Hacer Jailbreak a un iPhone puede brindarnos de una serie de características y aplicaciones que por defecto no podríamos disfrutar en el ecosistema de Apple, sin embargo también supone abrir una brecha de seguridad en nuestro dispositivo ya que el sistema queda abierto y con permisos totales, por lo que si no tenemos cuidado es posible que piratas informáticos o programadores poco éticos puedan tomar el control de nuestro móvil y de todos sus datos.

Siempre que se hace Jailbreak lo primero que debemos hacer es cambiar la clave por defecto del sistema a través de una conexión SSH. La clave que se configura por defecto es “alpine” y de permanecer activa es posible que cualquier usuario pueda conectarse de forma remota al dispositivo, consiga permisos de administrador y acceda a toda la información del mismo. También puede permitir a aplicaciones tomar los permisos de “root” utilizando dicha clave,

Si aún no hemos hecho Jailbreak antes debemos realizar el proceso e instalar Cydia desde la web de TaiG. Si ya lo hemos hecho simplemente debemos acceder a Cydia e instalar el servidor OpenSSH desde el repositorio Cydia/Telesphoreo.

openssh_ios_jailbreak

Esta aplicación no tiene icono, por lo que una vez instalada queda activada por defecto.

Lo siguiente que debemos hacer en nuestro iPhone es buscar la dirección IP. Para ello podemos abrir el menú de Ajustes > Wi-Fi y abrir la información de la red a la que estamos conectados o utilizar otras aplicaciones como Fing o el servidor DHCP del router para ver la reserva de IPs. Ver la IP desde los ajustes del iPhone es lo más sencillo y no tiene lugar a duda, por lo que recomendamos hacerlo así.

En nuestro iPhone no tenemos que hacer nada más. Lo único que nos queda por hacer es descargar un cliente SSH para nuestro ordenador (PuTTY, por ejemplo) y abrirlo.

iOS_cambiar_contrasena_jailbreak_foto_0

Aquí seleccionamos que queremos utilizar el protocolo SSH y en el apartado IP introducimos la IP de nuestro dispositivo. Pulsamos sobre “Open” y el programa intentará conectar con nuestro iPhone vía SSH.

Lo primero que nos pedirá será el usuario. Escribimos “root” (sin comillas). A continuación la contraseña de root, que como hemos dicho es “alpine”.

iOS_cambiar_contrasena_jailbreak_foto_1

Ya estaremos conectados a nuestro iPad a través de SSH. Lo que debemos hacer a continuación es teclear dos comandos:

  • passwd: Nos permite cambiar la contraseña de root.
  • passwd mobile: Nos permite modificar la contraseña de usuario de iOS.

Elegimos la nueva contraseña que queramos, la confirmamos y ya tendremos la clave de acceso por defecto modificada, impidiendo que usuarios no autorizados o aplicaciones sospechosas puedan tomar el control del dispositivo sin nuestro permiso.

iOS_cambiar_contrasena_jailbreak_foto_2

El SSH no es el único peligro del Jailbreak

Cambiando la contraseña de root evitaremos que usuarios o aplicaciones puedan pedir permisos de administrador utilizando “alpine” como clave, sin embargo esto no protege completamente nuestro iPhone.

Debemos tener en cuenta que si hacemos Jailbreak no podremos instalar las actualizaciones ni los parches que Apple publique para iOS por lo que es posible que puedan atacar nuestro dispositivo a través de Internet. También es posible que si descargamos aplicaciones de terceros que no sean de confianza estemos instalando malware o puertas traseras en iOS, cosa que desde la App Store no ocurre.

Para finalizar recordamos que también puede alterarse la estabilidad y el rendimiento y es posible que nuestro iOS no funcione como debería, o como lo haría si no tuviéramos hecho el Jailbreak.