Comparativa: LG G Flex frente a Samsung Galaxy Round

Android

Ya son oficiales los dos primeros terminales con pantalla flexible del mercado, LG G Flex y Samsung Galaxy Round. Pese a que ninguno de los dos, por el momento, saldrá de Corea, vamos a enfrentar las dos primeras propuestas de este peculiar tipo de terminales.

LG nos ha despertado esta mañana con el anuncio oficial de su terminal con pantalla flexible, el LG G Flex. Este nuevo smartphone sólo tiene un rival claro, actualmente en el mercado, el Samsung Galaxy Round, por lo que la comparativa es más que evidente. Vamos a analizar qué propone cada fabricante con este nuevo tipo de terminales.

LG G Flex y Samsung Galaxy Round, no son los primeros curvos, pero sí con pantalla flexible

Antes de empezar, muchos diréis que ya había terminales con pantalla cóncava mucho antes del LG G Flex y del Samsung Galaxy Round. Es cierto, no hay que irse muy lejos, por ejemplo al Nexus S de Google firmado por Samsung. Sin embargo, estos terminales no tenían la pantalla realmente flexible. Sus paneles seguían siendo rectos y era el cristal exterior el que tenía la forma. Es por ello que el LG G Flex y el Samsung Galaxy Round son diferentes ya que sus pantallas son realmente curvas, no es un truco para darle esta forma con el cristal exterior de la misma.

Pantalla y diseño

Entrando ya en la materia, empezaremos precisamente por las pantallas que marcan sus diseños. Ambos terminales son cóncavos pero mientras el Samsung Galaxy Round digamos que se dobla partiendo del eje longitudinal vertical, el LG G Flex lo hace justo al contrario, obteniendo un aspecto similar al citado Nexus S. Es por eso que en este sentido, pese a lo explicado anteriormente, el Round tiene un punto más de originalidad que el Flex.

Sobre su tecnología de pantalla, el LG G Flex ofrece un tamaño de 6 pulgadas del tipo POLED. La P significa que está fabricada en plástico en lugar de cristal y esto le ofrece más flexibilidad y durabilidad. Alcanza una resolución de 1280 x720 píxeles, lo que llega a los 720p. Por su parte, la pantalla del Samsung Galaxy Round es TFT-LCD AMOLED de 5,7 pulgadas y resolución de 1.920 x 1.080 píxeles Full HD.

LG G Flex

Las dimensiones de los terminales son difíciles de comparar como lo hacemos habitualmente dada su peculiar forma. El LG Flex es ligeramente más grande, debido a su mayor tamaño de pantalla, con un tamaño de 160,5 mm de largo por 81,6mm de ancho frente a los 151,1 mm de largo y 79,6mm de ancho del Galaxy Round. Lo que si que se puede comparar su grosor, donde ambos empatan con 7,9mm en su lugar más estrecho. Puntualizamos esto dado que el LG G Flex cuenta con el nuevo botón trasero estrenado por el LG G2, y eso hace que en ese punto crezca hasta los 8,7mm mientras que el Round es totalmente plano en ese aspecto. También es algo más pesado el terminal de LG, con 177 gr frente a los 154 gr de su rival.

Para finalizar con el diseño, pese a que lo que destaca en ambos es su frontal, hay que mirarlos por detrás para descubrir novedades. Samsung ha optado en el Round por una carcasa trasera que simula ser de piel, como en el Note 3, pero LG indica que la del LG G Flex capaz de repararse sola, eliminando pequeños arañazos en periodos cortos de tiempo al incluir materiales elásticos en su fabricación. Esto, por otra parte, habrá que ver hasta que punto es efectivo.

Procesador y rendimiento

El LG G Flex cuenta con un Quad-Core Snapdragon 800 a 2,26 Ghz, acompañado de su inseparable GPU Adreno 330, y 2 GB de RAM. En este sentido, de nuevo el terminal de Samsung está un paso por delante, con un Snapdragon 800 pero que alcanza los 2,3 Ghz así como sube a los 3 GB de RAM. Por su parte, la batería del Galaxy Round es de 2.800 mAh mientras que la del LG G Flex aumenta considerablemente esa cifra, y por tanto la autonomía, hasta los 3.500 mAh. Ambos comparten una capacidad de almacenamiento de 32 GB aunque sólo el Galaxy Round puede ampliarla mediante tarjetas microSD.

Samsung Galaxy Round curvo

Cámara y conectivdad

Por parte del LG G Flex, se confirmaba lo que se esperaba y es que compartiera la óptica de 13 MP del LG G2 con una frontal de 2,1 MP para las videollamadas. Por otra parte, esto presenta unas cifras similares en el Samsung Galaxy Round ya que también cuenta con las mismas cámaras tanto delante como por detrás.

En cuanto a conectividad, también son muy similares y ambos ofrecen Bluetooth 4,0, WiFi, USB 3.0 y LTE, alcanzando incluso LTE-A en el caso del LG G Flex.

Software

Ambos son terminales Android, pero mientras el LG llegará con la versión 4.2.2 de Android, Samsung ya incorpora en su terminal Android 4.3, la más actualizada hasta la fecha.

Pero mientras en LG no se ha añadido ninguna novedad que ya no estuviera en el LG G2 y que aproveche el peculiar diseño para aportar nuevas funciones, Samsung si que le ha dado una vuelta de tuerca a este asunto. La primera es Bounce UX, que permite controlar las reproducciones simplemente tocándolo los laterales del dispositivo. La segunda, es Gravity Effect, que ofrece la posibilidad de interactuar con la pantalla simplemente inclinándola.

Precio y disponibilidad

Cómo ya hemos dicho al principio, ambos terminales, por el momento, no saldrán del país de origen de ambas compañías, Corea del Sur. Incluso se ha comentado que el Round nunca lo hará dado que es casi un “prototipo”. Aún así, ambos terminales no van a ser ni mucho menos baratos. El Galaxy Round alcanza en su formato libre un precio de 1.000 dólares y del LG G Flex aún no se conoce su precio pero dado que comparte muchas de sus características con el LG G2, que se vende en España a 599 euros, habrá que pensar en un precio similar al del Round.

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)