Sony SmartWatch 3

Análisis a fondo del Sony SmartWatch 3

Valoración: 7,5 de 10

Sello Movilzona 7Hemos probado el Sony SmartWatch 3, uno de los relojes inteligentes más interesantes que existen en la actualidad que utilizan el sistema operativo Android Wear. Lo cierto es que esta es una evolución esperada de la compañía japonesa que, finalmente, se decanta por el uso del desarrollo de Google dejando de lado su propio trabajo (que se incluía en el Sony SmartWatch 2, por ejemplo).

La verdad es que este modelo tiene muy poco que envidiar al resto de los accesorios que hay en el mercado, ya que en dimensiones de pantalla y componentes no desentona y se sitúa sin problemas entre los mejores del mercado. Además, y como indicaremos luego, ofrece detalles tan atractivos como la posibilidad de realizar la recarga mediante el uso de un puerto microUSB (el mismo que se incluye en los teléfonos actuales).

Imagen frontal del Sony SmartWatch 3

Este Sony SmartWatch 3 incluye una pantalla con forma rectangular de 1,6 pulgadas y resolución de 320 x 320 que es similar a la de muchos modelos que hay en el mercado, por lo que no compite en el mismo segmento que el LG Watch G R, que dispone de un panel redondo. El caso es que a pesar de ser diferente a este último modelo indicado (y también al Motorola Moto 360), el atractivo de este accesorio wearable es innegable.

Primeras impresiones

Como es lógico, lo primero que valoramos en el Sony SmartWatch 3 es su aspecto. Y, la verdad, es que es llamativo. Esto lo decimos debido a que los bordes de la pantalla se integran a la perfección con la correa (de tipo pulsera) que se incluye en el smartwatch. Por cierto, que esta es de acabado “gomoso” -aunque hay modelos metálicos- y que tiene la particularidad de permitir quitar la esfera del reloj para poder utilizarlo en otra.

Imagen lateral del Sony SmartWatch 3

Por un lado esto es positivo y hay que reconocerle a Sony que ha realizado un excelente  trabajo en el acabado ya que las inserciones son sencillas. Y, también, el sistema de cerrado de la pulsera tipo clic es sencillo de utilizar. Eso sí, hay que decir que el sistema de anclaje es propietario del fabricante, por lo que limita sus opciones de uso.

Por lo demás, y reconociendo de nuevo el buen acabado de la pantalla del Sony SmartZonatWatch 3, hay que decir que el smartwatch incluye un botón de control, que tiene una funcionalidad limitada (como por ejemplo el encender y apagar la pantalla), algo que es común a todos los modelos con Android Wear. Adicionalmente, hay dos detalles a destacar: el primero es que no se incluye cargador inalámbrico alguno, ya que la opción es el uso de un cable USB (el mismo que se utiliza para recargar el teléfono) y, además, que no encontrarás en la parte interior del reloj inteligente un sensor para medir el ritmo cardiaco, algo que limita en parte sus funcionalidades como ya indicaremos.

Puerto USB del Sony SmartWatch 3

En definitiva, que la primera sensación que se tiene al ver el Sony SmartWatch 3 es de un teléfono de calidad, llamativo pero no en exceso. Comparándolo con el resto de modelos del mercado, hay que decir que no resulta tan deportivo como el G Watch R de LG pero no desentona con los Gear de Samsung, por poner un ejemplo.

Uso del Sony SmartWatch 3

Hay que decir que antes de comenzar a utilizar el reloj inteligente revisamos sus especificaciones hardware más importantes. En ellas encontramos un procesador Snapdragon 400 de cuatro núcleos a 1,2 GHz y 512 MB de RAM. Además, el almacenamiento interno, donde se puede guardar música para usarla en modo local, es de 4 GB. Es decir, que clava las especificaciones del G Watch R y no desentona con cualquier otro modelo actual.

Imagen del Sony SmartWatch 3 desmontado

El sistema operativo es Android Wear, como ya hemos indicado (por cierto, nada más comenzar a utilizar el Sony SmartWatch 3 hay que instalar una actualización del firmware importante), sin personalización alguna. En cuanto a su utilización, para sacarle partido es necesario sincronizarlo con un teléfono vía Bluetooth (dispone de NFC, por lo que el proceso es mucho más sencillo). Es decir, que no difiere en exceso de lo que es habitual.

Lo cierto es que la fluidez es la nota predominante y la ejecución de acciones, como por ejemplo las órdenes de voz o el control de las notificaciones funcionan a la perfección. No hay queja y la sensación que se tiene es que el Sony SmartWatch 3 es muy capaz de “mover” cualquier desarrollo que se desee usar con él. En nuestra experiencia, está al mismo nivel que el LG G Watch R.

Botón lateral del Sony SmartWatch 3

En lo referente a la autonomía, hay que decir que en nuestras pruebas conseguimos utilizar el Sony SmartWatch 3 más de un día y medio sin necesidad de recargarlo (incluso, si el uso no es intensivo puede llegar a las dos, y siempre con la pantalla activa). Esto lo sitúa como uno de los mejores en su segmento con su batería de 420 mAh y, lo cierto, es que con la solvencia a la hora de trabajar, quizá un SoC Snapdragon 200 hubiera sido una opción muy adecuada que seguiría dotando de potencia al dispositivo y aumentaría el tiempo de uso continuado.

GPS: buen detalle… pero mejorable

Hay un detalle que nos gustó mucho del Sony SmartWatch 3: incluye GPS integrado, lo que permite usarlo de forma impediente del teléfono al que se sincroniza para, por ejemplo, utilizar herramientas para recoger información al hacer deporte -evidentemente, su uso continuado reduce la autonomía en hasta un 15 o 20%-. Este es un detalle interesante que le hace diferente. Eso sí, llama la atención que al permitir el reconocimiento de ubicación en el propio reloj inteligente, no se incluya el sensor de ritmo cardiaco. Además, se tarda algo más de lo esperado a la hora de establecer el lugar donde se está y correspondiente seguimiento.

Un detalle a comentar en este apartado es que no todas las aplicaciones de control del ejercicio físico con compatibles con el GPS del Sony SmartWatch 3. Un ejemplo de las que sí dan soporte son My Tracks de Google y Runkeeper. Pero, otras muchas como por ejemplo Endomondo no son de la partida por el momento.

Correa del Sony SmartWatch 3

Hay otro factor que potencia el uso deportivo de este modelo: la compatibilidad con el estándar IP68. Este le permite resistir polvo y agua sin problemas (no es sumergible a grandes profundidades, pero si se moja no hay problema alguno). Nosotros lo hemos probado al ducharnos y, lo cierto, es que el Sony SmartWatch 3 no se ha resentido en ningún momento.

Pantalla

Aquí hay que decir que la calidad de esta es bastante buena y, la verdad, es que en ella se muestra la información de forma eficaz. Además, se ve muy bien en exteriores y con unos ángulos de visión realmente buenos. Eso sí, en ocasiones nos costó algo más de lo esperado la respuesta al pulsarla para que se active completamente (esto no es algo grave y uno se acostumbre rápidamente a la forma de trabajar con ella).

Detalle de la pantalla del Sony SmartWatch 3

Por cierto, que el panel es tipo “siempre activo”, por lo que constantemente se muestra la hora en él, sin que esto repercuta especialmente en el consumo de energía. Un detalle a valorar que resulta positivo y que evita tener que activar el smartwatch completamente para saber qué hora es.

Conclusión

Lo cierto es que el Sony SmartWatch 3 es un modelo muy solvente. Ofrece un hardware de calidad, que no tiene problemas a la hora de ejecutar cualquier tipo de aplicación que se desee y, además, ofrece algunos detalles diferenciales. Los dos que más nos han gustado son la inclusión de GPS integrado y que la recarga se realiza mediante el uso de un puerto microUSB. Además, su autonomía es de lo mejor que hemos visto a día de hoy en un reloj inteligente.

Aplicación Android Wear sincronizada con el Sony SmartWatch 3

Eso sí, tiene algunos detalles a mejorar, como por ejemplo que no disponga de sensor de reconocimiento de ritmo cardiaco y, también, que su correa sea de diseño propietario, algo que reduce sus posibilidades de cambio. El caso es que Android Wear funciona a la perfección en el Sony SmartWatch 3 y, además, incluye una buena cantidad de pantallas diferentes que están muy bien.

A favor:

  • Incluye GPS integrado
  • Recarga mediante puerto microUSB
  • Muy buen rendimiento y autonomía

En contra:

  • No dispone de sensor de ritmo cardiaco
  • Correas propietarias

Fotos del producto:


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

Sin opiniones