¿El Nokia X con Android supone una falta de confianza en Windows Phone?

¿El Nokia X con Android supone una falta de confianza en Windows Phone?

Raúl Masa

El mercado de la tecnología móvil requiere de una continua innovación que no puede permitir a los fabricantes que se detengan a pensar realmente en las consecuencias de muchas de sus acciones, pese a los equipos comerciales y de marketing que tienen. De este modo, y tras saber que Nokia desarrolla un terminal con Android (Nokia X), ahora surgen las dudas reales de por qué lo está haciendo.

Al principio todo fue una sorpresa. @evleaks iba filtrando datos, y primero con el Nokia Normandy, y posteriormente con el nombre de Nokia X, se hacía cada vez más evidente que la compañía finlandesa tendría un terminal cuyo sistema operativo sería Android. Entre medias, con la compra de Microsoft, la noticia pareció que dejaba de tener fuerza, pero la realidad ya estaba ahí, las filtraciones de imágenes y rumores se sucedían, y todo el mundo daba por hecho que el Nokia X será un terminal con Android.

Hasta aquí lo más o menos lógico. Es decir, hay fabricantes que han apostado por algunos de sus dispositivos con sistemas operativos distintos a los que suelen utilizar, pero en este caso resulta muy curioso que el asunto de las posibles prestaciones del Nokia X. Es decir, en un primer momento se creyó que sería un móvil de gama media, con unas características bastante interesantes, y que a muchos usuarios les podría gustar.

Pero tras la última información ofrecida por @evleaks, ha habido un cambio sustancial en todo esto, dado que si finalmente el Nokia X es como se ha dicho, a todas luces se muestra como un samrtphone de gama baja. De esta forma, entre los expertos en el sector, han saltado las dudas sobre si el problema es que Nokia no confía en Windows Phone para pelear en la gama de entrada, o directamente es Microsoft la que quiere explorar nuevas alternativas para conocer el resultado.

Nokia Normandy

Nokia X barato

En estos momentos no sabemos si todo esto ha sido un cambio de estrategia, o es que lo tenían así pensado desde el inicio y, lógicamente, a los medios no les ha llegado la información. Lo que parece claro es que Nokia, y ahora Microsoft, han visto que, por ejemplo, el Nokia Asha, un gama baja para competir en los mercados emergentes, estaba teniendo relativos problemas para encontrar su hueco. Bien porque los Android de gama baja son muy baratos, o porque los terminales chinos están encontrando un filón también en este segmento.

Sea como sea, la supuesta idea inicial de este Nokia X (Normandy) parecía la de un terminal de prueba con Android, situado en la gama media, para ver cómo se complementaba con los demás, pero este giro, sin duda, le conduce directamente a ser un producto que busca las ventas masivas con un precio muy asequible. Y aquí es donde estaría la clave. Según se apunta su precio podría estar en torno a los 100 euros, y lo que esperan es que en esa rango mucha gente decida apostar por una marca consolidada, y que encima llega con Android que suele ser síntoma de garantía.

Todo parece enrevesado, pero no deja de ser la realidad que de momento se muestra. No obstante, y ante el crecimiento que está teniendo Windows Phone, parece un tanto contradictorio lanzarse piedras contra el propio tejado. Pero por otra parte la estrategia que parece tener planteada Microsoft es la de conseguir un auge de ventas con el Nokia X, pese a sus OS de Android, y a partir de esa consolidación recuperar WP para las gamas media y baja, y estar en disposición de salir a la lucha.

Fuente: TheDroidGuy