El HTC One M9 comparado con el HTC One M8, mejorando lo que necesitaba ser mejorado

Escrito por Javier Elío
Mobile World Congress 2015

HTC  es la primera firma que lanzó al mercado un teléfono equipado con Android, por eso es especialmente interesante seguir su evolución. Tras unos años un tanto oscuros, los últimos buques insignia de la firma taiwanesa han vuelto a encontrar un rumbo más que interesante. El HTC One M8 ya fue un gran terminal y superarlo no era una tarea sencilla, pero el recién presentado M9 es una auténtica bestia.

HTC no entra en la guerra de las pantallas

HTC ha optado por unas líneas continuistas en cuanto a diseño y se ha mantenido en una pantalla de 5 pulgadas con 1080p de resolución, a pesar de que la competencia ha saltado a tamaños de pantalla superiores y a resoluciones de hasta 2K, sin embargo esta elección permitirá al M9 consumir notablemente menos batería. A pesar de no haber mejorado la pantalla del M8, seguramente sea la decisión acertada.

Además, HTC ha logrado reducir ligeramente el tamaño de su dispositivo, si el M8 tenía un tamaño de 146,4×70,6×9,4 mm, el nuevo terminal es de 144,6×69,7×9,61 mm, algo que también se ve reflejado en el peso del dispositivo, que ahora pesa un par de gramos menos: de los 160 gramos del M8 pasamos a los 157 del M9.

De cuatro a ocho núcleos

HTC-M9_2

En cuanto al procesador, el M9 sí que ha dado un salto importante al pasar del Snapdragon 801 de cuatro núcleos a un Snapdragon 810 de ocho núcleos a 2 GHz, lo que convierte a este terminal en una bestia parda difícil de superar, que además aumenta su RAM de 2 a 3 GB, prometiendo un funcionamiento óptimo.

HTC también ha mejorado la batería de su terminal, pasando de 2600 mAh a 2840 mAh, sin igualar a otros fabricantes cuyas baterías superan los 3000, pero que pueden rendir de forma similar gracias a no haber aumentado el tamaño y la resolución de su pantalla -lo que más batería consume- aunque esto es algo que realmente no podremos saber hasta haber probado el terminal.

La cámara, el gran salto del M9

La cámara también ofrece una mejora muy notable, si en sus anteriores buques insignia HTC se había mantenido entre los 4 y los 5 megapíxeles, con el M9 da el salto hasta los 20MP y con una apertura de f/2,2 con capacidad de grabar vídeo a 4K. Es cierto que en muchas ocasiones estos números no reflejan necesariamente la calidad real de la cámara, pero sin duda muestran un paso de gigante de HTC en la cámara de su dispositivo estrella, un aspecto que hasta ahora había sido su talones de Aquiles.

Pero donde se va a librar la verdadera batalla por saber cual es el mejor smartphone de los próximos meses es en el campo del software, con una carrera de especificaciones cada vez más igualada entre los principales fabricantes. Sense 7 será la interfaz a través de la que interactuaremos con el HTC One M9, actualizado a Android 5.0 Lollipop y del que hemos podido ver que mantiene unas lineas muy similares a Android puro. Pero el salto a la piruleta no es la única novedad que incluye la nueva versión de la interfaz, que también incluyen novedades como soporte para temas con los que personalizar a tu gusto la pantalla de tu teléfono.

Mejorando lo necesario, pero sin entrar en carreras absurdas

HTC-M9_3

Los taiwaneses se han mostrado bastante audaces, mejorando notablemente los puntos que su anterior buque insignia dejaba que desear -como la cámara- y no dejándose llevar por algunas dudosas tendencias del mercado como aumentar la resolución de la pantalla a escalas que difícilmente el ojo humano puede llegar a distinguir. Sin duda, el M9 es una notable evolución de su antecesor y presentará una complicada batalla a los terminales que quieran competir por ser el mejor de 2015.