Samsung Galaxy Note 7

Análisis a fondo del Samsung Galaxy Note 7

Valoración: 9 de 10

Sello 9Después de quedarnos sin el Note 5 en España, los amantes de esta gama de producto tienen su correspondiente “revancha” con el , un terminal que se ha convertido en uno de los mejores -sino el mejor- modelo Android que se ha fabricado hasta la fecha. Nosotros ya lo hemos podido analizar, y lo cierto es que claramente estamos ante un dispositivo muy completo y diferencial.

Este modelo incluye una buena cantidad de cambios y mejoras que le igualan con los Galaxy S7, por lo que se ve una clara búsqueda por parte de la compañía coreana de dar a su gama de producto más potente una base común tanto en hardware como en diseño. De esta forma, el usuario es el que decide cuál es el que más le conviene, y siempre con un mínimo de calidad y sin tener que renunciar a características importantes que ahora son idénticas.

Frontal del Samsung Galaxy Note 7

Un ejemplo de lo que decimos es el salto que se da en el Samsung Galaxy Note 7 en su nombre, ya que se ha dejado por el camino la sexta versión. Además, opciones tan interesantes como la protección frente al agua y polvo (IP68) o la inclusión de ranura para tarjetas microSD -aquí hay que indicar que la opción de utilizar el espacio de la ampliación como parte del almacenamiento interno no es de la partida, siendo esta una función útil y que para muchos es de los grandes avances de Android Marshmallow, que es el sistema operativo que utiliza el phablet-.

A continuación dejamos lo que nos ha parecido el Samsung Galaxy Note 7, un modelo que llega para mantener la corona entre los phablets, con cambios significativos pero sin perder la esencia que le ha hecho distinto frente al resto, como por ejemplo su inseparable S Pen, del que hablaremos más adelante.

Diseño muy evolucionado

En este apartado hay cambios significativos en el Samsung Galaxy Note 7, ya que se ha pasado de ser un modelo generalmente más cuadriculado que el resto de la gama alta de la compañía a ofrecer el mismo en líneas generales. Así, estamos ante un terminal que, cuando menos, es atractivo y que comparte el mismo aluminio que el Galaxy S7, por lo que su resistencia es amplia frente a impactos y torsión (pero no deja de ser un dispositivo acabado de cristal, por lo que no ya que confiarse).

Diseño del Samsung Galaxy Note 7

Las líneas que ofrece son muy curvadas, lo que favorece un buen agarre por lo que la ergonomía no es precisamente un problema (con un grosor por debajo de los 8 milímetros y un peso de 169 gramos, lo que está muy bien contando que incluye el S Pen). Estructuralmente es similar a los Galaxy S7, pero siempre algo más refinado que estos e, incluso, los botones laterales y la ranura para las tarjetas son algo más alargados, lo que estiliza el aspecto.

La posición de todos los elementos externos es la misma, por lo que el acceso a ellos es cómodo como comprobamos al manipular el volumen con los botones o al manejar el propio Home, donde se integra un lector de huellas que es rapidísimo y efectivo -no le faltan los capacitivos en la parte baja de la pantalla, un rasgo distintivo de los dispositivos de Samsung-.

La parte posterior es realmente bonita, con un acabado muy atractivo en cristal y con una posición de sensor para medir el ritmo cardíaco que no varía y se sitúa al lado de la cámara, que sigue sobresaliendo un poco de la carcasa, pero no es una joroba muy pronunciada. En definitiva, estamos ante un terminal que ha dado un paso realmente grande en lo que se refiere a su aspecto y que consigue normalizar su gama alta de producto del fabricante.

Borde del Samsung Galaxy Note 7

Un detalle que nos ha gustado es el acabado en dos tonos, como por ejemplo el modelo que analizamos: azul en la mayoría de su superficie, pero con remates metálicos en los dos laterales que quedan muy bien. En la parte baja está el lugar para el altavoz (no se ha dado el salto a incluirlos), el puerto USB tipo C y el espacio para el S Pen. En esta ocasión no hay problemas al insertarlo -mediante un sistema de presión- y, por lo tanto, en el Samsung Galaxy Note 7 se ha corregido lo que ocurría en el phablet al que sustituye.

Su pantalla

Para este lugar hemos dejado otras de las grandes novedades del Samsung Galaxy Note 7: su pantalla es curva en los dos laterales, como la que es de la partida en las variantes Edge (y de las funcionales adicionales que ofrece). pero en el caso de este phablet, no es posible conseguir un modelo sin que disponga de este componente. Así, todo hace indicar que por este tipo de elementos va el futuro de la gama alta de la compañía. El caso, es que su aspecto es imponente, y su integración realmente buena. Nada que objetar en este caso, ni mucho menos -ya que la respuesta que ofrece en toda la superficie es excelente, incluso al utilizar el S Pen-.

Integración de la pantalla del Samsung Galaxy Note 7

En lo que se refiere a la calidad, el panel SuperAMOLED que es de la partida en el Samsung Galaxy Note 7 es igual de bueno que en el resto de la gama alta, con una resolución QHD que le permite llegar a ofrecer en sus 5,7 pulgadas una densidad de píxeles de 518 ppp. Así, tanto textos como vídeos se ven a la perfección y la experiencia es realmente buena, incluso en exteriores donde la visualización es excelente como si se está en ángulos muy pronunciados -aquí hay que comentar que este modelo está entre los que mayor brillo ofrece de los que hemos probado hasta la fecha-.

Los colores no están sobresaturados ni apreciamos grandes desviaciones hacia el azul o el rojo, por lo que se representan imágenes muy naturales -favorecido por Mobile HDR, que ofrece una experiencia similar a la de los televisores- y que permiten disfrutar de todo tipo de contenido. De todas formas, es posible acceder en los Ajustes a un apartado donde es posible modificar en parte la forma en la que trabaja la pantalla. Evidentemente, el uso de S Pen no tiene fallo alguno, ya que se ha mejorado tanto la precisión de este accesorio como del software asociado (esto último es esencial y hacía falta).

El panel viene con la protección Gorilla Glass 5, por lo que se utiliza lo más moderno de Corning, lo que es un seguro de vida (en esta versión se ha aumentado la protección frente a los impactos, cediendo un poco en las rayaduras respecto a lo que se conocía hasta la fecha). El caso es que en las pruebas que realizamos el aguante es muy bueno, y las llaves en los bolsillos no son un tormento, por poner un ejemplo -aunque no hay que olvidar que hablamos de un acabado en cristal, repetimos-.

En definitiva, de nuevo hablamos de una pantalla excelente por parte de la compañía coreana, pese a la inclusión de la capa necesaria para el uso del stylus que integra el Samsung Galaxy Note 7. Se ve perfectamente, no distorsiona nada y la sensación al revisar contenidos es espectacular. Poco más se puede pedir en un componente que ya se ha catalogado como de los mejores que se han integrado en un Android hasta la fecha, y con razón (además, no abusa del consumo y al contrario de lo que ocurre con otros fabricantes, no alcanza temperaturas muy altas al utilizarlo de forma continuada).

Rendimiento sin fisuras

La combinación de procesador y RAM se ha realizado con dos componentes que ya son conocidos y que han demostrado su valía. El SoC es un Exynos 8890, que integra ocho núcleos con arquitectura Mongoose y que la frecuencia máxima con la que trabaja es de 2,3 GHz. Ofrece una potencia más que suficiente con todo tipo de aplicaciones, y la GPU integrada, una Mali-T880 Mp12 con los juegos se comporta de una forma muy notable. Por lo tanto, ejecutar todo tipo de desarrollos es posible.

Resultado en Basemark del Samsung Galaxy Note 7

La RAM es de 4 GB tipo LPDDR4, por lo que tampoco es un problema precisamente, y comprobamos que al ejecutar varias aplicaciones al mismo tiempo, no se pierde mucha potencia ya que el funcionamiento es muy bueno. El caso, es que la experiencia que se tiene al utilizar el Samsung Galaxy Note 7 es la de tener en las manos un dispositivo que va “sobrado” se haga lo que se haga. Además, no se detecta mucho lag (retardo) en todo tipo de ambientes, incluido el uso de la cámara.

Estos son los resultados que consiguió el Samsung Galaxy Note 7 en las pruebas habituales que utilizamos en MovilZona (en conjunto, lo mejor que hemos visto hasta la fecha):

Detalles que favorecen que esto sea así es que los 64 GB de almacenamiento interno son tipo UFS 2.0, lo que acelera su lectura y escritura (¿ esta es la razón para no aprovechar todo lo que ofrece Marshmallow?). Además, TouchWiz ofrece un funcionamiento en el que se ha mejorado que no se consuman muchos recursos, aunque no haya grandes novedades en líneas generales en cómo se utiliza -más adelante comentaremos un par de detalles interesantes al respecto-.

Con un sonido mejorable, ya toca que se dé un paso adelante en este apartado por parte del fabricante y ofreciendo una conectividad completa y de calidad (en especial en redes LTE), hay que decir que el Samsung Galaxy Note 7 se comporta muy bien en todos los casos y el adjetivo podría ser excelente.

Aspecto del Samsung Galaxy Note 7

Finalmente, hay que hablar de la autonomía. Aquí se ha elegido una batería de 3.500 mAh con recarga rápida que permite rellenar el componente en más o menos el 50% en aproximadamente media hora, al menos en nuestras pruebas. Conseguir un día de uso es completamente viable, y con un uso mixto se llega un poco más generalmente. Por lo tanto, el consumo de los componente está bien balanceado, y esto le permite ser de los modelos modelos de gama alta que hemos probado en este apartado.

AUtonomía del phablet Samsung Galaxy Note 7

En el caso de mantener en uso continuo el Samsung Galaxy Note 7 y la pantalla encendida, si el brillo se sitúa a la mitad de potencia, más de ocho horas ha sido siempre posible. Por lo tanto, muy bien en este apartado el nuevo phablet, no hay duda.

Fotos con el Samsung Galaxy Note 7

Decir que un terminal de Samsung que está en la gama alta ofrece una cámara de muy buena calidad, es algo ya muy manido, pero no deja de ser una realidad. Desde hace un par de generaciones al avance en este apartado ha sido evidente e importante, y con el Samsung Galaxy Note 7 se mantiene todo lo bueno e, incluso, hay algunas mejoras que es interesante conocer.

El sensor principal del terminal es de 12 megapíxeles, pero lo realmente interesante es que ofrece una buena óptica, una apertura que le permite capturar muy bien la luz (F:1.7) y, además, todo el post procesamiento que se realiza con la foto se ejecuta con una rapidez muy elevada y con calidad. Es decir, que estamos ante un modelo que ofrece unos resultados excelentes, incluso cuando las condiciones de luminosidad no son las más favorables.

Sensor Samsung Galaxy Note 7

El sensor principal incluye estabilización óptica (OIS), lo que sumado al HDR permite obtener muy buenas fotografías o vídeos pese a que no se tenga el mejor de los pulsos, por poner un ejemplo. El rango dinámico ofrecido es muy amplio, lo que es esencial para que la gama de colores sea extensa, y la definición es alta, con ausencia de ruido en todos los casos.

Comparativa zoom con el Samsung Galaxy Note 7

El caso es que el Samsung Galaxy Note 7 es un modelo que sustituye a la cámara habitual, a no ser que sea una profesional, de forma adecuada. Los colores de las fotografías son excelentes y el efecto “blur” no aparece a no ser que se apure mucho al sensor. Por lo tanto, hay que decir que estamos ante el mejor phablet en este apartado -y, repetimos, que el comportamiento con poca luz es realmente bueno-.

La cámara frontal para los selfies es de 5 megapíxeles. Cumple con su cometido, pero lo cierto es que se debería dar un salto en este componente, ya que otros fabricantes lo han hecho ya y permiten conseguir selfies con mayor definición. Aquí, hay que esperar novedades esperemos que no tardando mucho.

Las grabaciones se aprovechan de todo lo comentado antes, y el micrófono cumple con su función de forma adecuada (sin ser de lo mejor que hemos visto). El caso es que ya se graben vídeos a 4K, a cámara lenta o a 1080p, lo que se obtiene siempre es satisfactorio. Además, se comprueba aquí que el autoenfoque es rapidísimo, algo que asegura que no se pierde detalle alguno. Lo cierto, es que hay pocos “peros” que ponerle al Samsung Galaxy Note 7.

Finalmente, la aplicación cámara es tan completa como en los Galaxy S7, con un Modo Pro muy útil con una buena cantidad de opciones que se integran de serie para poder ajustar las fotos a tomar (el Modo Comida es de lo más curioso y efectivo). El caso, es que el funcionamiento es rápido e intuitivo, por lo que se mantiene el buen hacer de las dos últimas generaciones de TouchWiz -no le falta el inicio rápido del desarrollo al pulsar dos veces en el botón Home-.

Aplicación cámara del Samsung Galaxy Note 7

Otras cuestiones del Samsung Galaxy Note 7

Aquí vamos a enumerar opciones que hemos visto en el dispositivo y que merecen ser destacadas, aunque sea de forma puntual. Por ejemplo, la seguridad es parte esencial en el dispositivo, por lo que se ha integrado Knox y la carpeta segura, un lugar cifrado donde solo quien tenga permisos podrá acceder y ver el contenido (si se utiliza aparece un icono en la barra de notificaciones). La utilidad es innegable, ya sea en el ámbito personal como profesional y al darle uso esto se presenta como una herramienta fiable.

Carpeta segura en el Samsung Galaxy Note 7

Aparte, el lector de huellas está presente y la rapidez con la que funciona es excelente y no se tiene una mala experiencia. No se ha añadido que al utilizarla se “despierte” por completo el terminal, por lo que antes de poner la huella hay que activarlo. El botón Home es accesible, pero nos sigue gustando más la parte trasera para la colocación de esta accesorio.

Una de las grandes novedades del Samsung Galaxy Note 7 es el escáner de iris. Este es volumétrico y trabaja con infrarrojos (que no se ve ni molesta, claro), por lo que se evita el poder utilizar fotos para desbloquear el terminal ya que es necesario aportar profundidad. El reconocimiento para su configuración es sorprendentemente rápido, así como la ejecución a la hora de entrar en acción algo menos que el lector de huellas, pero la eficiencia es realmente alta y, además, incluso con gafas es funcional.

Escaner de Iris del Samsung Galaxy Note 7

Por el momento el uso se restringe a las aplicaciones de Samsung, ya que el API no es general y, por lo tanto, su funcionalidad algo restringida. Pero seguro que como ocurrió con el lector de huellas, con el paso del tiempo en Android se le da soporte y, como ocurre ahora, es posible darle uso a este sensor con aplicaciones como Play Store.

Llega el momento del S Pen. La utilidad del stylus se mantiene vigente y el diseño ha sufrido una pequeña reducción de dimensiones. La ergonomía es buena y la presión es otro de los apartados que se ha mejorado y, sinceramente, cada vez está más cerca la representación natural de la escritura (al 100% nos referimos).

Ahora todas las funciones del accesorio se dan uso en una única aplicación, lo que mejora la integración y el uso. Aparte, hay nuevas funciones que son de lo más llamativas, como el poder traducir lo que se escribe en el mismo momento de finalizar una palabra -es espectacular el uso- y que es posible tomar notas con la pantalla sin activar (es reposo) con sólo sacar el S pen. Lo cierto, es que este elemento es realmente diferencial y las mejoras siempre son constantes y positivas.

Conclusión

Excelente evolución la que ha sufrido el Samsung Galaxy Note 7, que lo coloca como uno de los mejores terminales que hemos probado hasta la fecha con una gran cantidad de buenas opciones que le hace un modelo que llama, y mucho, la atención (ojo al precio). Hardware potente, diseño diferencial y sensores biométricos variados algunos de ellos nunca vistos antes en la compañía coreana.

Además, la autonomía es muy amplia, y la calidad de las fotos está fuera de toda duda. El S Pen ha dado un salto evolutivo importante, aunque deberías ofrecer un acabado algo más premium para que mantenga el nivel (y el sonido es un aspecto donde el fabricante debe apostar más). En definitiva, el Samsung Galaxy Note 7 es un phablet espectacular y que mantiene el reinado en este segmento del mercado y, lo cierto, es que con una solvencia indudable.

Lo mejor

  • Gran diseño
  • Sensores biométricos de calidad
  • Resistente al agua y polvo
  • Rendimiento elevado y autonomía amplia

Lo peor

  • Sonido mejorable
  • La cámara frontal debería tener mayor resolución
  • El acabado del S Pen podría ser más atractivo

Puntuación del Samsung Galaxy Note 7


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

2 opiniones
  1. Carlos 0
    01 Sep, 16 23:03
    8/10 El equipo tiene un excelente desempeño,…

    El equipo tiene un excelente desempeño, pero es frágil y vulnerable a golpes, rayaduras ó caídas. Se debe utilizar con mucho cuidado para no maltratarlo y el precio es muy alto para que no cuente con una buena resistencia al uso diario y la exposición a los accidentes cotidianos. Espero que por lo menos la marca Samsung saque al Mercado fundas y carcasas que le brinden buena protección a un equipo de precio tan alto.

  2. vania 0
    29 Oct, 16 22:59
    9/10 Me parece interesante :)

    Me parece interesante
    🙂