El iPhone 5 con carcasa trasera de Liquidmetal toma cada día más sentido

Escrito por
Apple
0

Existen varias razones por las que es sensato pensar que Apple cambiará el cristal de la carcasa de su actual iPhone 4S por el Liquidmetal en el iPhone 5. Así se ha propuesto en varias ocasiones, incluidas las filtraciones de fotos que muestran la ausencia del vidrio y la prórroga firmada por Apple y la compañía que fabrica el metal de alta resistencia podría corroborar muy pronto este rumor.

Tanto el iPhone 4 como el iPhone 4S han sido alabados por su diseño, que combina el acero y el cristal, elemento que potencia el aspecto refinado del terminal de Apple. En cambio, esta dupla de materiales hacía del teléfono de Apple un terminal frágil donde los haya. Sin embargo, los de Cupertino podrían haber tomado buena nota de las críticas puesto que existe la posibilidad de que el nuevo iPhone esté fabricado con materiales más resistentes.

Concretamente podría ser presentado con una aleación metálica llamada Liquidmetal, tal y como se ha especulado desde hace meses. Lo cierto es que este cambio proporcionaría no solo resistencia a la carcasa de iPhone, sino que también sería más ligera. Hasta aquí toda esta información está basada en la recopilación de rumores y fotografías acontecidas hasta el día de hoy.

Nuevas “pruebas”

Sin embargo, la publicación de un acuerdo que Apple firmó el pasado mes de febrero con Liquidmetal Technologies vuelve a abrir el debate, además de sumar un nuevo aliciente para pensar en un iPhone 5 con carcasa metálica. Concretamente, la rúbrica de ambas compañías extendía el plazo de exclusividad en el que la firma de la manzana podrá seguir usando el componente metálico patentado de Liquidmetal hasta febrero de 2014. Y es que actualmente Apple usa la aleación para la fabricación de la herramienta que permite extraer la tarjeta Micro SIM del iPhone y del iPad, aunque las malas lenguas dicen que no sería más que una primera toma de contacto con el material para testear su comportamiento y posteriormente valorar si es la solución acertada para proporcionar mayor resistencia a la carcasa del próximo iPhone, además de reducir el peso del conjunto.