Holanda protege el uso de Skype en los móviles

Escrito por
Internet móvil
1

Los operadores de telefonía móvil siempre quieren proteger sus intereses, y en ese afán de protección, lo que suelen hacer es prohibir el uso de software en los terminales del tipo VoIP, como por ejemplo Skype. En Holanda consideran que es una práctica que se debería cambiar, por ello han presentado una enmienda que prohíba a los operadores el bloqueo de las aplicaciones en sus terminales.

El mundo de la telefonía móvil es complejo, y en muchos casos nos encontramos con muchas limitaciones. Ahora parece que fabricantes de terminales están viendo lo que requieren los usuarios y están despertando y empezando a ofrecer algunas de esas peticiones, como podrían ser los desbloqueos de los bootloader en algunos terminales, como ya hacen compañías como Sony Ericsson.

Limitados

Pero en el caso de los operadores, puesto que todo es un mercado y tienen que mirar por sus intereses, las limitaciones vienen dadas por el uso de las tarifas de datos en los terminales. Y más concretamente en el uso que se les pueda dar para realizar llamadas de voz, a través de servicios que funcionen a través de la tarifa de datos, estamos hablando de los servicios de VoIP, donde el software Skype es uno de los mayores exponentes. Recordemos que este software permite realizar llamada de voz a través de Internet sin coste alguno.

Holanda

Desde Holanda han presentado una enmienda que prohíba a las operadoras el bloqueo de aplicaciones de este tipo en los terminales de sus usuarios, ya que consideran que coartan las libertades de los mismos. Skype por su parte, ha realizado unas declaraciones donde muestran su alegría por la decisión tomada en este país. Y donde exponen que esperan que esta práctica se extienda a más países en la comunidad europea, ya que según ellos, los usuarios europeos “están lejos de ser capaces de hacer lo que quieran y de expresarse libremente en Internet”.

Esperanzas de futuro

Esperemos que tomen nota otros países y permitan a los usuarios hacer uso de sus terminales conforme cada uno quiera, sin que operadores o fabricantes puedan limitar su rango de acción.