Probamos la pantalla del Redmi Note 10 5G. ¿Te decepcionará?

El Redmi Note 10 5G es un teléfono bastante esperado, ya que viene a sustituir a un dispositivo que ha tenido un buen impacto en el mercado. Hemos probado la calidad que ofrece su pantalla y te contamos las sensaciones que nos ha dejado, dónde ya avanzamos qué hay tanto luces como también alguna sombra.

En lo básico este es un modelo que encaja a la perfección dentro de la gama media Android, ya que incluye una pantalla de 6,5 pulgadas que por dimensiones no se desvía ni un ápice de lo que es habitual en el mercado actual. El panel es tipo IPS (lo que entre otras cosas obliga a integrar el lector de huellas en el botón de encendido), y quizá la elección de uno AMOLED hubiera sido más acertada para solucionar algunos aspectos dónde no cumple a la perfección este dispositivo. Por cierto, donde sí lo hace es en la resolución, ya que la utilizada es Full HD+.

Frontal del Redmi Note 10 5G

Algunos detalles adicionales que son importantes en este apartado del hardware incluido en el Redmi Note 10 5G son, por ejemplo que cuenta con protección Gorilla Glass 3 y que su ratio es de 20:9. Esto último, junto a la compatibilidad con Widevine L1 DRM asegura que la transmisión de contenidos en alta calidad está soportada, algo que seguro se agradece a la hora de utilizar los diferentes servicios en la nube que existen en la actualidad (como por ejemplo HBO o Amazon Prime Video). Por lo tanto, se cumple bien aunque hay algunos pequeños detalles que dejan dudas.

¿Es buena la calidad de imagen del Redmi Note 10 5G?

En lo referente a la definición las cosas van a la perfección, ya que la densidad de píxeles que tiene la pantalla de este dispositivo alcanza los 400 ppp. Esto significa, como hemos comprobado, que leer textos es algo que se realiza con una gran facilidad y que cualquier borde que se muestra en la pantalla está perfectamente definido. Así, tanto en los juegos como las páginas web las vas a poder disfrutar sin muchos problemas.

En lo que tiene que ver con la gestión del color, hemos detectado algunos detalles bastante positivos y otros que no lo son tanto. En el primero de los casos hay que decir que se ofrece la posibilidad de utilizar diferentes esquemas de colores, así como algunos ajustes para gestionar lo que se ve en la pantalla. Eso sí, en nuestra opinión hay una tendencia clara al azul en prácticamente cualquier situación (en especial si se utiliza la opción Estándar dentro de las posibilidades que existen en los ajustes). El caso es que no llegamos a disfrutar de los colores especialmente impactantes y como consecuencia este es un modelo que por ejemplo no ofrece soporte para HDR10. Aquí, hemos de decir que el terminal cumple, pero le falta un pequeño paso para poder estar entre los mejores de su gama de producto.

Un brillo con varias sorpresas

Lo primero que se debe saber en este apartado es que el fabricante indica el brillo máximo que se puede obtener con la pantalla puede alcanza hasta los 500 nits. Y, hemos de decir, que se cumple a rajatabla esto, siempre que se tenga activado el funcionamiento automático de este parámetro. Pero, este, necesita mejorar, ya que hemos encontrado algunos problemas para detectar de forma rápida la luminosidad del ambiente… en especial cuando hay poca luz (en exteriores la cosa cambia radicalmente y todo funciona a la perfección).

Una de las cosas que más nos ha gustado y que es toda una sorpresa es la capacidad que tiene el terminal para bajar el brillo a medidas que prácticamente son imposibles de alcanzar por su competencia. Así, por ejemplo, cuando se tiene una pantalla con una gran cantidad de blancos es capaz de llegar a medidas que están por debajo de los cinco nits, y esta es una marca que está al alcance de muy pocos modelos de gama media. Por lo tanto, y valorando todo lo que hemos mencionado, hay que decir que no trabaja especialmente mal el Redmi Note 10 5G.

Software: está todo lo que necesitas en el Redmi Note 10 5G

Si no eres de los que necesitan una gran cantidad de posibilidades en lo que tiene que ver con la configuración en el funcionamiento de la pantalla, este teléfono te va a encantar. Dentro de las opciones vas a encontrar apartados tan útiles como por ejemplo el mencionado esquema de colores o el poder gestionar el giro de la pantalla de forma automática incluso cuando estás viendo el escritorio. Además, también existe un Modo lectura que está bastante bien para reducir la fatiga visual.

También encontrarás todo lo que necesitas para configurar la tasa de refresco (de la que hablaremos más adelante), y nos ha parecido tan curioso como efectivo que incluye un apartado específico para todo lo que tiene que ver con la gestión del brillo, donde recomendamos activar el Modo diurno que mejora en cierta medida el funcionamiento al reconocer la luminosidad del ambiente -lo que viene realmente bien con este Redmi Note 10 5G-.

Frecuencia del panel, cumple sin problemas

Las posibilidades son las que se esperan de un teléfono como este, ya que puedes llegar a los 90 Hz si así lo deseas. En la configuración existen dos opciones a elegir, donde si seleccionas la más alta se realiza un trabajo dinámico a la hora de establecer la frecuencia a utilizar. Con pasos que van por ejemplo a los 30, 50, 60 y 90 Hz.

Agujero de la pantalla del Redmi Note 10 5G

La elección que realiza el dispositivo por defecto nos ha parecido bastante acertada, por lo que en principio creemos que es mejor no dar uso a la posibilidad más baja. Además, nos ha parecido muy positiva la forma en la que se reconoce en la aplicación que tienes abierta, ya que el cambio entre a utilizar el navegador de Internet o un juego se realiza de forma muy rápida y efectiva (y esto también tiene efectos positivos en lo que tiene que ver con el consumo de la batería).

Opinion de la pantalla del Redmi Note 10 5G

Pues hemos de decir que esperábamos un poquito más de la pantalla del Redmi Note 10 5G. Bien es cierto que el funcionamiento no es malo, ya que no hemos encontrado ningún apartado errático, y que también tiene detalles bastante positivos como por ejemplo un contraste que llega sin problemas a los 1500:1 (lo que permite un amplio espectro a la hora de mostrar imágenes en la pantalla), pero también tiene algunos peros como por ejemplo una gestión del brillo automático que es manifiestamente mejorable en ciertas condiciones. En definitiva, no vas a quedar decepcionado con este terminal, esa es la verdad.