13 MP, pero además aumentando prestaciones como un autofoco de detección de fase, flash de doble LED y doble tono o el reconocimiento de sonrisas, mejora sus prestaciones mucho más allá de un aumento de resolución.

Del mismo modo, la batería ha bajado a los 4.000 mAh frente a los 4.100 mAh, pero en un año se ha avanzado de forma enorme en sistemas de ahorro de energía por lo que se puede suponer que ambos terminales contarán con una autonomía parecida.

Una opinión como usuario de un Mate 7

Hasta ahora, me he centrado en los datos objetivos entre ambos terminales, pero quiero separar esta parte dado que son apreciaciones personales, y solo personales, entre ambos equipos al haberlos tenido ambos en las manos. Podéis imaginar que probamos muchos terminales a lo largo del año, pero siempre llevamos uno en el bolsillo que es nuestro móvil de cabecera, y en 2015 – tras un paso por el Galaxy Alpha – fue finalmente el Ascend Mate 7.

No era el más moderno, ni el más puntero en ese momento, hay que recordar que se lanzó a finales de 2014, pero ha conseguido llevarme a la causa de los phablets después de renegar de ellos mucho tiempo. Y el Mate 8, que se podría considerar más de lo mismo, diría que es “mucho más y mejor de lo que más me gusta”. Tiene un diseño compacto y, a pesar de eso, unas amplias 6 pulgadas de pantalla y muchas mejoras en puntos clave – procesado, cámara y RAM – manteniendo algo muy importante, la autonomía. Es realmente una evolución, una nueva generación que aporta más a un concepto de teléfono que ya era sobresaliente.

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)