ZTE Blade V9

Análisis del ZTE Blade V9

Valoración: 7 de 10

Sello Movilzona 7La gama media es una de las más complejas que existen en la actualidad en el mercado de terminales con Android, ya que la cantidad de modelos que compiten en ella es muy elevada. En el pasado Mobile World Congress 2018 se anunció un modelo que busca destacar en ella, el ZTE Blade V9, un terminal que ya hemos probado y del que os contamos la experiencia de uso que hemos conseguido con él.

Este dispositivo llega con un conjunto de hardware y diseño que no desentona en general de lo que se espera de un smartphone que tiene el claro objetivo de cumplir con lo que un usuario medio necesita en su día a día. Evidentemente tiene algunos detalles que le hacen destacar frente a su competencia, y otros que podrían ser algo mejores. Pero, en líneas generales, ya indicamos que el ZTE Blade V9 es un terminal que nos ha convencido más de lo que esperábamos en un principio y, por ello, creemos que es de los que se tienen que revisar en el complejo proceso que se ha convertido el elegir un terminal como el que estamos hablando.

Imagen trasera del ZTE Blade V9

Pasamos a indicar las sensaciones que nos ha dejado el ZTE Blade V9 al darle uso por un tiempo continuado y si realmente merece la pena como elección entre todos los numerosos modelos de gama media que existen actualmente. Aparte, no faltarán datos como sus resultados en las pruebas de rendimiento y, tampoco, las opciones más interesantes que ofrece a la hora de aprovechar sus accesorios.

Diseño del ZTE Blade V9

Esto es lo primero que se ve del terminal, como es lógico, y lo cierto es que estéticamente nos ha gustado mucho el ZTE Blade V9. Destaca dentro de la gama media, algo que no es precisamente sencillo, y parte de la “culpa” de que esto sea así la tiene un excelente acabado en metal y cristal que se combina a la perfección y que dota al dispositivo de un innegable atractivo -y cambia bastante respeto al Blade V8-. Por cierto, que el último material de fabricación indicado se denominada Aurora Cristal que combina varia capas y aporta resistencia y unos reflejos que varían según la incidencia de la luz.

MWC 2018: Características oficiales del ZTE Blade V9 2018

La parte trasera no tiene una gran protección oleofóbica, por lo que las huellas se quedan muy marcadas, algo que ya es habitual en modelos donde el cristal está presente en este lugar. El caso, es que el ZTE Blade V9 muestra un aspecto muy compacto y resistente, donde la sensación de tener en la mano un bloque homogéneo es alta. En lo que tiene que ver con la ergonomía, esta nos ha parecido excelente, lo que se debe tanto a un peso reducido de sólo 140 gramos y que el grosor también es destacable: 7,5 milímetros.

La distribución de los elementos físicos del ZTE Blade V9 es la habitual, donde los botones hardware están en la parte derecha -son muy accesibles y con un gran acabado-, y en la izquierda sólo está la bandeja para la tarjeta SIM y la microSD. En el borde superior existe una toma de auriculares que es una excelente noticia, y en la zona el habitual puerto USB y los elementos de sonido que, la verdad, es que nos han gustado mucho ya que ofrecen una calidad que está bastante por encima  de la media (destacando especialmente unos graves que nos han sorprendido).

Puerto USB del ZTE Blade V9

No le falta al terminal la inclusión de un lector de huellas, que se localiza en la parte trasera bien colocado y que utilizarlo es algo muy cómodo -su respuesta es muy buena, y no se tiene sensación de retardo al reconocer el dedo-. De forma circular, abandona la parte delantera ya que el ZTE Blade V9 tiene una pantalla que la ocupa casi en su totalidad, por lo que no hay espacio para un botón Home y, evidentemente, los elementos de control del sistema operativo se integran en el propio panel.

Los laterales del ZTE Blade V9 tienen un pequeño biselado que favorece, y mucho, su agarre… algo que equilibra la sensación de ser un terminal escurridizo debido al cristal de la parte trasera. Por cierto, hay que indicar que en la parte trasera los sensores de la cámara sobresalen de la carcasa, pero esto no hace que el terminal “baile” al colocarlo en una superficie plana. En definitiva, este smartphone de gama media ofrece un excelente acabado que le hace ser atractivo y que, en nuestra opinión, es de los que más llaman la atención de forma positiva de los que actualmente hay en el mercado, superando a los que ofrecen marcas como Xiaomi o la propia Honor.

Pantalla del ZTE Blade V9

Se ha convertido en una buena piedra de toque este componente para medir cómo de actual es un dispositivo hoy en día. Y no decimos esto debido a su resolución o dimensiones, sino por el ratio que su panel ofrece. Y, aquí, el ZTE Blade V9 cumple sobradamente ya que este es de 18:9, por lo que ofrece lo que se considera ahora tendencia y que permite una manipulación mejor que otras opciones, ya que al ser más estrecho su agarre es más cómo y el acceso a todas sus esquinas más sencillo.

Pantalla integrada en el ZTE Blade V9

Las dimensiones de la pantalla del ZTE Blade V9 son de 5,7 pulgadas, lo que no está mal a la hora de mostrar contenidos ya que es una superficie más que suficiente. Con resolución Full HD (1080p), la densidad de píxeles es exactamente de 424 ppp, por lo que no se aprecia una falta de definición al mostrar contenidos ya sean películas o textos  en el navegador que se da uso. Por cierto, que la ocupación del frontal del panel está por encima del 80%, lo que está muy bien y se puede considerar como un modelo Todo Pantalla. El caso, es que su acabado es bastante bueno.

Ficha del ZTE Blade V9

La calidad de imagen de su panel IPS es bastante buena, mejor de lo que esperábamos en un principio. La saturación es adecuada y no se atisba tendencia extraña a colores fríos o cálidos. Bien es cierto que no estamos ante un modelo con el brillo más potente que hemos probado, y por ello en exteriores no es el gama media más destacable, pero la verdad es que no se tiene queja en el día a día. La sensación es que los colores son potentes y bien definidos -sin exceso de contraste-, con tonalidades realistas y que no se difumina con un ángulo de visión escaso. Cumple sobradamente aquí el ZTE Blade V9.

Un detalle que no nos ha gustado en exceso es que las huellas se quedan algo más marcadas de lo que nos hubiera gustado, pero no es crítico lo que ocurre. Sin fallos en el uso de la tactilidad, el ZTE Blade V9 convence ya que no decepciona, y no está mal el panel 18:9 integrado y que nos ha gustado bastante lo bien integrado que está el panel con el chasis del terminal -sin olvidar la opción del uso de gesto para acciones rápidas, donde no falta el doble toque para “despertar”al dispositivo, que se ejecuta sin el más mínimo problema-.

Hardware en el interior del ZTE Blade V9

Aquí encontramos algunos detalles que son curiosos de este terminal que hemos analizado. En lo que tiene que ver con los dos elementos que son actualmente de los más importantes en el funcionamiento de un smartphone, tenemos por un lado que el ZTE Blade V9 incluye 3 o 4 GB de RAM, que es una cantidad más que suficiente a día de hoy para que las aplicaciones se ejecuten sin problemas o que el sistema operativo Android 8.1 integrado no muestre “lag” en ningún momento. El almacenamiento, llega en 32 o 64 gigas, siempre ampliables, y ofrece una velocidad de lectura y escritura adecuada.

Resultado Basemark ZTE Blade V9

El procesador, por su parte, es un componente que nos ha convencido un poco menos. El elegido es un Snapdragon 450 de ocho núcleos, sí, pero no ofrece la potencia de la gama 6xx de los SoC de Qualcomm que sí vemos en parte de su competencia directa. Bien es cierto que la arquitectura de este componente, Cortex-A53 es solvente y que la GPU Adreno 506 no desentona, pero su capacidad no es toda la que esperábamos en un modelo de la calidad de este ZTE Blade V9. El caso es que lo antes mencionado y este elemento, permiten una buena experiencia de uso en general, pero que no es tan fluida como en otros modelos… pero no hablamos de algo crítico, ya que en juegos con gráficos en tres dimensiones como Dead Trigger se disfruta sin mostrar excesivos tirones.

Estos son los resultados obtenidos con el ZTE Blade V9 en las pruebas que habitualmente damos uso en MovilZona (se aprecia que en la máxima exigencia en gráficos y en operaciones single core hay un ligero bajón frente a otros modelos de su mismo segmento):

En lo que tiene que ver con la conectividad, a destacar que el ZTE Blade V9 es bastante completo, ya que el funcionamiento es bueno al dar uso a las antenas WiFi y Bluetooth (en el primero de lo casos nos ha gustado mucho las estabilidad que ofrece). Al disponer de toma de auriculares este modelo incluye radio FM y, dependiendo de la versión elegida también NFC está presente -al modelo que hemos probado, no le falta por lo que en España se dará uso a los pagos móviles-. Eso sí, lo que no nos convence mucho es que el puerto de carga es microUSB -lo ideal hubiera sido dar uso a Tipo C en los tiempos que corren-. Por cierto, hay que destacar también el buen comportamiento de sus sensores, como el giroscopio, que responden  a la perfección.

Importante comentar que el sistema operativo que se incluye en el ZTE Blade V9 es Android Oreo (8.1) y que, por fortuna, apenas ofrece personalización alguna por lo que quedarán atrás los tiempos en los que la compañía China ofrecía esto en sus dispositivos. Con una experiencia casi pura, los pequeños retoques que se incluyen son de agradecer, como por ejemplo los propios de la cámara o acciones mediante gestos. Aparte, esto, también permite exprimir de la mejor forma posible el hardware.

En lo que tiene que ver con la batería, el ZTE Blade V9 es un modelo que incluye un elemento de 3.100 mAh que no está nada mal para las dimensiones que tiene. No le falta carga rápida tipo Quick Charge 3.0 (la propia de Qualcomm). Este componente, y lo poco exigente de componentes como el procesador o la pantalla, permiten un día y medio de uso habitual si no se le exige en exceso. Además, con el panel siempre encendido y con un brillo de 200 nits, hemos alcanzado más de nueve horas de forma constante. Por lo tanto, nos ha gustado, y mucho, aquí el dispositivo del que hablamos.

Los tiempos de la recarga oscilan entre los 30 y  40 minutos para llegar al 60%, por lo que se cumple con el estándar antes mencionado y, por ello es todo un salvavidas. Hay que mencionar que este proceso no hace que el ZTE Blade V9 se caliente en exceso, algo que es normal en este modelo en todo tipo de usos (como, por ejemplo,al jugar de forma continuada no se tiene mala sensación al tener agarrado el smartphone).

Cámaras del ZTE Blade V9

Esta nueva generación de la firma China mantiene el uso de dos sensores en su cámara principal, donde la resolución de los elementos es de 16 + 5 megapíxeles (el primero tiene un focal de F:1.8 y, el segundo, se encarga de capturar la información en profundidad de la toma), lo que permite al terminal realizar fotos Modo retrato, por poner un ejemplo. Por cierto, no le falta PDAF al ZTE Blade V9, lo que ayuda a que este modelo ofrezca un trabajo rápido y que el enfoque sea realmente destacable.

Cámara trasera del ZTE Blade V9

En lo que tiene que ver con la calidad de las tomas, hay que decir que el ZTE Blade V9 nos ha gustado… y mucho. Los resultados que hemos conseguido son buenos, con poco ruido; disponen de una nitidez fuera de toda duda y la representación de los colores es la adecuada, sin tendencia a las aberraciones. Esto se debe, al menos en parte, al buen trabajo del sensor principal que ofrece un rango dinámico muy destacable y el balance de blancos trabaja de forma más que adecuada. ¿ Y qué ocurre cuando la luminosidad no es la mejor posible? Pues que se baja un poco la calidad, pero no en exceso como muchos modelos de su competencia. Cierto es que “mete” algo de ruido, pero no es nada excesivo y cumple perfectamente.

En el Modo retrato hemos conseguido fotos que nos han sorprendido por lo bien que definen incluso en momentos complejos… pero hay momentos en el que no se consigue enfocar de la forma deseada y, por lo tanto, hay que tomarse más tiempo del deseado -esto es un problema de software, por lo que es posible corregirlo en un futuro, pero ahí está-. El HDR realiza realmente bien su trabajo. La verdad es que aquí el ZTE Blade V9 nos ha sorprendido gratamente y, además, la cámara frontal de 8 Mpx para nada desentona (y tiene una particular forma predefinida de dar uso al efecto bokeh).

Estas son algunas tomas de ejemplo que hemos conseguido con el smartphone de esta compañía:

La aplicación, sin ser la mejor del mercado, es completa y permite realizar todo tipo de operaciones que son habituales hoy en día. Eso sí, no es la más rápida que hemos probado, pero tampoco es que sea traumático su uso. No le falta la opción de dar uso a un Modo Profesional y, tampoco, al manejar ciertos filtros. Nos ha llamado la atención el curioso Collage que es posible hacer directamente.

La grabación se queda en 1080p, lo que no es el mejor de los detalles en este apartado del ZTE Blade V9, pero se comportan de forma correcta… aunque por la noche baja más enteros que al realizar fotos. Aquí, por cierto, comprobado de nuevo que este modelo enfoca con bastante rapidez pero, eso sí, la estabilización no es el mejor de sus detalles.

Conclusión

Este ZTE Blade V9 es un modelo que llega con bastantes cosas positivas y que es una buena evolución. Se sitúa entre los modelos de gama media que llaman la atención por completo y diseño. Eso sí, un procesador superior hubiera sido un gran colofón para este modelo que, lo cierto, es que nos ha gustado. Su cámara es de calidad, pero necesita ciertos retoques que dependen por completo del software.

Teléfono ZTE Blade V9 en la mano

Con un sistema operativo actualizado y que permite una buena experiencia de uso, y que mantiene el uso de la toma de auriculares. Pero, por el contrario, el puerto microUSB sigue estando presente, lo que es otros de los fallos de este modelo. El caso, es que pese a los pequeños detalles mejorables, la verdad es que con este ZTE Blade V9 se ha realizado un buen trabajo y se debe tener muy en cuenta a la hora de comprar un nuevo terminal Android, siempre que se busque un gama media.

Lo mejor

  • Diseño muy atractivo
  • Experiencia de uso Android casi pura
  • Buena calidad de las fotos

Lo peor

  • El procesador desentona un poco
  • Es un teléfono algo sucio

Puntuación del ZTE Blade V9