¿Qué ha mejorado en el Motorola Moto E (2015) frente al modelo original?

Escrito por José López
Motorola

Los últimos días han estado repletos de rumores acerca del nuevo Motorola Moto E (2015) y al fin la compañía ha decidido mostrarlo al público. Como viene siendo habitual, en el nombre podemos comprobar fácilmente la versión del terminal ya que, aun siendo la misma gama, cambia bastante con respecto al modelo original lanzado el pasado año. ¿Quieres conocer todos los detalles de los cambios? Son los siguientes.

Pantalla

En este componente se encuentra uno de los principales cambios del Moto E (2015) con respecto a la versión original. Aunque Motorola ha decidido mantener la resolución qHD, esto es, 540 x 960 píxeles, el tamaño de la pantalla ha aumentado ligeramente hasta las 4,5 pulgadas desde las 4,3 iniciales, todo un indicativo de que el mercado, cada vez más, quiere terminales con pantallas algo más grandes para poder consumir contenidos multimedia más fácilmente. Eso sí, la tecnología LCD TFT se mantiene.

Diseño y cámara

Al contar con una pantalla de mayor tamaño, lo cierto es que el Motorola Moto E (2015) ha aumentado ligeramente su altura hasta los 130 milímetros y su anchura hasta los 67 milímetros con respecto a los 124,8 x 64,8 mm del primero de la gama. No obstante, el terminal es más delgado, bajando de la barrera de los 12 milímetros hasta alcanzar los 11,9 mm.

5132014122216PM_635_motorola_moto_e

En general, el diseño y la cámara trasera de 5 megapíxeles se han mantenido (éste último punto, la gran debilidad del Moto E), con líneas muy sencillas y bordes curvados, aunque destacan ciertos aspectos como la eliminación del doble altavoz frontal y la inclusión de un marco alrededor de todo el dispositivo, dando una sensación mayor de elegancia. Además, otro de los cambios significativos es la cámara frontal que en la primera generación no aparecía y que ahora se incluye con calidad VGA.

Procesador y memoria

En este caso sí que encontramos grandes (y suculentas) diferencias. El procesador del Motorola Moto E del pasado año estaba integrado por un Qualcomm Snapdragon doble núcleo a 1,2 GHz mientras que el de 2015 llega con un Snapdragon 410, cuádruple núcleo también a 1,2 GHz. Puede parecer algo no excesivamente importante, sobre todo por la velocidad de reloj, pero lo cierto es que este SoC es el que incorporan terminales de gama más alta y precios superiores, como los Galaxy A3 y Galaxy A5 de Samsung.

Moto E (2nd Gen.) Front - White

Con respecto a la memoria RAM, se ha mantenido el módulo de 1 GB, algo estándar para la gama más básica, aunque sí se han doblado los 4 GB escasos de memoria interna con los que contaba la generación anterior  para conseguir que la instalación de aplicaciones no sea un suplicio y evitemos borrar la caché y otros elementos del teléfono para conseguir un buen funcionamiento –se ha mantenido, como era de esperar, el slot de tarjeta microSD hasta 32 GB-.

Moto E (2nd Gen.) Back - White

Otras mejoras significativas

Gracias al procesador, el Motorola Moto E (2015) llega al mercado con conectividad LTE de serie con hasta 150 Mbps de descarga y también con la última versión del sistema operativo de Google, Android 5.0.2 Lollipop –hemos de decir que el Moto E original ya comenzó su actualización oficial a Android 5.0-. Con respecto al precio, el nuevo dispositivo cuesta 129 euros y está a la venta desde hoy mismo, una diferencia de 50 euros con su antecesor, que puede encontrarse fácilmente por 79 euros.