El HTC One SV ya es oficial, conoce sus prestaciones y características

Escrito por Iván Martín
HTC

El modelo HTC One SV ya es oficial en España. Este modelo, destinado a la gama de entrada de producto, es una apuesta muy solvente de esta compañía que, de esta forma, consigue que su gama de producto sea mucho más completa y accesible para todo tipo de usuarios. Según el propio fabricante, dos de sus mejores características son el diseño, muy en la línea de HTC, y su buena calidad de sonido, gracias a la compatibilidad con Beats Audio.

En lo que respecta al sistema operativo, HTC One SV dispone de la versión Android Ice Cream Sandwich (4.0.4) con la interfaz de usuario Sense 4, por lo que los seguidores de los teléfonos de la compañía taiwanesa se sentirán como en casa a la hora de utilizarlo. Por lo tanto, no hay grandes novedades en este apartado y, además, habrá que estar atentos para conocer las opciones de este nuevo dispositivo en lo que a las actualizaciones se refiere.

Pantalla y multimedia

La pantalla es de 4,3 pulgadas  a una resolución de 800 x 480. Por lo tanto, se puede considerar con adecuada, ya que un detalle interesante es que su densidad de píxeles por pulgada es de 217 ppp, lo que asegura una correcta visualización de imágenes y textos. Eso sí, no se le puede pedir que llegue a los niveles de Retina Display de Apple, ya que este modelo compite en otra liga.

El tipo de panel es SuperLCD 2, por lo que se ha de esperar de él que no consuma en exceso y, además, se ha confirmado la presencia de protección Gorilla Glass 2, lo que asegura una buena durabilidad y resistencia contra pequeños golpes o ralladuras. Aquí sí que destaca HTC One SV, la verdad.

Como ya hemos indicado antes el sonido es de muy buena calidad, ya que incluye compatibilidad con Beats Audio, algo ya habitual en la gama One de HTC. Los auriculares se conectan mediante el habitual puerto de 3,5 milímetros, por lo que su compatibilidad es máxima.

La cámara trasera ofrece posibilidades multimedia interesantes. Su sensor es de 5 megapíxeles, con autofocus y LED flash y apertura f/2.0. Por lo tanto, se pueden realizar buenas fotos a una resolución máxima de 2.592 x 1.944. Además, en ellas es posible utilizar opciones como el geoposicionamiento, la detección de caras y el enfoque al pulsar en la pantalla. Por cierto, se incluyen algunas funciones interesantes aquí, como son el modo Ráfaga y VideoPic, que permite hacer una foto y grabar al mismo tiempo.

También es posible grabar vídeos con este componente, y esto se puede hacer a una calidad de 1080p a 30 cuadros por segundo. Por lo tanto, una excelente calidad a la que hay que sumar que se incorpora un útil y efectivo estabilizador de la imagen.

Por cierto, para realizar videoconferencias HTC One SV dispone de una cámara frontal de 1,6 Mpx y apertura f/2.2 que permite calidad HD (720p).

Teléfono HTC One SV

Elementos específicos para el rendimiento: SoC y RAM

Aquí es donde se ve claramente que este dispositivo está pensado para la gama de entrada, pero que no hay que pensar que no ofrecerá un rendimiento adecuado… la verdad es que su funcionamiento será más que suficiente para los usuarios que no son especialmente exigentes.

El SoC incluido es un Qualcomm Snapdragon S4 con dos núcleos y que funciona a una frecuencia de 1,2 GHz. Evidentemente no es el procesador más potente del mercado, pero con él se pueden ejecutar todas las aplicaciones actuales, juegos incluidos. Respecto a la memoria RAM, esencial para el correcto funcionamiento del sistema operativo y de la multitarea, HTC One SV tiene 1 GB, por lo que no se queda corto. La palabra que mejor define a este teléfono aquí es solvencia.

El almacenamiento corre a cargo de 8 GB de memoria, pero que se pueden aumentar mediante el uso de una tarjeta microSD de hasta 32 GB. Por lo tanto, aquí no hay problema. En caso de considerarse insuficiente, siempre se puede recurrir al uso de aplicaciones como Dropbox o Skydrive. Por cierto, su batería es de 1.800 mAh, por lo que su autonomía debe situarse en una buena posición.

Teléfono HTC One SV trasera

Conectividad y diseño

Lo primero en el apartado de la conectividad es indicar que HTC One SV utiliza tarjeta tipo microSIM, por lo que es importante tener una de este tipo en el caso que se desee comprarse uno.

En lo que se refiere a las conexiones inalámbricas, no faltan ni Bluetooth 4.0 (con aptX) y WiFi, pero no es lo único que ofrece este modelo. Por ejemplo, es compatible con NFC y, de esta forma, está preparado para poder realizar pagos y, también, para utilizar Android Beam para compartir archivos con otros terminales NFC. La recarga y conexión al PC se realiza mediante un puerto microUSB 2.0.

En lo que respecta a sensores y demás, se incluyen todos los necesarios: G-Sensor, proximidad, brújula y sensor de luz ambiente. Por cierto, para utilizar aplicaciones como Google Maps, dispone de GPS + GLONASS, lo que mejora su posicionamiento y, por lo tanto, es bastante preciso.

La conectividad de datos HSDPA es de 42 Mbps, mientras que la HSUPA es de 5,76 Mbps. Por lo tanto, no hay problema para aprovechar al máximo las infraestructuras de nuestro país.

En lo que se refiere al diseño, el cuerpo de HTC One SV es de policarbonato y, por lo tanto, bastante resistente y está disponible en color blanco (Glacier White). Además, su parte trasera está ligeramente curvada para que se ajuste a la mano perfectamente.

Sus dimensiones son de 128 x 66,9 x 9,20 milímetros y su peso de 122 gramos, por lo que llevarlo encima no es un problema e, incluso, no molesta nada en el bolsillo del pantalón.

En definitiva, un nuevo modelo que llega el mercado de la gama de entrada que, todo sea dicho, ofrece todo lo necesario para ser una solución adecuada para el día a día. Eso sí, no hay que caer en la tentación de comprarlo con modelos de gama alta como, por ejemplo, iPhone 5 o Samsung Galaxy S3… ya que para eso está su hermano mayor HTC One X. Su precio no ha sido indicado y la disponibilidad es desde este mismo mes de diciembre.