Huawei Ascend G300: arranque rápido de Android en cinco segundos

Escrito por
Zona Huawei
2

El modelo ya ha desembarcado en España y hemos tenido ocasión de probarlo. A nivel de prestaciones el Huawei Ascend G300 destaca por su equilibrada apuesta del hardware incluido, pero existen otros detalles como el arranque rápido del sistema operativo Android que hacen del terminal un dispositivo muy llamativo.

Aunque técnicamente no es lo mismo, el método que utiliza Huawei para que uno de sus últimos modelos arranque de manera prácticamente instantánea nos recuerda por momentos al sistema de carga rápida utilizado por HTC en anteriores modelos con HTC Sense. Sin embargo, tal y como podremos ver en vídeo, existen diferencias.

Muestras de una evolución

La estrategia de Huawei ha cambiado. Los asiáticos quieren dejar atrás esa imagen de marca barata para dar paso a una compañía con productos igualmente competitivos económicamente hablando, pero asociados a lo último en tecnología. En definitiva, ofrecer un producto lo más económico posible con prestaciones que no se alejen demasiado a las ofrecidas por las primeras marcas. Ya hemos tenido ocasión de comprobarlo con el lanzamiento de dispositivos de gama alta de la talla de los Huawei Ascend P1 y D Quad. Sin embargo, en la gama media también encontramos modelos como el Huawei Ascend G300 en los que apreciamos un salto cualitativo remarcable.

Los avances de la firma

Las prestaciones del Ascend G300 son discretas, pero suficientes para los menos exigentes. Las principales características que podemos encontrar en el smartphone son una pantalla IPS de cuatro pulgadas, una cámara de cinco megapíxeles, procesador de 1 GHz, 512 MB de memoria RAM, 4 GB de almacenamiento interno y una batería de 1.500 mAh. En cuanto al sistema operativo, el teléfono ejecuta Android 2.3 Gingerbread, aunque próximamente la marca ha prometido que actualizará con Ice Cream Sandwich. De la forma que sea, el software modificado por los chinos nos ofrece prestaciones como la que os queremos mostrar en vídeo. Un arranque ultrarrápido del sistema en apenas cinco segundos. Según los responsables que nos atendieron, el teléfono primeramente carga la pantalla principal junto a la conectividad inalámbrica, para posteriormente iniciar la ejecución de otros servicios. A simple vista puede parecer algo trivial, pero para aquel que acostumbre a apagar el teléfono, por ejemplo, al irse a la cama, puede suponer una prestación más que no hace otra cosa que mejorar la experiencia de usuario.