ZTE Axon 7

Análisis a fondo del ZTE Axon 7

Valoración: 8,5 de 10

sello de Movilzona 8La gama alta del segmento del mercado móvil que utiliza sistema operativo Android es una de las más competidas que existen en la actualidad. Son muchos, y buenos, los actores que están presentes de una forma habitual y con modelos que ofrecen una calidad en líneas generales de lo más interesantes. Un ejemplo es el ZTE Axon 7, que es el mejor terminal que hemos probado de este fabricante asiático y que tiene elementos para ser siempre considerado como una opción de compra.

El caso es que este modelo muestra la evolución que está sufriendo esta compañía, que busca dar el salto definitivo a una gama que por el momento se le resistía un tanto y que lo hace con algunos elementos diferenciales, como por ejemplo el excelente sonido que ofrecen sus dos altavoces frontales que son compatibles con Dolby Atmos. El ZTE Axon 7 es, en nuestra opción, lo mejor que es posible conseguir aquí ahora mismo ya que a nuestro juicio supera a BoomSound de HTC, lo que ya es decir mucho.

Imagen del ZTE Axon 7

Sin más, vamos a mostrar las impresiones que hemos obtenido con este dispositivo que, además, no tiene un precio especialmente elevado (unos 449 euros), por lo que su atractivo aumenta de forma considerable para los que buscan conseguir un terminal que les permita realizar todo tipo de operaciones con un buen rendimiento y calidad. Así es el ZTE Axon 7.

Diseño

Aquí se aprecia una evolución importante en el ZTE Axon 7, ya que se dan pasos significativos para poder competir en el mercado de gama alta, que ahora mismo está muy competido y que tiene ciertos “requisitos” para ser una opción en este apartado. Uno de ellos es el acabado metálico -aluminio-, y esto no le falta al terminal del que estamos hablando. Por lo tanto, los materiales utilizados son premium.

Además, sus formas son interesantes, con una pequeña curvatura en la parte posterior que favorece en parte el agarre (se escurre un poco de lo pulido que es) y, además, la integración de los dos altavoces es más que adecuada sin que haga que se tenga un volumen excesivo y sin que se rompan las líneas suaves que son parte del ZTE Axon 7. El caso es que se siente cómodo al utilizarlo, lo que siempre es positivo.

Toma de auriculares del ZTE Axon 7

El botón de encendido y los dos de control de volumen están en la parte derecha, por lo que la manipulación es cómoda y ambos son lo suficientemente resistentes y distintos como para no fallar en su uso. En la parte trasera está el lector de huellas justo debajo de la cámara, un lugar que hemos dicho que por ergonomía creemos que es el mejor que se puede utilizar -su funcionamiento es realmente eficiente, rápido y accesible-. Por cierto, la cámara sobresale un poco de la carcasa, que es tipo unibody y donde ha colaborado Designworks, pero no en exceso y por lo tanto no se convierte en un inconveniente, ni ,mucho menos.

Con una acabado algo curvado en los laterales al verlo desde la parte frontal, lo cierto es que el aspecto del ZTE Axon 7 es realmente bueno, y lo que es claro que se ha mejorado mucho en este apartado. Eso sí, el terminal es algo más pesado de lo que cabría esperar: 175 gramos, lo que se nota al utilizarlo de forma continuada, y que lo alejan de marcas como la del Samsung Galaxy S7 Edge, que se queda en 157 gramos.

Botones del teléfono ZTE Axon 7

Pantalla

Bien solucionado este apartado en el dispositivo, ya que la pantalla de 5,5 pulgadas que integra ofrece resolución QHD, por lo que encaja como un guante en la gama alta que ya ha dado el salto definitivo a esta calidad (alcanza los 538 ppp de densidad de píxeles). El panel es tipo AMOLED, lo que asegura que la definición sea la adecuada y no se aprecia tendencia a los azules como alguno podría pensar.

Con una saturación de los colores muy convincente y un brillo potente, que se agradece en exteriores, el ZTE Axon 7 es un modelo que ofrece una calidad de imagen sin fallo alguno y que le permite competir de tú a tú con casi todos (incluso en la respuesta, que es excelente). Al jugar y ver películas, se muestra una reproducción de los colores muy buena, y la definición de las letras perfecta aprovechando su alta resolución. Bien aquí sin duda.

Integración pantalla del ZTE Axon 7

Como es de esperar al incluir una pantalla AMOLED, los negros son excelentes, y quizá lo que menos nos ha convencido son los ángulos de visión, que sin ser malos no llegan al buen nivel mostrado en otros apartados. Dispone del panel de protección Gorilla Glass 4, que en el día a día nos demostró su conocida efectividad. Un punto positivo más.

En lo referente a la interacción en el frontal, el panel del ZTE Axon 7 es impresionante ya que los marcos laterales son prácticamente inexistentes. Esto puede hacer dudar de su resistencia -que no del aspecto, que es muy llamativo-, pero lo cierto es que no detectamos problema alguno a este respecto.

Rendimiento

El ZTE Axon 7 incluye todos los condimentos para ofrecer un rendimiento acorde con su objetivo: ser una opción en la gama alta de producto. Para ello, se ha incluido un procesador que ya ha demostrado su buen comportamiento: el Snapdragon 810, un modelo sin grandes problemas de sobrecalentamiento y que trabaja a una frecuencia máxima de 2,15 GHz. Para que todo sea “redondo” el modelo que probamos incluye 4 GB de RAM, por lo que hablamos de una combinación que es conocida y que para nada decepciona.

Altavoz frontal del ZTE Axon 7

Permite una experiencia de uso realmente buena, con una velocidad de ejecución en todo tipo de necesidades, incluidos al “mover” gráficos en tres dimensiones -su Adreno 530 se hace notar- y que en condiciones de multitarea se comportan estupendamente. Sin ser el más rápido que hemos probado, el ZTE Axon 7 queda siempre bien parado en los test de rendimiento como se puede comprobar:

Hay algunos detalles que se deben conocer de este terminal, como por ejemplo que ofrece nada menos que 64 GB de almacenamiento interno, algo que le hace ser distinto y recomendable. Y, además, ofrece la posibilidad de aumentar esta con tarjetas microSD -se inserta en al segunda ranura SIM- de hasta 256 “gigas”. Una bestia aquí.

Aparte, hay que destacar que los dos chips de sonido (AKM AK4961 and AKM AK4490) se comportan de forma excelente tanto al reproducir como al grabar,  se combinan a la perfección con los dos altavoces frontales. La conectividad WiFi es excelente, con una cobertura muy buena, y la velocidad de los datos sin fisuras y no se tiene queja alguna. No le falta puerto USB tipo C que funciona como debe, y se muestra útil.

Borde del ZTE Axon 7

En lo que se refiere a la autonomía, hay que decir que la batería de 3.250 mAh es suficiente para llegar a un día de uso mixto sin problema alguno, si se da un paso y se alcanza el intensivo, esto pueden ser impre así- De todas formas, el  ZTE Axon 7 es compatible con Quick Charge 3.0, por lo que en media hora se tiene el 50% de carga en el componente mencionado. El caso es que el dispositivo es competente, pero sin ser el mejor que hemos probado (llegar a seis hora de uso con la pantalla a pleno funcionamiento es más que posible).

Autonomía en test del ZTE Axon 7

Cámara

No se puede negar que hay un esfuerzo en este apartado por parte del fabricante del  ZTE Axon 7. La razón para decir esto es que el sensor de la cámara principal es de 20 megapíxeles con una apertura de F:1.8 y estabilizador óptico. El modelo frontal se queda en los 8 Mpx, que es más que suficiente para hacer selfies.

Cámara trasera del ZTE Axon 7

Los resultados conseguidos con el  ZTE Axon 7 aquí son bastante buenos, en especial cuando las condiciones de luz son adecuadas. Así, la reproducción del color es muy buena, con una definición que está por encima de la media y un rango dinámico que logra convencer. Además, la velocidad de enfoque y ejecución es buena, por lo que la experiencia de uso es positiva.

Cuando la luz es baja las fotos no ofrecen una calidad tan buena, y eso que la apertura debería favorecer esto (así como la estabilización). El caso, es que detectamos cierta mutación de los colores y una falta de definición algo excesiva. Puede ser que se trate de un problema de software -postprocesamiento-, y de ser así la corrección no es compleja. Pero el caso es que esto es lo que vimos en este caso con el  ZTE Axon 7.

Este es un ejemplo de lo que es capaz de hacer el dispositivo, que ofrece opciones de uso avanzado en la aplicación de control de la cámara:

En lo que se refiere a las grabaciones, los resultados son buenos, en especial en el sonido. Se aprovecha muy bien de la estabilización óptica, y la verdad es que nos convenció bastante aquí el  ZTE Axon 7 -también en lo rápido que ajusta al cambiar de plano e intensidad lumínica-:

Conclusión

Un terminal realmente bueno, con un diseño muy atractivo y un hardware sin fisuras (hay un modelo con 6 gb de RAM y pantalla con Force Touch). Nos convenció plenamente para el día a día y, lo cierto, es que responde bien en todo tipo de usos. Además, no tiene problemas de calor y la pantalla es de muy buena calidad -como el sonido, que es excelente-.

Quizá se podía esperar algo más de la autonomía con un uso intensivo, pero esto no es un fallo realmente grave ya que estas condiciones no suelen ser habituales (y se corrige mucho con la recarga rápida). Algo pesado, el  ZTE Axon 7 es un modelo que llega como una muestra de lo que es capaz de hacer este fabricante, que como se ve es bastante.

Un detalle final: el sistema operativo es Android 6.0, por lo que está bien actualizado. Incluye personalización MiFavor, que es bastante notable y algo intrusiva, pero es posible cambiar el “launcher” y utilizar una casi puto del sistema operativo de Google. Esto es algo que gustará a muchos, no hay duda.

Lo mejor

  • Sonido excelente
  • Buen rendimiento
  • Almacenamiento de 64 GB

Lo peor

  • Algo pesado
  • La autonomía se puede mejorar
  • La cámara baja la calidad con poca luminosidad

Puntuación del ZTE Axon 7


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

1 opinión
  1. Francisco Javier Sánchez Sarmiento 0
    21 Oct, 16 17:11
    8/10 Licenciado Administración de Empresas

    Un terminal de combate, discreto pero muy eficiente, sin riesgo de ser blanco de la violencia actual y sin dejar de ser una buena máquina.