Análisis del Xiaomi Mi 8 Pro: prueba a fondo, características y opinión

Valoración: 8,5 de 10

sello de Movilzona 8Ya hemos hecho el análisis del Xiaomi Mi 8 Pro, y lo cierto es que tras su review se puede decir que este teléfono es un modelo de gama alta si ningún tipo de duda. Evidentemente las líneas maestras que conforman este terminal son parecidas al que da nombre a la propia gama de producto, pero se incluyen algunas particularidades que son interesantes comentar.

El smartphone de Xiaomi del que hablamos incluye MIUI, el fork de la compañía China que modifica de forma significativa Android (que en el Xiaomi Mi 8 Pro llega en su versión 8.1). Por lo tanto, hablamos de un trabajo que está bastante lejos de lo que Google tiene pensado para su sistema operativo, pero no le falta una gran cantidad de opciones que en muchos casos son de agradecer, como por ejemplo el uso de una aplicación Cámara -que es buena y completa-. No hemos encontrado grandes diferencias con lo que se incluye en el Mi 8 original, por lo que hay una continuidad evidente que seguro que encanta a los seguidores de este fabricante y que, para algunos, será algo a lo que se tendrán que acostumbrar.

Imagen trasera del Xiaomi Mi 8 Pro

Sin más, pasamos a comentar todo lo que hemos descubierto al probar el Xiaomi Mi 8 Pro, así como los resultados en las pruebas de rendimiento. Por cierto, para tener toda la información posible del terminal, hay que decir que el modelo de 8 GB y 128 gigas de almacenamiento, que es el que hemos probado, tiene un precio de 599 euros.

DiseñoPantallaHardwareAutonomíaCámarasConclusión

Diseño

Es, posiblemente lo más diferencial que ofrece el Xiaomi Mi 8 Pro, tanto con otros smartphones del mercado como del modelo Mi 8. Sin perder las líneas maestras que actualmente ofrecen los teléfonos de gama alta del mercado, tanto en acabados como en las formas, hay que decir que el dispositivo que hemos probado se siente cómodo en la mano y no le falta un aspecto alargado que los teléfonos actuales de gama alta ofrecen. Por cierto, que el aprovechamiento frontal es bueno, ya que los marcos son bastante reducidos.

Pero, evidentemente, el frontal del Xiaomi Mi 8 Pro no es lo que más llama la atención. Es la trasera del dispositivo lo que es diferente por incluir cristal transparente. Tras la carcasa, tanto en la parte superior como en la inferior se puede ver un elemento en el que están presentes algunos componentes que son habituales en los smartphones -pero no los que se dan uso con este teléfono-. El caso es que el efecto es muy llamativo y como existe profundidad hablamos de algo distinto que le hace ser diferente a otros modelos que hay en el mercado (y, esto no es sencillo, todo hay que decirlo). Por cierto que la combinación de rojos junto al negro es acertada, destacando opciones como el botón de encendido que se diferencia a la perfección o unos círculos que hay en los dos sensores de la cámara.

Los botones hardware están donde es habitual en los modelos de Xiaomi, es decir a la derecha, y ofrecen una buena construcción y posición. Además, en la parte inferior hay que indicar que está tanto el puerto USB tipo C como un altavoz que ofrece un sonido adecuado. Es decir, ninguna sorpresa aquí. Por cierto no hubiera estado mal que para diferenciar a este modelo con el Mi 8 se hubiera incluido protección frente al agua y polvo. Adicionalmente, es importante comentar que no se integra toma de auriculares.

Imagen lateral del Xiaomi Mi 8 Pro

En el habitual repaso que se da a los dispositivos cuando se prueban una de las cosas que está clara es que no hay lector de huellas en la parte trasera o delantera. Esto se debe a otra de las diferencias que ofrece el Xiaomi Mi 8 Pro frente al resto de su gama de producto: este accesorio llega integrado en la pantalla, utilizando para ello tecnología óptica y sensible a la presión. Así, en una zona concreta es donde se tiene que pulsar -como ocurre con el Huawei Mate 20 Pro o el OnePlus 6T-, y el funcionamiento que hemos encontrado es rápido y bastante fiable. Es decir que funciona sin problemas. Una buena opción que es una calidad similar a la que ofrecen los modelos antes mencionados. Otro elemento que no le falta al terminal es el uso de reconocimiento facial, que no está mal pero que no llega a los niveles de los dispositivos con tecnología 3D.

Pantalla

Pues aparte de lo comentado del lector de huellas, en este componente hemos encontrado una evidente continuidad. Por lo tanto, hablamos de un panel tipo Super AMOLED de 6,21 pulgadas que tiene una resolución de 2.248 x 1.080. De esta forma hablamos de una densidad de píxeles que alcanza los 402 ppp, que es más que suficiente para ofrecer una definición que está bastante bien y que permite ver con detalle textos y, como no, contenidos multimedia.

Hay dos buenos detalles que ofrece la pantalla del Xiaomi Mi 8 Pro. El primero es que llega con protección Gorilla Glass 5, lo que hemos comprobado que le da una buena solvencia a la hora de utilizar el dispositivo con naturalidad y que el aguante ante desperfectos es bueno (pero sin llegar a ser espectacular). El segundo detalle que creemos que es positivo es que el componente es compatible con HDR10, por lo que se puede sacar partido a los vídeos que ofrece esta opción como algunos de los que están presentes en Netflix o Prime Video de Amazon.

En lo que tiene que ver con la calidad de imagen, hay que decir que esta es bastante buena, con unos colores que son bastante realistas (es posible realizar configuraciones al respecto por software) y, además, el brillo es solvente… pero sin llegar a los niveles que la competencia permite como por ejemplo Samsung. De todas formas, no hay problema para dar uso sin restricciones en exteriores y, además, hay que decir que los ángulos de visión del Xiaomi Mi 8 Pro son bastante amplios sin llegar a tender al verde.

Notch del Xiaomi Mi 8 Pro

Finalmente, no hay que dejar de comentar que el Xiaomi Mi 8 Pro llega con un notch en la parte superior de la pantalla que se puede ocultar por software y que está bien dimensionado (mejor que el Pixel 3 XL, por poner un ejemplo). Para finalizar, hay que indicar que este modelo es un Todo pantalla ya que el aprovechamiento frontal supera el 80%, pero no llega a los niveles de muchos dispositivos de la competencia -lo que se debe en gran medida al marco inferior que es algo más grande de lo esperado-. Aquí, tiene que dar pasos importantes el fabricante, no cabe duda.

Hardware

Aquí, de nuevo, la compañía ha decidido mantener lo que ofrece la gama de producto a la que pertenece el Xiaomi Mi 8 Pro. Y tiene lógica, ya que el hardware principal de este modelo no tiene nada que envidiar a lo que ofrece toda la competencia que hay en el mercado (y, además, evita pisarse con el Mi Mix 3). El caso es que este teléfono llega con un procesador Snapdragon 845 y su GPU Adreno 630, hablamos de un componente con tecnología de fabricación de 10 nanómetros. En lo que tiene que ver con la RAM la cantidad del modelo que hemos probado es de 8 GB, que se acompaña de 128 gigas de almacenamiento -sin opción de dar uso a tarjetas microSD- que, por cierto, funciona muy bien en lector pero no tanto en escritura.

Imagen posterior del Xiaomi Mi 8 Pro

El rendimiento es realmente bueno, y esto ya es síntoma de un buen trabajo en la combinación de hardware y software. El caso, es que la experiencia de uso es excelente incluso con los juegos más exigentes, y no hemos detectado lag alguno, incluso si se tiene una buena cantidad de aplicaciones abiertas. De lo mejor del mercado, no hay duda alguna. Quizá, al exigirle mucho hay que decir que la temperatura sube un poco más de lo que nos gustaría, pero no es algo especialmente grave.

Resumen de los resultados obtenidos con el Xiaomi Mi 8 Pro en las prueba de rendimiento que utilizamos en MovilZona:

Con todo tipo de conectividad presente, como por ejemplo WiFi Dual Band (que funciona bastante bien); Bluetooth 5.0; y, como no, NFC. El Xiaomi Mi 8 Pro es un modelo que en cuestión de potencia bruta y capacidad, está entre los cinco mejores que hemos probado hasta la fecha. Un detalle a destacar: la cancelación de ruido integrada es muy efectiva, casi sorprendente.

Autonomía

Aquí hay que decir que el Xiaomi Mi 8 Pro ofrece lo que se puede esperar, ya que dar un uso continuado sin excesos durante una jornada completa es posible, pero si se abusa de la pantalla se deja notar algo que se debe conocer: la carga de la batería es de 3.000 mAh, por lo que se han dejado cuatrocientos del modelo original lo que creemos que se debe a los elementos estéticos integrados. Esto, hace que si se abusa del brillo los tiempos de uso bajan, con sesiones de juego que pueden llegar a las cinco o seis horas como máximo.

La recarga rápida está presente (no así la inalámbrica), y la buena noticia aquí es que la tecnología es Quick Charge 4.0+, lo que ha permitido que en nuestras pruebas conseguimos llegar casi al 60% de rellenado en todos los procesos en unos veinte minutos. No está nada mal todo hay que decirlo y, además, sin problemas de calor generado.

Cámaras

La cámara trasera del Xiaomi Mi 8 Pro combina dos sensores de 12 megapíxeles cada uno, pero el elemento principal tiene mejor apertura y unos píxeles más grandes, por lo que su trabajo es más efectivo. El caso es que este componente permite desde hacer retratos con efecto bokeh, pasando por zoom óptico 2X y, como no, no le falta Inteligencia Artificial que ayuda con la detección de escenas (que funciona bastante bien, pero que en alguna ocasión ha confundido la vegetación más frondosa y que en ocasiones hace que las tomas no sean muy realistas).

Cámara trasera del Xiaomi Mi 8 Pro

A grandes rasgos las fotos que se consiguen con el Xiaomi Mi 8 Pro son correctas, con una definición adecuada y con una buena ausencia de ruido. El rango dinámico es aceptable, y el balance de blancos algo mejor de lo esperado. Con buena luz las fotos que se consiguen están bastante bien, pero cuando la luminosidad es baja los resultados se resienten, y aparece en ocasiones algo de ruido y la definición tampoco es destacable.

Foto retrato con el Xiaomi Mi 8 Pro

Estos son algunos ejemplos de lo que hemos conseguido con la cámara del Xiaomi Mi 8 Pro en diferentes situaciones:

El trabajo con el desenfoque es correcto, tanto con la cámara trasera como con la delantera (esta con un sensor de 20 Mpx). Bien es cierto que en ocasiones el recorte no es el más preciso, pero se consiguen resultados que no están del todo mal. Eso sí, está lejos de lo que ofrece Google, Samsung e, incluso, la propia Apple.

La aplicación Cámara es muy completa y ofrece todo tipo de opciones como por ejemplo el uso de gestos y no le falta el Modo Pro. Nos ha gustado lo sencillo que es activar o no la Inteligencia Artificial y lo bien colocados que están todos los botones en la interfaz. Curiosos los efectos de haz de luz o foto de estudio, merece la pena probarlos.

Conclusión

El diseño es lo más destacable que ofrece el Xiaomi Mi 8 Pro, ya que la parte trasera transparente y los elementos que se incluyen hacen a este modelo diferente y llamativo. La potencia a la hora de trabajar con aplicaciones es excelente, y la verdad es que cumple sobradamente en general para ser considerado un modelo de gama alta que, además, tiene un precio que no está nada mal.

Teléfono Xiaomi Mi 8 Pro

Eso sí, tiene algunos peros este modelo (pero nada que sea terrible). Un ejemplo es que la autonomía no es la mejor posible y que la cámara sufre algo más de lo esperado con poca luz (la inclusión de protección frente al agua y polvo no estaría de más). Pero, eso sí, está claro que el dispositivo que hemos probado es atractivo y ofrece un buen comportamiento, y esto es lo que suelen buscar muchos usuarios, en especial los que son amantes de MIUI y, además, tiene el añadido de integrar el lector de huellas en la pantalla.

Lo mejor

  • Diseño muy llamativo
  • Gran rendimiento
  • El lector de huellas está integrado en la pantalla

Lo peor

  • La autonomía no es la mejor posible
  • No dispone de protección frente al agua y polvo
  • La cámara sufre más de lo deseable con poca luz

Puntuación del Xiaomi Mi 8 Pro