Samsung Gear S

Análisis a fondo del Samsung Gear S

Valoración: 8 de 10

SELLO-MOVILZONA-8Poco a poco se van dando los pasos evolutivos que se vislumbraban cuando se presentó la gama de producto de los smartwatch (relojes inteligentes) y, uno de los que se esperaban, era el de ofrecer un modelo autónomo que tiene una conectividad total cuando no está conectado a un teléfono. Esto es justo lo que ofrece el Samsung Gear S que hemos probado.

Lo cierto es que este accesorio wearable significa una forma diferente de entender los smartwatch, ya que su usabilidad aumenta de forma considerable al poder utilizar una conexión de datos propia (mediante el uso de una tarjeta nanoSIM) y, así, independizarse de las ataduras de estar sincronizado mediante Bluetooth a un dispositivo de Samsung (esto también es posible si se considera necesario). Es decir, que con este producto se puede, por ejemplo, realizar llamadas independientes o navegar por Internet allí donde se esté.

Smartwatch Samsung Gear S

Pero el Samsung Gear S es más, mucho más, en lo referente a novedades destacables, ya que en este smartwatch se han incluido otras nuevas opciones que no han sido vistas antes y que permiten a la compañía coreana mantenerse como una de las grandes innovadoras de este segmento del mercado. Y, por extensión, como uno de los fabricantes de referencia por el momento. Sin más, pasamos a indicar la opinión que nos ha dejado este dispositivo así como su respuesta en cada uno de los apartados importantes.

Diseño y usabilidad

Lo primero que se piensa cuando se ve el Samsung Gear S es que estamos ante un reloj grande. Y, la verdad, es que así es y más de un usuario (en especial aquellos que tienen muñecas muy pequeñas) puede pensar que resulta algo molesto a la hora de utilizarlo. Pues bien, nada más lejos de la realidad.

Lateral del Samsung Gear S

Al incluir una pantalla y carcasa curvada (la pulsera Gear Fit incluye un panel curvo, pero no el cuerpo al que va encastrado) lo cierto es que al llevar puesto el smartwatch en poco tiempo uno se da cuenta que esto es todo un acierto, ya que la comodidad es mucho mayor de lo que se podría pensar para un dispositivo que llega con pantalla de 2 pulgadas y unas dimensiones de 58,1 x 39,9 x 12,5 milímetros. El caso, es que la ergonomía es buena e, incluso, sorprende lo ligero que resulta llevar el Samsung Gear S -más que algunos relojes tradicionales-, ya que sólo pesa 67 gramos el modelo negro que hemos probado.

Hay que destacar que la pulsera de plástico (con el cierre de metal) que se incluye con el smartwatch se puede quitar, por lo que esto parece anunciar que habrá opciones de diferentes modelos para cambiar la que viene por defecto. El acabado general es bueno, con un buen engarce de la pantalla con el cuerpo del dispositivo y con un acabado metálico en el borde que da un toque llamativo al Samsung Gear S.

Ranura SIM del Samsung Gear S

En cuanto a los botones, en la parte de baja de la pantalla se incluye uno físico que sirve para encender o apagar el teléfono y, también, para regresar a la pantalla que simula una esfera. Es muy útil y un acierto su inclusión. A los lados de este, se encuentran los sensores de luminosidad (este funciona de forma excepcional, la verdad) y el de emisiones UV (que posibilita al dispositivo proporcionar consejos teniendo en cuenta esta información). En el interior del Samsung Gear S está el espacio para la tarjeta nanoSIM y, además, el ya habitual sensor que mide el ritmo cardiaco.

También están los conectores para el uso del accesorio para recargar la batería, que da continuidad a como hasta ahora ha trabajado Samsung en este apartado (nada de cargador inalámbrico). En esta ocasión, este incluye una batería interna adicional de 350 mAh que resulta de gran utilidad para no quedarse sin poder utilizar el dispositivo por esta razón.

Botón hardware del Samsung Gear S

El caso es que en este apartado nos ha sorprendido gratamente el Samsung Gear S, ya que pese a sus dimensiones es cómodo de utilizar (veremos si con este modelo ocurre como pasó en su momento con los Galaxy Note, que muchos pensaban que eran demasiado grandes y ahora hay phablets de todos los fabricantes). Y, además, hay que decir que el acabado es realmente bueno y se está ante uno de los smartwatch más llamativos y elegantes del mercado.

Pantalla y hardware

Aquí la verdad es que todo lo que se puede decir es bueno del Samsung Gear S. En el primero de los casos hay que decir que el panel Curved SuperAMOLED curvo que integra se ve realmente bien. Un ejemplo de lo que decimos es que debido a la resolución de 360 x 480, la pantalla tiene una densidad de píxeles de 300 ppp. Es decir, que se muestra con gran definición el contenido y, además, ofrece unos ángulos de visión muy buenos y en exteriores no tiene problemas de visualización.

Pantalla del Samsung Gear S

La respuesta táctil es perfecta en todo el panel, por lo que su curvatura no reduce su precisión en este apartado. Además, aguanta muy bien el día a día y en los jornadas que lo hemos utilizado no hemos detectado ralladura alguna o desperfecto en un uso habitual. Por lo tanto, la pantalla del Samsung Gear S es de gran calidad y responde a las expectativas de un modelo diferencial.

En cuanto al hardware, hay que decir que este modelo integra un procesador de doble núcleo a 1 GHz acompañado por 1 GB de RAM (el almacenamiento es de 4 GB). En la experiencia de uso que hemos obtenido hay que decir que es más que suficiente para que las aplicaciones se ejecuten sin problemas y, además, algunas más específicas para el Samsung Gear S, como por ejemplo el navegador, va bastante fluido. Y, por cierto, por mucho que se utilice la temperatura del smartwatch no aumenta en exceso. Un buen trabajo el realizado por Samsung.

Altavoz del Samsung Gear S

Un detalle que nos tenía dubitativos al empezar a probar el Samsung Gear S es el de la autonomía, ya que con una batería de 300 mAh y una pantalla de 2 pulgadas, lo cierto es que no estábamos muy seguros de un buen comportamiento en este apartado. Pues, de nuevo, nos ha sorprendido el Samsung Gear S ya que es posible utilizar el smartwatch dos días sin necesidad de recarga alguna (aunque esto depende del modo, lo que explicaremos luego). Por lo tanto, no desentona respecto a otros modelos del mercado -es más, supera a muchos sin problemas, -como por ejemplo al Motorola Moto 360-.

Conectividad, clave en el Samsung Gear S

Pues sí, aquí tiene grandes novedades este modelo y son las que, a nuestro juicio, le hacen diferente al resto y un modelo especial. Para empezar, es posible utilizar una tarifa de datos (3G) sin problemas con una cobertura muy adecuada y que no tiene mucho que envidiar a la de los teléfonos. Esto, evidentemente, permite utilizarlo de forma independiente, lo que es toda una novedad en el mercado de los smartwatch.

Además, hay que indicar que para acentuar esto también se ha integrado una antena WiFi y un GPS, por lo que funciones como el podómetro están disponibles sin que se tenga que recurrir al teléfono para ello. Por cierto, que el GPS funciona muy bien, pero para nuestra sorpresa con S Health es mucho más exacto que con la aplicación de Nike que se incluye por defecto.

Opciones de conectividad del Samsung Gear S

Finalmente, hay que decir que no falta Bluetooth 4.1, por lo que es posible conectar el Samsung Gear S con un teléfono de forma habitual (mediante el uso de Gear Manager, algo que para configurar en un primer momento es obligatorio, lo que no deja de ser paradójico). Y aquí encontramos uno de los detalles que menos nos gustaron del Samsung Gear S, ya que por el momento como en anteriores modelos de la compañía coreana, la compatibilidad con teléfonos Android se restringe a los suyos -y no a todos, por lo que esto es algo que se debe tener claro-.

Software

Aquí lo primero que hay que decir es que el sistema operativo es Tizen, y no Android Wear. Se incluye una nueva versión que está muy mejorada respecto a las anteriores que hemos probado y lo cierto es que su uso no presenta problema alguno y en menos de cinco minutos  el Samsung Gear S se maneja sin problemas (incluso, nos ha dado la sensación de que resulta más intuitivo que el desarrollo de Google).

Aplicaciones del Samsung Gear S

Su manejo se basa en cuatro posibilidades según se realiza un gesto en la pantalla. Mover hacia arriba o hacia abajo permite ver la barra de ajustes y ver las aplicaciones, respectivamente. Si el movimiento es hacia la izquierda aparece el apartado de las notificaciones perfectamente ordenado y sin que moleste en la pantalla principal (a nosotros nos ha parecido una opción perfecta). En el caso de un movimiento hacia a la derecha, se ven accesos directos en forma de widgets que muestran información rápida, como por ejemplo el resumen del ejercicio o el tiempo que hace (es posible añadir más).

Las aplicaciones incluidas son básicas, pero destaca la inclusión de la específica de Nike para controlar la actividad físicas y que la de mapas se basa en HERE de Nokia y no en Maps de Google (por cierto, esta última ofrece navegación giro a giro, lo que es útil y cada vez que existe información importante cuando se está ejecutando el Samsung Gear S vibra). Respecto al número de desarrollos, es bastante amplio y, la verdad es que ha crecido bastante por lo que parece que va por buen camino (aunque hay desarrollos esenciales que no están presentes).

llamando con el Samsung Gear S

Formas de uso del Samsung Gear S

Debido a la excelente conectividad que ofrece el Samsung Gear S, hay varias formas de utilizarlo. Y, lo cierto, es que esto resulta muy  interesante a la vez que útil. Todo depende de si se tiene el smartwatch sincronizado con un teléfono o no.

En el caso de estar conectado con un smartphone mediante Bluetooth es posible utilizar el reloj inteligente como un dispositivo independiente en lo que se refiere a la SIM o que “duplique” la que está en el teléfono. En el primero de los casos el uso es totalmente separado y, por ejemplo, las llamadas y mensajes que se reciben no se fusionan. En la segunda posibilidad sí que se maneja desde el Samsung Gear S todo lo que llega al terminal móvil sincronizado.

Correa del Samsung Gear S

Aparte, existe la posibilidad de conectar en remoto smartwatch y teléfono. Si se pierde la conectividad Bluetooth se activa esta opción y, si se desea, es posible incluso seguir recibiendo las notificaciones desde el teléfono utilizando la conexión de datos (se mandan estas a un servidor que las redirige al Samsung Gear S). Finalmente está la opción No conectado, que permite establecer que cada uno funcione por separado en lo referente al uso de la SIM o, si se desea, que se reciban las notificaciones de la tarjeta específica del teléfono en el smartwatch.

Por cierto, es de lo más interesante que si, por ejemplo, te dejas el teléfono en casa es posible bloquear este y derivar las llamadas y mensajes al Samsung Gear S (el desbloqueo se realiza mediante un patrón). Este es un buen detalle para aumentar la privacidad.

Navegando con el Samsung Gear S

Conclusión

Lo cierto es que el Samsung Gear S ha sido toda una sorpresa positiva. Esperábamos un muy buen smartwatch, pero hay que decir que en apartados como la pantalla, rendimiento y diseño nos ha gustado mucho. Además, es bastante cómodo de llevar… aunque para algunos peque de grande, pero para gustos están los colores.

La autonomía es convincente y el uso de forma independiente da un nuevo sentido a este tipo de dispositivos, que no se debe olvidar que todavía están en una fase temprana de diseño y añadido de opciones. Eso sí, su restringida compatibilidad es algo que se debe tener en consideración, y que esperemos que en no mucho tiempo cambie.

A favor:

  • Pantalla de excelente calidad
  • Se puede utilizar de forma autónoma
  • Ergonomía bien cuidada

En contra:

  • Algo grande para algunos usuarios
  • Sólo compatible con teléfonos de Samsung
  • Algunas aplicaciones se notan estiradas para ajustarse a su pantalla de 2 pulgadas

Fotos del producto:


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

3 opiniones
  1. yotyi 0
    08 Dic, 14 12:45
    8/10 buen wearable. Es el principio de una gr…

    buen wearable. Es el principio de una gran trayectoria…

  2. ineteam 0
    08 Dic, 14 15:36
    8/10 El mejor smartwatch hasta el momento, pe…

    El mejor smartwatch hasta el momento, pero sería absurdo comprar una primera versión

  3. Alonso 0
    08 Dic, 14 19:19
    8/10 Yo poseo uno desde el primer día que sa…

    Yo poseo uno desde el primer día que salió a la venta, por cierto, por 299 euros y estoy súper encantado con el. Todo lo que ofrece funciona y lo hace perfectamente! Lo tengo con una SIM independiente y va de maravilla.