La seguridad de las aplicaciones de Android se basa en los permisos, o las partes del sistema a las que la aplicación puede o no puede acceder. Gracias a estos permisos podemos delimitar el acceso de las aplicaciones a las distintas partes de nuestro smartphone, como a la cámara, el micrófono, a la red o al almacenamiento interno, entre otros muchos aspectos.

En el pasado, el único control que teníamos sobre los permisos era saber a qué podía acceder una aplicación antes de descargarla desde la Play Store, pero una vez instalada no podíamos modificar estos permisos salvo que tuviéramos permisos de root y utilizáramos una aplicación concreta. Con la llegada de Android 6.0 Marshmallow, todo lo relacionado con el tema de los permisos cambió, y ahora las aplicaciones nos deben pedir permiso para cada uno de los puntos a los que necesita acceder cuando realmente lo necesita, pudiendo gestionar todo el tema de permisos de forma mucho más dinámica.

Permisos Google Chrome Android

Además, Android también nos permite configurar fácilmente los permisos, habilitando los que queramos y deshabilitando todos los que no queramos darle al programa a nuestro gusto, fácilmente desde el menú de Ajustes de Android.

Con Android 8.0 Oreo, Google ha reestructurado el menú de Ajustes para hacerlo más sencillo y, además, ha incluido nuevas opciones y funciones en el sistema operativo para seguir ofreciendo a los usuarios más control sobre todo el sistema.

A continuación, os vamos a explicar cómo gestionar los permisos de las aplicaciones en Android 8.0 Oreo.

Cómo controlar los permisos que tienen nuestras aplicaciones en Android 8.0 Oreo

Para poder controlar y cambiar los permisos de las aplicaciones de Android 8.0 Oreo, lo primero que debemos hacer es acceder al menú de Ajustes de nuestro Android y, en él, abrir el apartado de “Aplicaciones y notificaciones“.

Ajustes Aplicaciones Android 8.0 Oreo

Dentro de este apartado veremos una serie de opciones relacionadas con las aplicaciones y las notificaciones de nuestro dispositivo. La primera de estas opciones, “Información de las aplicaciones“, nos mostrará todas las aplicaciones que tenemos instaladas en nuestro dispositivo.

Información de apps Android 8.0 Oreo

Pulsamos sobre esta opción y veremos la lista con todas ellas.

Lista apps instaladas Android 8.0 Oreo

El siguiente paso será buscar la aplicación para la que queremos cambiar los permisos en la lista. En nuestro caso, vamos a hacerlo con Google Chrome, por lo que seleccionaremos el navegador y veremos una ventana de información como la siguiente.

Información App Android 8.0 Oreo

Aquí, seleccionaremos la opción “Permisos” para ver todos los permisos de la aplicación.

Permisos Android 8.0 Oreo

Como podemos ver, todos estos permisos tienen un interruptor asociado a cada uno de ellos, simplemente activando o desactivando este interruptor vamos a poder controlar los permisos de la aplicación, permitiendo, o denegando, que pueda realizar ciertas tareas.

Otros parámetros de las aplicaciones que nos permite configurar Android 8.0 Oreo

Además de los permisos de las aplicaciones, desde el apartado de “Información de la aplicación” de Android 8.0 Oreo vamos a poder tener el control casi absoluto sobre las aplicaciones. De esta forma, por ejemplo, podemos detener o desinstalar/borrar/inhabilitar la aplicación en cuestión (útil si no la utilizamos y queremos ahorrar espacio), así como realizar algunas configuraciones adicionales, como controlar las notificaciones de la aplicación en el nuevo Android 8.0 Oreo.

También vamos a poder controlar el almacenamiento, el uso de datos, la memoria que consume (útil para identificar si puede ser culpable de hacer que nuestro ordenador vaya lento) y si queremos que abra determinados contenidos por defecto.

Android 8.0 Oreo soluciona, sin duda, uno de los mayores inconvenientes de este sistema operativo, el control que los usuarios tenían sobre las aplicaciones y sus datos. Ahora, finalmente, los usuarios pueden tener controladas todas las aplicaciones instaladas en sus dispositivos, a lo que pueden o no pueden acceder y a su repercusión sobre la batería y la memoria.