Samsung Gear S3

Análisis del Samsung Gear S3

Valoración: 9 de 10

Sello MovilZonaYa hemos podido probar el nuevo Samsung Gear S3, uno de los mejores relojes inteligentes que se han lanzado en el año 2016 sino es el más destacado. Este nuevo dispositivo de la compañía coreana llega con cambios interesantes en casi todos los aspectos, como por ejemplo el diseño o el hardware, y lo cierto es que supone un paso más para seguir siendo “punta de lanza” en un segmento del mercado donde esta compañía llegó cuando no muchos apostaban por él.

La primera sensación que nos ha dejado el análisis del Samsung Gear S3 es que el objetivo en esta ocasión es más masculino que nunca. Las razones son que se han aumentado las dimensiones de la pantalla que se integra, por lo que hablamos de un smartwatch más grande que el Gear S2 y, de esta forma, encaja más con la muñeca de hombres que de mujeres (sin que esto tenga que hacer que no sea un accesorio que funciona perfectamente con cualquier usuario).

Smartwatch Samsung Gear S3

Antes de nada hay que decir que son dos las versiones que existen del nuevo reloj inteligente, las denominadas Classic, con acabado metálico más sobrio, y la Frontier, que es más deportiva y lo demuestra su pulsera de goma. En el análisis del Samsung Gear S3 que hemos hecho el modelo utilizado es el segundo, y apenas hay diferencias más allá del diseño que hemos comentado. Por lo tanto, lo que hemos conocido del smartwatch es válido de forma general.

Diseño del Samsung Gear S3

Como ya hemos dicho el dispositivo llega con unas dimensiones mayores, lo que hace que sea menos sencillo el manejo en el día a día, como por ejemplo a la hora de retirar la manga de una camisa para ver la pantalla. Esto no quiere decir que sea incómodo, ni mucho menos, pero lo cierto es que el Gear S2 era algo más manejable. De todas forma, que el panel pase a ser de 1,3 pulgadas (0,1 más) no supone una penalización muy grande más allá que los usuarios les resulte más o menos atractivo lo que ocupa.

Hebilla del Samsung Gear S3

 

Estéticamente, como hemos visto en el análisis del Samsung Gear S3, el accesorio es de lo más llamativo con su acabado en acero inoxidable que le permite pesar menos de lo que se cree en un principio. El color negro del modelo analizado es acertado ya que le hace ser “ponible” en todas las ocasiones y la pulsera con un  cierre clásico de hebilla que sujeta a la perfección y es mejor que en otros muchos modelos que hay en el mercado.

Se mantienen los botones laterales con acabados diferentes al resto de la corona  (derecha) de control de algunas acciones. El superior permite volver atrás de forma directa, mientras que el inferior manda a la pantalla inicial. La verdad, es que resultan de los más útiles y, al estar aplastados (en la versión Classic son diferentes y prominentes) no molestan nada al hacer deporte, todo lo contrario.

Pantalla del Samsung Gear S3

Sigue existiendo el bisel giratorio para controlar acciones en el smartwatch. Y, lo cierto, es que es una delicia su uso por preciso, cómodo y útil. No hemos detectado ningún fallo en su manejo ni en el apartado físico (holguras o malos giros), por lo que en el análisis del Samsung Gear S3 todo lo que podemos decir de este elemento integrado en el modelo anterior de esta gama de producto es bueno. Sin duda, la experiencia de uso en nuestra opción es mejor que la que ofrece el Apple Watch y su corona.

Al llevarlo puesto hemos comprobado en el análisis del Samsung Gear S3 que no es nada molesto y que, por lo tanto, se ha trabajado bien la ergonomía. Por lo tanto, se ha avanzado claramente en un dispositivo que incluye una gran cantidad de sensores y que, por ello, es funcional para gran cantidad de usos y que es cómodo (y se aprende a utilizar en apenas cinco minutos).

Opciones del Samsung Gear S3

Pantalla y autonomía, aciertos claros

El panel que se integra en el dispositivo es tipo SuperAMOLED de 1,3 pulgadas y, lo cierto, es que se ve realmente bien. Como es lógico pensar los negros son extremadamente puros, lo que se agradece a la hora de utilizar ciertos watchfaces (y ahorra energía, por cierto). El brillo, potente, ofrece una buena visualización en exteriores. Eso sí, la resolución se mantiene en 360 x 360 (278 ppp), por lo que los puntos se ven un poco más -algo que se ha intentado corregir con la inclusión de antialiasing -o corrección de bordes- con un éxito no especialmente grande.

Como hemos comprobado en el análisis del Samsung Gear S3, este componente no sufre problema alguno con el contacto del agua al incluir el dispositivo compatibilidad IP68 lo que es todo un acierto para salir a realizar prácticas deportivas o estar en la piscina sin miedo a las salpicaduras o caídas esporádicas. Nadar con el smartwatch, nada de nada. El caso, es que la protección cumple con lo que promete sin problemas.

En lo que tiene que ver con la autonomía, se ha aprovechado para aumentar la carga de la batería ya que, el aumento de dimensiones y el uso de componentes con mayor amperaje posibilitan esto. Ahora se alcanza los 380 mAh (en Gear S2 dispone de 250). El caso es que llegar a un par de días de uso normal es más que viable, y si no se es muy exigente un poco más tampoco es una quimera. Eso sí, si se hace deporte de forma activa o se da uso de forma continuada de la conectividad WiFi, los tiempos se reducen -debido a la activación del GPS en el primero de los casos y a la búsqueda de redes en el segundo-.

Trasera del Samsung Gear S3

La recarga se realiza por inducción con un accesorio que se incluye con el smartwatch. Utiliza puerto microUSB y, evidentemente, es algo que se tiene que llevar si se sale de viaje y una pequeña atadura. Eso sí, como hemos comprobado en el análisis del Samsung Gear S3 este modelo puede utilizar el propio del Gear S2, lo que para algún usuario puede resultar de bastante utilidad.

Funcionamiento y software del Samsung Gear S3

Al dar uso al accesorio en el análisis del Samsung Gear S3 lo cierto es que hemos descubierto un dispositivo que funciona de forma muy efectiva y que no ofrece fallos de cuelgues o retardos importantes. Evidentemente el hardware de procesador Exynos de 1 GHz y dos núcleos con 768 MB de RAM son más que suficientes. Además, Tizen, el sistema operativo que utiliza el producto, se muestra poco agresivo con los recursos y, esto, se nota.

Por cierto, que en lo que tiene que ver con el sistema operativo Tizen hay que mencionar que se va avanzando en la llegada de aplicaciones importantes (como notificador el Samsung Gear S3 es realmente excelente), pero se deben seguir dando pasos para que la oferta existente incluya más desarrollos de uso potente, como por ejemplo lo ya hecho con Spotify.

Opciones de uso del Samsung Gear S3

El caso es que las sensaciones son excelentes, incluso haciendo deporte el funcionamiento en conjunto que hemos obtenido en el análisis del Samsung Gear S3 son inmejorables. Buenas medidas a la hora de reconocer el deporte realizado, así como el tipo, notificaciones rápidas -que llegan también al teléfono, por cierto- y la sensación que se tiene es de un dispositivo que va “sobrado”. Y, encima, la comunicación con los smartphones es perfecta en Android, por lo que se avanza en una potencial cuota de mercado.

El sensor que reconoce el ritmo cardíaco funciona de forma excelente, y darle uso es algo que se puede incluso automatizar. Eso sí, creemos que la respuesta a las notificaciones debe mejorarse. Y no lo decimos por los emojis disponibles o el uso del teclado integrado en pantalla, sino por el reconocimiento de voz. En los modelos Android Wear, por poner un ejemplo, que hemos probado el proceso se comprueba más concreto y exacto, por lo que aquí hay un apartado donde se puede mejorar el smartwatch como hemos visto en el análisis del Samsung Gear S3.

Aplicaciones del Samsung Gear S3

Conclusión

Sin duda alguna este es el smartwatch que más nos ha gustado de los que hemos probado en este año 2016. Un modelo atractivo, quizá algo grande lo que le hace encajar mejor en los hombres pero que tiene un acabado premium muy claro. Su funcionamiento es rápido y eficiente, y como acompañante a la hora de hacer deporte es un accesorio excelente. El trabajo realizado es bastante bueno en todos los ámbitos incluido el de la autonomía.

Bisel de Samsung Gear S3

Eso sí, hay opciones de mejora, como el reconocimiento de voz o que algunas aplicaciones para Tizen todavía no son de la partida. El caso, es que en el análisis del Samsung Gear S3 hemos descubierto un accesorio completo, con un bisel útil y efectivo, y que además ofrece opciones de uso individual al integrar GPS.

Lo mejor

  • Autonomía bastante destacable
  • Buen funcionamiento en general
  • El bisel rotatorio es muy eficiente y útil

Lo peor

  • Es algo grande
  • Reconocimiento de voz mejorable

Puntuación del Samsung Gear S3


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.