Samsung Gear S2

Análisis a fondo del Samsung Gear S2

Valoración: 9 de 10

Sello 9El primer reloj inteligente de Samsung con pantalla circular era esperado desde hace bastante tiempo y, por fin, en MovilZona hemos podido probarlo. El modelo en cuestión llega con novedades que son muy importantes, como por ejemplo una compatibilidad mayor que sus antecesores (lo que es muy positivo), y, además, su diseño es realmente llamativo e incluso, podría decirse que impresionante como se comprobará a lo largo de esta prueba del Samsung Galaxy Gear S2.

Lo cierto es que el aspecto del nuevo reloj inteligente de la compañía coreana es muy diferente a los anteriores modelos que esta había lanzado al mercado. Su diseño deja las líneas rectas para ser mucho más suave y redondeado en todos sus apartados (incluidos los botones laterales, que son ovalados). El caso es que independientemente de la variante del Samsung Galaxy Gear S2 que se tenga entre las manos, está claro que esta nueva generación de smartwatch es mucho “más reloj”, por lo que no desentona con los que habitualmente se pueden ver en los escaparates de las joyerías.

Smartwatch Samsung Galaxy Gear S2

En lo referente a la compatibilidad, de la que hablaremos más adelante, hay que decir que el paso dado por Samsung con este accesorio es definitivo, ya que rompe con las barreras proteccionistas del pasado y ahora es posible utilizar el Samsung Galaxy Gear S2 tanto con sus propios teléfonos como con otros con Android. De esta forma, su mercado potencial aumenta de forma exponencial y, esto, es muy importante para una gama de producto que está destinada a crecer sí o sí en poco tiempo. Y, todo esto, sin dejar de lado Tizen, el sistema operativo propietario de la compañía y que se demuestra eficaz y solvente (algo que siempre ha sido en lo que se refiere al funcionamiento de los dispositivos que lo integran).

Aspecto del smartwatch

El Samsung Galaxy Gear S2 es un reloj inteligente bonito, al menos en nuestra opinión. No es muy grande ni excesivamente pequeño, por lo que encaja en la muñeca de la inmensa mayoría de los usuarios. Y, esto, resulta crucial para que entre por la vista y no se descarte de forma automática. Además, la apuesta del diseño es desenfadada, con un claro toque deportivo pero sin pasarse. No deja de ser elegante, pero lo cierto es que en la compañía coreana han conseguido dar con el punto exacto para que encaje en cualquier situación y necesidad.

Lo primero que se ve nada más sacar de la caja el Samsung Galaxy Gear S2 es su pantalla circular que está rodeada por un bisel giratorio que es totalmente efectivo y que funciona con una solvencia y presión perfectas. Tal cual. Aparte, en el lateral del reloj existen dos botones de acción con funcionalidades específicas -Inicio y Atrás, además de mandar un mensaje GPS de socorro si se pulsa tres veces el de abajo- que se agradecen para, por ejemplo, no tener que retirar la manga de la camisa para ejecutar acciones. Nada de logotipos ni de elementos adicionales que rompan las líneas, lo que creemos que es positivo.

Reloj Samsung Galaxy Gear S2 de lado

Las correas son siempre algo a comentar en los smartwatch, y en el caso del Samsung Galaxy Gear S2 hay que decir que estas son propietarias de la propia compañía. No tanto por los posibles materiales de fabricación, que en nuestro caso es goma, sino por el engarce que utiliza que no es el habitual en un reloj “tradicional”. En cuanto a la sujeción, las trabillas son de cierre con punta, por lo que es perfecta y se adapta sin problemas a la muñeca del usuario.

No hay que dejar de mencionar que la esfera tiene un acabado pulido muy destacable, que da una sensación de continuidad muy llamativa. Esta se ha fabricado en aluminio, lo que favorece que el peso del Samsung Galaxy Gear S2 se quede en sólo 47 gramos (sus dimensiones son de 42,3 x 49,8 x 11,4 milímetros en la versión que hemos analizado). La resistencia al agua (compatible con el estándar IP 68) está presente y en la parte inferior del reloj se encuentra el ya habitual sensor cardíaco que permite conocer en todo momento las pulsaciones que se tienen.

Sensor cardíaco del Samsung Galaxy Gear S2

Pantalla y bisel, una buena combinación

La pantalla del Samsung Galaxy Gear S2 es tipo AMLED -PenTile-, lo que actualmente ya suele ser sinónimo de calidad. Y, en esta ocasión, lo indicado se mantiene. En lo que se refiere a sus dimensiones, estas son de 1,2 pulgadas, que se ha demostrado como una medida adecuada para la manipulación de lo que en ella aparece sin que el aspecto del reloj sea excesivamente grande.

La resolución es de 360 x 360 (320 ppp), por lo que supera en densidad de píxeles a su competencia más directa en el mercado. La calidad de imagen es más que suficiente para lo que se necesita y lo cierto es que los colores son vivos y bien definidos. El brillo es potente, lo que se agradece bastante en exteriores y hay que decir que la protección Gorilla Glass 3 es de la partida, lo que es un seguro de vida para evitar ralladuras (si fuera la cuarta versión la elegida de esta protección, la tranquilidad sería mayor). Por cierto, los ángulos de visión son buenos, pero aquí todavía se puede mejorar un poco.

Pantalla del Samsung Galaxy Gear S2

Un detalle a comentar es que se incluye la opción de pantalla siempre encendida, lo que muestra información en este componente de forma constante pero en blancos y negros, por lo que el consumo no es una barbaridad (recordamos que hablamos de una pantalla AMOLED) y, por lo tanto, este es un detalle que se agradece y que ya está presente en otros dispositivos, como por ejemplo los que utilizan Android Wear. Aparte, el sensor de luminosidad, integrado en el propio panel, funciona perfectamente.

Junto con la pantalla, en la parte exterior de esta hay un bisel rotatorio que es uno de los elementos diferenciales del Samsung Galaxy Gear S2 frente a otros smartwatch. Este es completamente móvil y se manipula realmente bien, quizá el acabado tan pulido hace que en ocasiones escurra un poco (pero con algo de práctica esto se solventa rápidamente). El control de las opciones y el sistema operativo que se consigue con él es sorprendentemente bueno, con facilidad a la hora de localizar opciones y de seleccionarlas. En esto favorece mucho lo bien estructurado que esta Tizen en esta ocasión (ha mejorado de forma muy clara, como comentaremos).

Panel del Samsung Galaxy Gear S2

El caso es que el bisel es muy preciso, incluso en los menús, y acaba siendo un elemento de uso esencial en el día a día. Esto es por lo tanto un acierto por parte de Samsung que ha conseguido una integración perfecta  en el uso con un manejo muy sencillo. Un aplauso, sin duda, ya que esta ha sido una sorpresa muy positiva y que habla muy bien del trabajo de diseño y desarrollo realizado.

Hardware y experiencia de uso

El Samsung Galaxy Gear S2 es un modelo que no se sale de lo habitual en lo que se refiere a los componentes que se incluyen por norma en los smartwatch actuales. Es decir, que la RAM es de 512 MB y el almacenamiento de cuatro “gigas”. A esto se le suma un procesador de doble núcleo que funciona a 1 GHz que se muestra capaz con todos los trabajos que se realizan con el reloj inteligente. Es decir, que no destaca aquí pero para nada desentona.

Base de carga del Samsung Galaxy Gear S2

El caso es que al utilizar el dispositivo no encontramos retardo alguno en su uso, ya sea con la pantalla táctil o con el bisel giratorio. Además, aplicaciones algo más exigentes como la de Mapas (basada en tecnología de HERE) se ejecutan con fluidez. Por lo tanto la experiencia de uso es muy buena y se tiene la sensación de estar ante un modelo que funciona a la perfección y que es potente.

Además, de nuevo hay que decir que el funcionamiento de Tizen es destacable, mostrando opciones de forma adecuada y estructurada. Se nota que está perfectamente optimizado y que las ejecuciones son muy rápidas. Nos ha gustado mucho el sistema operativo, la verdad.

Botones del Samsung Galaxy Gear S2

La conectividad es amplia, con opciones como WiFi, lo que es todo un acierto, y Bluetooth (4.1 LE) que permite la sincronización con los dispositivos Android. Aquí hemos de decir que la combinación con terminales de la propia compañía coreana es perfecta. Con los de otros fabricantes no va nada mal el Samsung Galaxy Gear S2, pero en ocasiones con estos se pierde la conexión entre ambos dispositivos y se tarda en recuperar aunque se fuerce con la aplicación Gear (que se descarga en Play Store y que mantiene el habitual diseño que ha tenido desde su lanzamiento con los primeros smartwatch de los coreanos).

Por cierto, que se incluye también NFC, lo que tiene de positivo que se pueda combinar con sistema de pago como Samsung Pay. Esto potencia la utilidad del smartwatch y lo cierto es que es realmente interesante que sea posible en un futuro cercano en España que se pueda pagar en las tiendas simplemente con acercar el Samsung Galaxy Gear S2 a un terminal de pago.

Fotografías del Samsung Galaxy Gear S2

Autonomía: se avanza

La batería que se incluye en el Samsung Galaxy Gear S2 es de 250 mAh y, lo cierto, es que ofrece un tiempo de uso correcto si se compara con otros modelos del mercado, ya que llegar a los dos días es más que posible (y hablamos de un uso bastante intensivo). Evidentemente jugar con el brillo y eliminar algunas notificaciones pueden aumentar el tiempo de uso, pero se le resta potencial al smartwatch.

Para recargar el smartwatch se incluye una base inalámbrica que elimina las, en otro tiempo habituales mochilas de los relojes de Samsung (aunque si se sale hay que llevarla, lo que es un “trasto” más en la maleta). Esto es todo un acierto. También hay que destacar que la recarga es rápida y en media hora conseguimos rellenar la batería más del 35%, lo que es bastante positivo.

Base de carga del Samsung Galaxy Gear S2

En definitiva, con el Samsung Galaxy Gear S2 no se da un paso adelante importante en este apartado, pero no decepciona con las opciones actuales y, por lo tanto, se debe considerar a este modelo como bueno y sin fisuras (más allá de las habituales de los relojes inteligentes que actualmente están en las tiendas)

Conclusión

El Samsung Galaxy Gear S2 es por el momento el smartwatch más llamativo y atractivo que hemos probado. Funciona perfectamente y su cometido lo realiza con gran solvencia. Tizen funciona muy bien y el bisel integrado es todo un acierto. La verdad es que sorprende gratamente este modelo. El caso es que con él Samsung vuelve a posicionarse como “Cabeza de León” en el mercado en el que fue pionero.

Tiene apartados mejorables, como el pulir la conectividad con terminales Android que no son de la compañía, pero lo cierto es que el funcionamiento es destacable y el salto cualitativo que se consigue con el Samsung Galaxy Gear S2 es realmente bueno. En cuanto a sus dimensiones y usabilidad,  estas son realmente adecuadas y si los desarrolladores crean un amplio ecosistema de aplicaciones para Tizen, este producto será algo más que “redondo”.

A favor:

  • Diseño muy atractivo
  • Buen funcionamiento en general
  • Bisel de excelente usabilidad
  • Conectividad avanzada como por ejemplo NFC

En contra:

  • Sincronización mejorable
  • Correas del modelo utilizado con enganche propietario

Puntuación del smartwatch Samsung Galaxy Gear S2


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

1 opinión
  1. Mauricio 0
    03 Jul, 16 13:02
    7/10 Pantalla

    Buenas ; deberia de estar prendida la caratula para que se vea como acsesorio de la ropam y no se vea digital jejejeje saludos