Por lo general un Jailbreak consiste en explotar diferentes fallos de iOS hasta conseguir permisos de administrador en el sistema operativo de manera que podamos tener el control sobe todo, por ejemplo, para instalar aplicaciones no firmadas o para modificar diferentes aspectos del dispositivo que, por defecto, no podrían cambiarse.

Cada vez que se actualiza iOS Apple cierra los fallos de seguridad que se han utilizado y obligan a los desarrolladores a buscar nuevas formas de explotar el sistema y volver a conseguir ganar los permisos de root. Esto cada vez es más complicado y más peligroso ya que el número de aplicaciones maliciosas para iOS fuera de la tienda oficial es considerable.

Desde que se lanza una nueva versión de iOS hasta que se consigue el Jailbreak suele pasar bastante tiempo. Antes de conseguirlo generalmente suele aparecer una técnica intermedia llamada “Semi-Jailbreak” que permite instalar ciertas aplicaciones en el dispositivo sin brindar al usuario de los permisos de root.

Características del Semi-Jailbreak

  • Es un proceso seguro.
  • No necesitamos un ordenador para hacerlo.
  • Es totalmente reversible. En menos de un minuto podemos hacer que no quede rastro de él.
  • Las aplicaciones que podemos instalar están basadas en su mayoría en WebApps.
  • Podemos cambiar los temas de nuestro iPhone.

Qué no podemos hacer con este método

  • No podemos instalar aplicaciones o juegos como los que aparecen la versión de JB de Cydia o AppCake.
  • No tendremos permisos de root en el dispositivo.
  • No podemos disfrutar de aplicaciones de bajo nivel ni configuraciones disponibles para un Jailbreak completo.
  • Es un proyecto muy temprano, aún carece de un gran número de aplicaciones en la WebApp de Cydia y estas están bastante limitadas.

Cómo hacer un Semi-Jailbreak

Podemos hacer un Semi-Jailbreak a cualquier iPhone con una versión inferior a iOS 8.4 beta 1 simplemente accediendo al siguiente enlace con safari.

El proceso es muy sencillo y totalmente automático. Una vez abrimos la web anterior nos detectará nuestro dispositivo y la versión de iOS que estamos ejecutando. Aceptamos los términos que nos aparecen y comenzará la descarga de paquetes a nuestro iPhone.

Aceptamos los mensajes de advertencia que nos muestra Apple y esperamos a que se finalice el proceso. También es posible que tengamos que activar a mano el perfil de SemiJB para que se puedan ejecutar las aplicaciones no firmadas. Todo el proceso es prácticamente automático.

Semi-Jailbreak-iPhone-foto

Una vez finalice todo el proceso veremos un mensaje donde nos indica que todo ha finalizado sin inconvenientes. Ya tenemos nuestro iPhone con Semi-Jailbreak.

Todas las aplicaciones que instalemos podremos verlas desde el apartado Ajustes > General > Perfiles. Desde aquí también podemos eliminarlas y desaparecerán del dispositivo sin dejar rastro.

Semi-Jailbreak-iPhone-foto2

 

Como podemos ver este proceso es muy diferente y limitado en comparación al Jailbreak original. Por el momento con el Semi-Jailbreak sólo se pueden instalar principalmente WebApps que descarguemos desde la WebApp de Cydia que se instala durante el proceso y algunos temas (también desde dicha tienda) para modificar la apariencia de nuestro iPhone.

Para instalar aplicaciones completas, optimizaciones y herramientas avanzadas de bajo nivel debemos esperar a que salga el Jailbreak completo que por lo general suele tardar varios meses desde la publicación de la última versión de iOS.