Análisis del Samsung Galaxy A50: prueba a fondo, características y opinión

Valoración: 8 de 10

La gama media es cada vez más competitiva, y un claro ejemplo de lo que hablamos es lo que ofrece el Samsung Galaxy A50 que ya ha pasado por nuestras manos. Vamos a mostrar qué es lo que nos ha parecido este dispositivo que llega con opciones destacadas tanto en diseño como en el hardware que integra -y que demuestra que la compañía coreana apuesta de forma decida por este segmento del mercado móvil-.

Lo cierto es que existen algunas sorpresas en este modelo que le permiten ser diferente a otros del mercado y conseguir que su precio sea bastante ajustado si se tiene en cuenta todo lo que ofrece en líneas generales (el precio es de 349 euros). Además, en lo que tiene que ver con el software, el Samsung Galaxy A50 llega con sistema operativo Android Pie (con la habitual personalización de la firma coreana llamada ahora One UI), por  lo que la sensación de tener un terminal actual en la mano es bastante grande.

A continuación dejamos todas las opiniones y experiencia de uso que nos ha dejado el terminal de Samsung al probarlo como teléfono principal durante un tiempo.

Índice

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Autonomía
  5. Cámaras
  6. Conclusión

Diseño

No hay grandes novedades en lo que tiene que ver con el apartado estético en este modelo, ya que sus líneas recuerdan perfectamente a lo que ofrece Samsung en sus dispositivos móviles. Líneas suaves en los bordes y un agarre cómodo es lo que caracteriza al terminal, que tiene la particularidad de estar acabado en plástico y no en metal por completo ya que sólo este elemento se aprecia en los laterales -pero las huellas se quedan bastante marcadas, todo hay que decirlo-. Esto no le impide ofrece degradados en los colores que tiene según es la luz, pero de una forma más contenida  que otros smartphones que casi se pueden considerar como estridentes.

Diseño del Samsung Galaxy A50

La ergonomía está bastante bien cuidada, algo que se debe a que las dimensiones no son especialmente grandes para la pantalla del Samsung Galaxy A50 (158,5 × 74,7 × 7,7 milímetros) y que el peso es de sólo 166 gramos, lo que posibilita periodos de uso continuado sin que la mano se canse en ningún momento. En cuestiones de resistencia, la que ofrece el teléfono nos ha parecido más que correcta para el uso diario, con un buen comportamiento al llevarlo en los bolsillos sin ser excesivamente endeble en las caídas. No hay protección frente al agua y polvo, lo que tiene sentido teniendo en cuenta su precio.

El frontal es bastante limpio y llamativo, lo que se debe a un aprovechamiento realmente bueno que supera el 80% sin el más mínimo problema ya que el notch que se integra en el terminal es tipo gota de agua. No hay nada que sorprenda, eso es evidente pero no desentona en la gama media y su aspecto es llamativo. Al revisar la parte trasera hay dos cosas que destacan: el módulo de la cámara ya anuncia algo interesante -la inclusión de tres sensores– y, además, las dimensiones de este elemento son grandes y se debe contar con ello sin que, eso sí, sobresalga en exceso de la carcasa. Además, en este lugar no hay lector de huellas alguno, ya que este se integra en la pantalla dando uso a tecnología óptica. Su funcionamiento es bastante bueno y solvente, un poco lento en ocasiones, pero cumple perfectamente con su función.

En los laterales están los elementos que son ya habituales en los dispositivos con sistema operativo Android, como por ejemplo los dos botones hardware en la parte derecha y que ofrecen un acceso realmente cómodo que nos ha gustado mucho. En la zona inferior está el puerto USB tipo C y al lado tiene el altavoz (hay otro muy pequeño en el notch) que emite un sonido correcto que destaca en los altos para lo que se suele ver en la gama media, pero con los bajos sufre bastante y en ocasiones hay ligeras distorsiones inesperadas. Una curiosidad: el borde inferior es más ancho que el superior, algo que llama la atención y resta algo de uniformidad.

Notch del Samsung Galaxy A50

En definitiva, un buen terminal este Samsung Galaxy A50 en lo que tiene que ver con el diseño que se ha mostrado ligero y muy manejable y que, además, cuenta con buenas noticias como que existe toma de auriculares (lo que permite dar uso a radio FM). El caso, es que es atractivo el teléfono y con un muy buen acabado.

Pantalla

Como era de esperar este teléfono integra un panel tipo Super AMOLED que es ya seña de identidad de la compañía coreana. Las dimensiones del componente son de 6,4 pulgadas que sin ser la más grande que hemos visto en la gama media es cierto que ofrece un buen espacio de trabajo lo que es de agradecer (y, además, tendencia en los terminales Android debido a que el aprovechamiento frontal es cada vez mayor). La resolución asciende a Full HD+ (con ratio 195:9), por lo que hablamos de una densidad de píxeles de 403 ppp, lo que permite una buena definición.

La calidad de imagen es bastante buena, con colores bien representados pero algo cálidos para nuestro gusto. Por suerte esto se corrige sin problemas mediante el software que se incluye en el sistema operativo, por lo que no supone una traba especialmente importante. Sin problemas de efecto estela con los juegos, lo que habla bien de su refresco, hay que decir que el brillo se comporta de forma eficiente y la opción de gestión automática, sin ser las más rápida del mercado, sí que resulta efectiva. Los ángulos de visión son los esperados, con ligeras tendencias a caer en los verdes cuando el giro es elevado.

La manipulación no ofrece problema alguno en lo que tiene que ver con la tactilidad, y no hemos detectado ningún problema de fugas en los bordes o alrededor del notch. Por cierto, este elemento se puede ocultar sin problemas si lo que te gusta es la simetría completa. En lo que tiene que ver con la resistencia, el comportamiento del Samsung Galaxy A50 es bueno ya que se incluye Gorilla Glass 3, que evita bastante bien los problemas más habituales.

En definitiva, se cumple sin problemas en la calidad de la pantalla que ofrece el Samsung Galaxy A50, que para el precio que tiene ofrece una experiencia visual que nos ha convencido pero sin ser realmente destacable ya que se tienen que realizar ajustes por software para conseguir ajustar los colores (algo sencillo, todo hay que decirlo). El caso, es que nada de decepciones en este apartado.

Marcos del Samsung Galaxy A50

Hardware

Este smartphone se comporta bastante bien en términos generales, pero con algunos detalles importantes que se deben conocer. En lo que tiene que ver con los componentes, la selección realizada por la compañía coreana son los siguientes: un procesador Exynos 9610 fabricado con tecnología de 10 nanómetros y que en su interior tiene ocho núcleos y una GPU Mali-G72 MP3. La memoria está bien dimensionada, ya que la RAM es de 4 GB (que, por cierto, se comporta en rendimiento realmente bien, especialmente en acciones de lectura) y, además, el almacenamiento es excelente: 128 gigas con opción de ampliarlo mediante el uso de tarjetas microSD.

Todo permite un rendimiento que convence en todo tipo de ámbitos y no se sufre en condiciones de multitarea, algo que es muy positivo. Con los juegos el Samsung Galaxy A50 se comporta mejor de lo esperado, incluso con títulos como PUBG, pero curiosamente en algunos momentos en acciones que no deberían ser un problema se nota algo de lag al lanzar desarrollos -que en algunos casos no son exigentes-. Esto parece deberse a que hace falta una optimización del sistema operativo, por lo que es algo que se puede solucionar.

Puerto USB del Samsung Galaxy A50

Estos son los resultados que hemos obtenido con el teléfono en las pruebas que habitualmente damos uso en MovilZona:

Si te preguntas por la conectividad, más allá de la física de la que hemos hablado antes, hay  que decir que el Samsung Galaxy A50 funciona bien y, en algunos casos, de forma excelente. No hemos detectado fallos con Bluetooth (utiliza versión 5.0) ni con NFC, y con el uso de redes WiFi hay que  decir que la cobertura que ofrece el smartphone nos ha parecido excelente y supera a la inmensa mayoría de los modelos de gama media que hemos probado. Por lo tanto, aquí está uno de los elementos diferenciales de este dispositivo. Además con 4G todo funciona como la seda, lo que siempre son buenas noticias.

Pantalla ambiente del Samsung Galaxy A50

En resumen, un modelo que cumple perfectamente a la hora de utilizar aplicaciones incluidos los juegos, pero con algún detalle que debe ser solventado ya que se aprecian algunos momentos en los que es evidente que hay retardo en la ejecución de desarrollos. Pero, lo cierto, es que el Samsung Galaxy A50 cumple sin el más mínimo problema.

Autonomía

Bien dimensionada la batería del Samsung Galaxy A50 ya que esta tiene un amperaje de 4.000 mAh, lo que es una excelente noticia ya que hablamos de un terminal que es fino y ligero. Buen trabajo el realizado. En general, un día y medio es lo que hemos conseguido con el teléfono, pero en ocasiones un poco más si el uso no es muy intenso. Esto hace que el modelo del que hablamos destaque en el mercado, y habla bien de la buena elección del hardware en lo que tiene que ver con el consumo.

Con la pantalla siempre encendida el comportamiento es también bastante bueno, con procesos de hasta nueve horas sin mucho problema y hablamos de estar reproduciendo contenido multimedia. Y, todo esto, sin problemas de temperatura algo que también está presente al dar uso a la recarga rápida que ofrece el Samsung Galaxy A50 (de 15 vatios). Con esta opción rellenar la batería al completo desde el 5% se realiza en tiempos que oscilan en una hora y cuarenta o cuarenta y cinco minutos. Eso sí, con el precio que tiene es lógico que no exista inalámbrica. El caso, es que muy buen comportamiento de este terminal en lo que tiene que ver con la autonomía.

Cámaras

Una de las virtudes que ofrece este terminal es que integra tres sensores, por lo que destaca frente a la competencia y, al menos sobre el papel, le añade una flexibilidad y cantidad de opciones muy amplias. Los elementos de la cámara trasera son los siguientes:

  • Sensor principal: 25 megapíxeles con apertura de F:1.7 y PDAF
  • Sensor para telefoto: 5 megapíxeles con focal de F:2.2
  • Sensor para gran angular: 8 MPx con apertura focal de F:2.

Cámara trasera del Samsung Galaxy A50

En lo que tiene que ver con la cámara para hacer selfies, la resolución que ofrece esta es de 25 megapíxeles (F:2.0), por lo que es más que suficiente para que se consigan buenos resultados a poco que la combinación hardware software acompañe.

Los resultados obtenidos con buena luz son excelentes e, incluso, se podría decir que algún modelo de gama alta queda por detrás de lo que ofrece este Samsung Galaxy A50. Bien es cierto que en ocasiones los colores son más brillantes que en el original, pero no está nada mal el comportamiento del dispositivo ya que el rango dinámico es bueno. El balance de blancos es algo inferior, pero lo cierto es que se realizan buenas fotos con este teléfono.

Cuando la luz es algo más pobre la calidad desciende, como es lógico, pero no hemos detectado gran cantidad de ruido ni aberraciones. Bastante realista en este caso y no se comporta mal con las luces artificiales. La verdad, es que cumple bien el Samsung Galaxy A50, al que no le falta un modo gran angular que funciona de forma muy eficiente sin añadir deformaciones inesperadas como en otros modelos que hemos analizado como por ejemplo alguno de Xiaomi.

Algunos ejemplos de lo que se consigue con el Samsung Galaxy A50 a la hora de hacer fotos son los dejamos a continuación:

En lo que tiene que ver con los retratos, el desenfoque se realiza de forma adecuada. No es el mejor que hemos visto, pero recorta bien la imagen principal y el sistema de añadido de efecto bokeh permite un control muy concreto y se ejecuta con solvencia. Y esto es así tanto con la cámara trasera como con la frontal.

De la aplicación hay que decir que es de buena calidad y es la que se integra por defecto con la interfaz de usuario One UI. Rápida y sin retardos, la cantidad de opciones que permite son amplias y gracias a los gestos creemos que es de las mejoras que hay en el mercado. Sin duda, Samsung lidera en este apartado y no hará falta recurrir a un trabajo de terceros.

Los vídeos que se hacen son de bastante buena calidad, con un autoenfoque más rápido de lo que esperábamos pero con algunos problemas al estabilizar lo que se graba. Bien en la gestión de las luces y con el zoom, que no distorsiona tanto como se puede pensar con calidad Full HD todo va perfectamente -la cámara lenta nos ha gustado bastante-. En definitiva, que mantiene perfectamente el nivel mostrado al hacer fotos y nos ha convencido.

Conclusión

Un terminal que nos ha gustado bastante para el mercado de gama media ya que todo lo que hace lo realiza con una buena calidad en líneas generales. Destaca especialmente en lo que tiene que ver con la cámara y la batería, donde se coloca como uno de los mejores del mercado en su rango de precio. Además es muy ligero y sencillo de manejar.

Diseño trasero del Samsung Galaxy A50

Bien es cierto que necesita de alguna mejora por software (la propia para mejorar el lector de huellas es efectiva), ya que hay retardos que aparecen de forma inesperada. La pantalla es buena, pero sin llegar a los excelentes niveles que ofrece la compañía en algunos de sus dispositivos. El caso, es que nos ha gustado mucho el Samsung Galaxy A50 y es un dispositivo que se debe tener muy en cuenta.

Lo mejor

  • Buena calidad de sus cámaras
  • Excelente autonomía
  • Gran conectividad WiFi

Lo peor

  • En ocasiones aparece algo de lag
  • La pantalla muestra colores algo cálidos

Puntuación del Samsung Galaxy A50