Los buenos resultados trimestrales de Yoigo ¿le hacen ganar puntos para ser comprada?

Operadores

Yoigo ha presentado unos resultados del tercer trimestre no sólo positivos, sino muy convenientes. Cuando Vodafone ya se ha hecho con ONO y Jazztel va camino de Orange, Telia Sonera tiene puesto el cartel de “Se Vende” en su filial española que con la última reforma de servicios y tarifas parece que aumenta su atractivo.

Tras el varapalo del abandono de Pepephone, que se fue directamente a Movistar para lograr el acceso al 4G que aún no podía con Yoigo por problemas legales – recordemos que la filial de Telia Sonera ofrece sus conexiones LTE en colaboración con Movistar, de la que toma el 20% de su red como en el caso del 3G – los resultados del tercer trimestre del año son un soplo de aire fresco para Yoigo.

Tras ver como Ono y Jazztel van camino de la fusión, Telia Sonera parecía dispuesta a deshacerse a toda costa de su filial española que vuelve a tener el cartel de “Se Vende” a la espera de una oferta oficial. Con un 2014 que empezaba muy fuerte, desde marzo obtiene cifras negativas en mayor o menor medida dentro de la batalla de las portabilidades.

Sin embargo, el final de 2013 y los primeros compases de este año aún le dejan réditos y un saldo positivo en su cuenta de clientes que alcanza ya los 4.031.000 usuarios, lo que supone un crecimientodel 5% frente a la misma fecha del año pasado.

Desde el punto de vista económico, el ajuste en la subvención de los terminales ha provocado una mejora de sus resultados. El EBITDA sube un 42% respecto al obtenido el año pasado hasta los 27 millones de euros y los ingresos por servicios, lo que es el gasto de los clientes, se acerca a los 161 millones de euros, ligeramente por encima de la cifra de 2013, concretamente un 1%. Factores como la mejora de su catálogo de tarifas antes del verano y el despliegue de redes 4G han aumentado también el tráfico de datos gestionados por la operadora que ha subido en un 47%.

No es de extrañar que pudiendo presumir de crecimientos en todos los frentes, Yoigo saque pecho muy ufana para presumir de ellos pero ¿puede permitírselo? No deja de ser una llamada de atención a los posibles interesados, que ya van quedando pocos.

yoigo body

Yoigo se pone “guapa” pero ¿quien la sacará a bailar?

El primero podría ser Movistar. Tras ver como Vodafone y Orange se hacen con Ono y Jazztel, podría pensarse que Movistar debería mover ficha también. Sin embargo, a diferencia de sus competidores, a Movistar no le hace falta Yoigo. El negocio de TV (TiVo), ADSL y fibra óptica de ONO y Jazztel son el complemento ideal para sus compradores, que ven complementado así su portfolio con este producto para iniciar el asalto final a Movistar.

Sin embargo, la incumbente tiene la oferta convergente más potente, no sólo por ADSL, Fibra y móvil, sino también en contenidos de televisión ¿para qué necesita los 4 millones de clientes móviles de una Yoigo que, por otra parte, aún no ha vuelto este año a las cifras positivas? La respuesta es fácil, para nada. Y por cierto, ya tiene a Tuenti Móvil para atraer al público que busca ofertas “frescas y verdaderas”.

¿Qué le queda entonces a Yoigo? Le queda el “cisne blanco”, el comprador que venga de fuera y quiera entrar en el mercado español. Mucho se habla de Carlos Slim, el mecenas de las telecos en el continente americano y de AT/T. Otra opción sería T – Mobile pero realmente con la operación de Orange y Jazztel se han difuminado muchas de las posibilidades.

 

Al final, puede que tenga que bailar sola

En su baza están las licencias para el espectro de los 4G que se repartirán en enero de 2015, y si consigue el veredicto favorable de los tribunales podría salvar la situación erigiéndose como el mayorista para las OMV en este sentido. En esta línea, alianzas con cableras regionales también permitirían entrar en el mercado de las ofertas convergentes donde su alianza con Movistar ha demostrado que no tiene los frutos esperados, precisamente, por la competencia de las ofertas de la incumbente.

Muchas dudas se ciernen sobre el futuro de la cuarta operadora con red propia española que no quiso ser vendida por 1.000 millones (más la deuda) hace unos años por Telia Sonera y ahora se rumorea que aceptaría hasta 500 millones por ella.

El cierre de año será vital. Ahora está en su momento dulce, de llamar la atención y a las puertas de posibles interesados pero los últimos tres meses del año serán claves para decidir su futuro. Lo que está claro es que Yoigo se enfrenta al reto de su vida en España ¿como acabará? Lo veremos en 2015.

 

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)