El Samsung Galaxy S3 estuvo sometido a altas medidas de seguridad en su desarrollo

Samsung

Después de que se haya materializado su presentación y lanzamiento comercial, conocemos nuevos detalles acerca del proceso de desarrollo al que ha sido sometido el Samsung Galaxy S3. Tal y como cuentan los ingenieros a cargo del proyecto, en esta ocasión Samsung ha querido llevar su diseño y fabricación en secreto a niveles nunca vistos dentro de la compañía.

Desde que aparecieron los primeros indicios de creación del Samsung Galaxy S3 hasta el mismo día de su presentación, el diseño del smartphone ha permanecido bajo el total anonimato. El resultado ha sido posible gracias al esfuerzo de los ingenieros y responsables del proyecto, que se comprometieron a trabajar bajo el más absoluto silencio, además de unas fuertes medidas de seguridad de por medio.

Ni una sola filtración real acerca de su diseño

De todas las supuestas fotografías del Samsung Galaxy S3 que aparecieron en la Red mediante filtraciones, finalmente ni una sola se aproximó al resultado final del producto más sofisticado de Samsung. Y es que los coreanos han querido guardar bajo llave el diseño del teléfono  hasta el mismo día de su presentación, estrategia que tan bien utiliza Apple. Aunque la filtración de las especificaciones ha sido prácticamente imposible de frenar, la falta de información sobre el modelo elevó notablemente la expectación  en torno al tercero de los Galaxy S.

Secreto profesional

Tal y como relatan algunos de los ingenieros jefe y personal interno a cargo del proyecto, ha sido muy duro mantener “invisible” la estampa del S3. El secreto profesional ha sido una de las bases. Los trabajadores, ya relajados, confiesan que encubrieron incluso ante sus familias que estaban al frente del desarrollo del Samsung Galaxy S3. Para algunos fue especialmente duro.

Prototipos extra

Otro de los puntos en los que Samsung ha puesto mucho cuidado ha sido en la seguridad dentro de sus propios laboratorios. Para empezar, se realizaron tres prototipos finales, todos diferentes. Los ingenieros reconocen que fue un trabajo pesado el tener que aplicar actualizaciones y mejoras en tres “proyectos paralelos”. Asimismo detallan cómo incluso para mover los prototipos de un lugar a otro dentro de su sede se utilizaban cajas de seguridad para evitar ser fotografiados.

Ni un solo momento “ a solas”

Sin embargo, la obsesión por mantener de miradas indiscretas el diseño del smartphone llegó hasta el punto que las unidades de prueba para operadores eran enviados personalmente. En ningún momento se permitió el envío de fotografías o dibujos del modelo. Otra de las anécdotas que ha dejado el desarrollo del S3 ha sido la forma en la que se pidieron los materiales. Para que no hubiese fugas entre distintos departamentos, los jefes de diseño tuvieron que solicitar el encargo de materiales verbalmente, nunca con dibujos explicativos ni esquemas. Sin lugar a dudas el esfuerzo de Samsung por mantener su máximo estandarte lejos de miradas indiscretas ha sido exitoso, pues hasta que no fue presentado el pasado 3 de mayo, la Red y los mecanismos más comunes en estos casos no fueron capaces de difundir el diseño final del Samsung Galaxy S3.

Escrito por Víctor Rodríguez