El rendimiento del LG G3 aumenta un 30% reduciendo la resolución de pantalla a FullHD

El rendimiento del LG G3 aumenta un 30% reduciendo la resolución de pantalla a FullHD

Víctor Rodríguez

Las pantallas con resolución 2K o QHD -2.560 x 1.440 píxeles empiezan a inundar el mercado de smartphones de alta gama. Como tal, el LG G3 fue uno de los primeros en ofrecer dicha calidad de imagen, aunque no sin un intenso debate sobre las ventajas y desventajas que conlleva esta mejora técnica. Ahora una prueba nos permite conocer qué diferencias experimenta el phablet en lo que a autonomía y rendimiento se refiere si se fuerza la resolución del display a FullHD.

Mientras que Huawei defiende a ultranza no sobrepasar los 1.920 x 1.080 píxeles para las pantallas de los smartphones, cada vez más fabricantes se decantan por introducir los novedosos paneles QHD. Estos se caracterizan por su alta resolución de imagen, con una densidad de puntos que en la mayoría de casos sobrepasa los 500 ppp. ¿Qué beneficios proporciona semejante display? Muchos insisten que la mejora de la calidad gráfica no es apreciable y que los inconvenientes repercuten en el rendimiento general y la autonomía del equipo. ¿Qué hay de cierto en esta afirmación?

El equipo de PhoneArena se ha dispuesto a averiguarlo y para ello han realizado distintos test de rendimiento  (AnTuTu, Manhattan Onscreen, T-Rex OnScreen) así como otro test de autonomía en ambas situaciones. Para reducir la resolución de pantalla del LG G3 se ha utilizado la aplicación Nomone Resolution Changer. La prueba se ha realizado sobre la versión coreana con 3 GB de RAM con el modelo recién formateado y con todas las actualizaciones disponibles hasta el momento (sin Android 5.0 Lollipop).Test de rendimietno del LG G3

Los resultados realizados han quedado registrados en la siguiente tabla que habla por sí misma. El contraste de datos deja patente que el LG G3 a resolución FullHD rinde considerablemente más. En términos absolutos, los test de rendimiento dejan patente que el rendimiento general del sistema aumenta del orden de un 30%. Esta mejora es plausible en la experiencia de usuario que proporciona el sistema, más fluido. Tal vez donde más se aprecie esta ganancia de rendimiento sea en juegos. Y es que el paso de 2.560 x 1.440 píxeles a 1.920 x 1.080 píxeles deriva en que el SoC tenga que “mover” menos píxeles. Concretamente, la interpolarización en la que consiste la reducción de resolución implica pasar de iluminar más de 3.6 millones de pixeles a reducir la cifra a escasos dos millones. Este dato es el que realmente influye en el aumento de rendimiento.

Sin embargo, la prueba tiene otro fin muy interesante. ¿Influye la resolución de pantalla del LG G3 en la autonomía? Desde un principio se apuntó en esta dirección. ¿Fue acertado? Si nos basamos en los resultados arrojados por la prueba de PhoneArena, no es del todo cierto. La pantalla QHD del LG G3 no lastra la duración de la batería ya que la diferencia de tiempos apenas roza los ocho minutos a favor del modelo con FullHD.

Fuente: PhoneArena