Se confirma quién tiene la culpa de que el iPhone 6s y 6s Plus pesen mucho más

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)
Apple

Hace unas semanas, tras el lanzamiento del iPhone 6s y del iPhone 6s Plus hicimos un repaso a sus características frente a los terminales anteriores y nos dimos cuenta, como otros muchos, que los nuevos terminales de Apple eran ligeramente más grandes y, sobre todo, mucho más pesados. Concretamente subían un 11% los gramos y hoy se descubre la causa concreta, que era, precisamente, la que nosotros suponíamos.

Y es que como ya adelantamos en ese momento, nuestra apuesta iba porque la pantalla 3D Touch del nuevo iPhone 6s y del iPhone 6s Plus necesitaba más espacio y, por tanto, pesaba más que la de su modelo anterior, pero es que además también descubrimos que la nueva aleación de aluminio 7000 no tiene nada que ver con este problema y, de paso, dota al terminal de una mayor dureza para acabar con el dichoso “bendgate” del que tanto se habló en la anterior generación – y que con el afán de ver si se repite se llevará por delante bastantes iPhone 6 Plus por parte de los aguerridos youtubers con ganas de protagonismo -.

Y la culpa la tiene quien suponíamos, la pantalla 3D Touch

Gráfico de los componentes del iPhone 6s y iPhone 6s  Plus

El secreto se ha desvelado gracias de The Verge que buceando en los informes medioambientales de Apple se ha topado con lo que pesa cada componente de los nuevos iPhone 6s y de qué están hechos de cara a su posterior reciclaje. En este esquema podemos ver cómo la pantalla del iPhone 6s ha subido en concreto 17 gramos y la del iPhone 6s Plus hasta 21 gramos.

Cómo ya comentamos la semana pasada, se han ganado 14 gramos en el caso del iPhone 6s y de 20 gramos en el iPhone 6s Plus frente a los modelos anteriores. Cómo podemos ver, el modelo de 4,7 pulgadas ha tenido que reducir el peso en alguno de sus componentes y, en ese sentido, apostamos a que la batería de menor capacidad tiene mucho que ver.

Por otra parte, parece que en el caso del iPhone 6s Plus es probable que se mantenga la batería, dado que hay más espacio en el terminal, lo que permite aún que el dispositivo sume un gramo más de peso además del que añade la nueva pantalla, que si puede tener que ver con los 2 gramos que se ganan con la nueva composición de su carcasa metálica.

Lo cierto es que no estamos hablando de mucho peso y habrá que ver si realmente se nota en la mano, algo que suponemos se habrá balanceado para que pase desapercibido.