¿Por qué Apple no ha utilizado zafiro en su nuevo iPhone 6?

Escrito por
Apple
2

Si echamos la vista atrás a hacer varias semanas comprobaremos como prácticamente todos dábamos por hecho que Apple utilizaría el zafiro como material protector de los paneles del nuevo iPhone 6. Desde luego, fue uno de los rumores más extendidos y, por suerte o por desgracia, acabó siendo falso. Ahora Apple explica las razones por las que no utilizó el zafiro para su nuevo terminal.

La información la ha recabado uno de los periodistas de Time, que ha podido hablar con diversas fuentes no citadas que han confirmado que el zafiro “nunca fue un objetivo para el iPhone 6 ni para el iPhone 6 Plus” y que “la posibilidad de que el zafiro llegue a los iPhone de años próximos aún no se ha decidido”. Por mucho que la “rumorología” haya promocionado el zafiro como un material perfecto para las pantallas de smartphones, Bajarin ha aportado numerosas razones por las que esta elección sería terrible para la compañía que la tomara.

Básicamente, el cristal de zafiro es mucho más grueso y pesado que el de la competencia -bueno, la competencia podría tratarse principalmente como Corning Glass, creadores del famoso Gorilla Glass-, por lo que afectaría directamente a dos de las principales características del nuevo teléfono de Apple. Además, para producirlo se necesita 100 veces más energía, por lo que el coste base del hipotético iPhone 6 aumentaría unos 100 dólares con respecto al actual. Por otra parte, la resistencia en caso de caída es mucho menor a pesar de ser más resistente a los arañazos -pensemos además en que el nuevo smartphone es uno de los más finos del mercado, por lo que el daño sería prácticamente irreparable dependiendo de la altura de la caída-.

Por último, otra de las razones de mayor peso para no elegir el zafiro como material para sus pantallas ha sido el grado de transparencia de este tipo de cristal. Curiosamente, el zafiro tiene menor grado que el cristal tradicional utilizado en los terminales, por lo que la cantidad de luz que pasaría al panel sería menor y, por tanto, se requeriría un mayor brillo. ¿A qué afecta principalmente el brillo? Efectivamente, al consumo de la batería, por lo que el cristal de zafiro presumiblemente provocaría un descenso de la autonomía.

Desde luego, esta lista está repleta de razones de peso para afirmar que el zafiro es una mala idea -al menos de momento-, pero todas ellas fueron “ignoradas” en favor de la emoción que provoca la utilización de un nuevo material de fabricación, como ocurrió con el liquimetal. Por ahora, la utilización del zafiro es insostenible para Apple, pero claro está, la compañía continúa aportando recursos a I+D para investigar este material que ya es utilizado para la cubierta del sensor TouchID y el reloj Apple Watch.

Vía Time