Sony Xperia M4 Aqua

Análisis a fondo del Sony Xperia M4 Aqua

Valoración: 7 de 10

Sello Movilzona 7El bombardeo en la gama media de producto, en lo que se refiere al sistema operativo Android, es constante (casi se puede considerar un martilleo). El caso es que todas las compañías buscan posicionarse lo mejor posible en esta, ya que cada vez son más los usuarios que se decantan por comprar un modelo que se sitúa en este segmento del mercado. Pues bien, hemos podido probar un nuevo dispositivo que pasa a formar parte de la larga lista de teléfonos de los que estamos hablando, el Sony Xperia M4 Aqua.

Lo cierto es que este es un modelo que apuesta por algunos elementos que le hacen diferente a los dispositivos que hay actualmente en el mercado. Un claro ejemplo de lo que decimos es la compatibilidad con la protección IP68, que permite que el Sony Xperia M4 Aqua sea resistente al agua y polvo. Ciertamente esto es algo que pocas veces se ve en modelos de gama media, y si se tiene en cuenta que su precio se sitúa en unos 275 euros, es de agradecer la inclusión realizada por la compañía japonesa.

Imagen del Sony Xperia M4 Aqua

Eso sí, como iremos desgranando en el análisis hay algunos factores que no son tan positivos y que se deben revisar con atención en este Sony Xperia M4 Aqua. Sin más, comenzamos a comentar la experiencia de uso que hemos obtenido con este modelo que llega para competir en el mercado con otros como por ejemplo el Alcatel Idol 3, lo que se debe a los componentes que son parte de su hardware principal (procesador y RAM).

Diseño y usabilidad

Evidentemente esto es lo primero que se aprecia cuando se saca el teléfono de la caja. Por un lado hay que decir que estamos ante un modelo manejable, ya que su pantalla de 5 pulgadas permite utilizar el Sony Xperia M4 Aqua con una mano sin grandes problemas. Eso sí, los marcos de la pantalla son algo grandes y los botones laterales ofrecen una resistencia mucho más fuerte de lo habitual (por lo que se deben presionar con bastante fuerza). No es un problema, pero sí que sorprende.

Trasera del Sony Xperia M4 Aqua

Por cierto, hay que indicar que todos los botones están en el lateral derecho, incluido el de acceso directo a la cámara. Aquí también el espacio para la tarjeta SIM, que tiene una tapa, por lo que casi en todos los lados de este lugar donde se mira hay algún elemento. En el lado izquierdo queda la ranura para las tarjetas mciroSD –completamente esenciales como comentaremos luego- y el puerto USB, que no está protegido y que soporta sin problemas el agua. Esto se agradece ya que al recargar el Sony Xperia M4 Aqua no hay que andar manipulando tapa alguna.

El diseño es claramente reconocible, ya que mantienen las líneas Omnibalance con las características esquinas redondeadas, acabados muy rectos en los laterales, y un botón de encendido redondo y de unas dimensiones llamativas. El material de fabricación es plástico, lógico si se tiene en cuenta el precio del Sony Xperia M4 Aqua, pero es bastante atractivo si se compara con modelos como por ejemplo el Motorola Moto G. Por cierto, los bordes de la parte trasera “rompen” de forma brusca, mucho más que los delanteros, lo que da sensación de una integración mejorable y puede que sea un lugar que sufra de forma clara en los impactos.

Lateral Sony Xperia M4 Aqua

El uso y manipulación es bastante bueno, ya que resulta ergonómico y permite que no se canse la mano al manipular el Sony Xperia M4 Aqua. A esto favorece por un lado el grosor del teléfono, que es de sólo 7,2 milímetros, y que el peso se queda en 136 gramos, y bastante bien repartido, todo hay que decirlo. El caso es que el aspecto del dispositivo es bueno, atractivo y con sensación de uniformidad (no es posible acceder a la batería, algo que no es ya una sorpresa en los modelos de esta compañía)

Hardware y rendimiento

En este apartado la elección realizada por el fabricante es la inclusión de un procesador Snapdragon 615 y una RAM de 2 GB. La combinación sobre el papel es más que adecuada para que se ejecuten sin problemas todo tipo de aplicaciones, incluidos los juegos en tres dimensiones. Esto lo comprobamos y ninguno de los títulos se cerró por falta de potencia. En definitiva, no hay problema en poderlo utilizar en el día a día… pero hay matices.

Resultado en Basemark del Sony Xperia M4 Aqua

El procesador de ocho núcleos a 1,5 GHz hemos comprobado en otros modelos que es más que solvente (y nosotros no hemos detectado problema alguno con el sobrecalentamiento), además, 2 GB son una cantidad más que suficiente para que no se detecten algunos tirones (“lag”) cuando se somete a estrés al dispositivo. No es que sea una barbaridad, pero es evidente que se traba el Sony Xperia M4 Aqua. La razón parece claramente deberse a la personalización de Android Lollipop, ya que en los benchmark sintéticos, que dejamos a continuación, los resultados están al nivel que se espera (por lo tanto, hay que esperar que desde Sony solucionen esto).

La autonomía es uno de los mejores detalles de este Sony Xperia M4 Aqua, ya que conseguir un día y medio de uso sin tener que recargar es algo completamente habitual. El uso que le dimos fue intenso, pero no extremo, para de esta forma poder simular correctamente lo que será normal. De esta forma, la batería de 2.400 mAh forma un buen conjunto con el procesador y la pantalla. Además, las opciones de ahorro integradas funcionan perfectamente. Aquí sí que destaca el teléfono. Por cierto, si se ve de forma continuada una película, es posible estar con el terminal encendido por más de cinco horas sin problemas.

Autonomía del Sony Xperia M4 Aqua

Antes de finalizar este apartado, hay que mencionar el almacenamiento interno del Sony Xperia M4 Aqua. El modelo que analizamos dispone de 8 GB, pero existe una variante con dieciséis. Lo cierto es que nada más comenzar a utilizar el terminal comprobamos que el espacio libre que ofrece es de sólo 2 “gigas” (debido en gran parte por el abuso en la inclusión de aplicaciones en el dispositivo de forma nativa), lo que es realmente sorprendente y a poco que se instalen algunas aplicaciones y se almacene música, la única opción posible para solventar el quedarse sin espacio es utilizar una tarjeta microSD -que se convierte en toda una obligación y necesidad en utilizarlas-. Esto es un detalle malo, que se debe solucionar ya que en nuestro caso pasamos de la sorpresa a la decepción, y hace que el modelo de 16 GB gane muchos enteros, aunque es algo más caro y cuesta unos 300 euros.

La experiencia de uso no es mala, pero debido a los problemas de “lag” detectados no es todo lo buena que debería si se tiene en cuenta su hardware. Así, por ejemplo, cuando utilizamos el Alcatel Idol 3 la sensación es de mayor fluidez y “poderío”. Tiene solución, y habrá que conocer cuando se ejecuta.

Pantalla

El panel integrado es de 5 pulgadas tipo IPS, lo que favorece su manejo, y la resolución se queda en los 720p. De esta forma la densidad de píxeles es de 294 ppp, que no está mal pero no es una barbaridad. Hay que decir que la definición que ofrece la pantalla es buena tanto con o sin zoom, por lo que en este apartado no hay queja alguna.

Pantalla del Sony Xperia M4 Aqua

Lo que sí nos gustó es el brillo, ya que es potente (más de 700 nits) y se regula con solvencia. Esto permite que en exteriores su visualización sea más que buena, lo que es de agradecer. Por cierto, los ángulos de visión son excelentes, de lo mejor que hay en la gama media de producto en estos momentos. En lo referente a la reproducción de color, este es bueno, y no se ven pasteleados en ningún momento, además no encontramos tendencias excesivas a los colores cálidos ni fríos. Buen trabajo el de Sony.

Por cierto, la respuesta táctil es perfecta, donde nos sorprendió incluso la precisión a la hora de arrastrar objetos en la pantalla. Como es habitual en los modelos de este fabricante, el panel incluye protección frente a los golpes y ralladuras, y en el periodo en el que probamos el dispositivo comprobamos que su función se realiza sin problemas, incluso cuando se lleva en el bolsillo con monedas.

Cámara

La resolución del sensor del componente principal está en línea con lo que ahora es habitual en los modelos avanzados de la gama media: 13 megapíxeles (el frontal ofrece 5 Mpx, suficiente pero que no es especialmente destacable). El caso es que sobre el papel no se debe tener problema para conseguir buenas fotografías.

Cámara del Sony Xperia M4 Aqua

Y así en condiciones de buena iluminación, la precisión es adecuada y el detalle correcto, pero quizá algo inferior al que permiten dispositivos que compiten frente al Sony Xperia M4 Aqua (cierto ruido en los colores más brillantes se aprecia). Además, al utilizar el zoom al máximo la distorsión es realmente evidente.

Zoom con el Sony Xperia M4 Aqua

Si la luz es baja, los resultados empeoran bastante, en especial el rango dinámico es manifiestamente mejorable, y las distorsiones de los contrastes es clara. La verdad es que esto es sorprendente, ya que se puede esperar que la calidad sea mejor en un modelo que integra un sensor que ha demostrado su capacidad en varias ocasiones (el post-procesado tampoco ayuda, eso sí). Por el contrario, la potencia del flash es buena y la integración del sensor en la carcasa es destacable.

Al grabar encontramos los mismos problemas y confirmamos algo: el autoenfoque no es precisamente el más rápido del mundo. Ya sea con buena luz o con baja luminosidad, se tarda más de lo esperado en conseguir que la imagen se ajuste. Este es un ejemplo de un vídeo conseguido con el Sony Xperia M4 Aqua:

Antes de finalizar, hay que decir que la aplicación Cámara es la habitual de Sony, que incluye opciones destacables como la configuración manual y una amplia opción de modos que son de agradecer. Aquí, como siempre, sí que convence la compañía japonesa.

Conclusión

Este Sony Xperia M4 Aqua es un modelo que tiene opciones interesantes, como la protección frente al agua y polvo con un precio que no es una barbaridad. Además, su autonomía es destacable y el diseño no desentona y no tiene nada que envidiar al que tienen los modelos más destacados de la gama media. En cuanto al hardware, este es, cuando menos, correcto.

Pero hay cosas que se deben solucionar en este teléfono, como por ejemplo el espacio de almacenamiento que deja libre  para el usuario, sorprendentemente reducido, y que el funcionamiento manifiesta un “lag” muy evidente. Además, la cámara puede ser aprovechada mucho mejor, por lo que hay mimbres para obtener un modelo solvente, pero para ello se deben mejorar muchos apartados y veremos si esto sucede (y cuando, claro).

A favor:

  • Protección frete al agua y polvo
  • Amplia autonomía
  • Correcto acabado

En contra:

  • La capa de software necesita una revisión
  • La cámara es mucho más aprovechable
  • El espacio de almacenamiento libre es muy bajo

Fotos del producto:

Puntuación del Sony Xperia M4 Aqua