Motorola Moto X Versión 2014

Análisis a fondo del Motorola Moto X Versión 2014

Valoración: 8 de 10

SELLO-MOVILZONA-8No hace mucho analizamos el modelo que Motorola lanzó en las fechas de la feria IFA para mantener su posición privilegiada en el mercado de gama media. A la vez, también presentó el Motorola Moto X (2014), que es su apuesta para los que buscan un modelo que ofrezca un rendimiento superior y que incluyen opciones adicionales a las que el Moto G permite.

Lo cierto es que este Motorola Moto X (2014) es un modelo que llega con pretensiones, quizá no de ser el más rápido del mercado ni de posicionarse en un supuesto número uno, pero lo cierto es que una vez que se utiliza, la satisfacción que se obtiene en su uso es realmente grande… es más, hay que catalogarla de excelente en algunos apartados como luego se comprobará. Eso sí, hay detalles que podrían ser mejores, pero lo cierto es que el fabricante ha realizado un trabajo destacable.

Por cierto, uno de los detalles que llaman la atención de este teléfono, ya que no es un phablet, es que se mantiene la apuesta por el poder cambiar la carcasa trasera. En nuestro caso hemos probado el modelo que tiene un acabado tipo madera (bambú) y, lo cierto, es que le da un toque muy particular y diferencial. El caso es que este tipo de opciones son muy del gusto de los usuarios y es entendible, ya que se la puede dar un aire nuevo al terminal de vez en cuando.

Teléfono Motorola Moto X (2014)

El caso es que hemos podido analizar detenidamente el Motorola Moto X (2014) y, este modelo que llega con dos altavoces en su parte frontal, lo que es un acierto (aunque hay que decir que el sonido no llega al nivel de los terminales de Sony o HTC), ha sido una confirmación de que el fabricante mantiene sus signos de identidad pese a la compra de Lenovo.

Diseño

Lo cierto es que no hay grandes sorpresas en el Motorola Moto X (2014), ya que sus líneas son ya identificativas y, por ejemplo se mantiene la curvatura en su parte posterior que, al menos en nuestra opinión, permite un agarre y uso del teléfono muy cómodo. Eso sí, para la gama de producto a la que va dirigida, hay que decir que la sensación de peso es mayor de la esperada -144 gramos-, y esto en ocasiones se hace notar (en especial si se compara en directo con otros modelos). En cuanto al grosor, se maneja entorno de los 9 milímetros (la curvatura tiene aquí su importancia), que no está mal y se puede considerar como correcto.

Imagen de la parte trasera del Motorola Moto X (2014)

Algunos detalles a comentar, por diferentes, es que el lugar para insertar la tarjeta SIM (no es posible utilizar microSD para aumentar la capacidad de almacenamiento, algo que no se entiende muy bien, todo hay que decirlo), es la superior. Este no es un sitio habitual, y comparte espacio con la toma para los auriculares. En cuanto a los botones hardware, todos están en el lateral derecho y son muy estrechos, pero demuestran gran firmeza.

En lo que se refiere a su aspecto, llaman la atención unas pequeñas líneas en forma de remate en las cuatro esquinas que no están mal y que el acabado metálico de los laterales demuestra una apuesta mejor en el Motorola Moto X (2014). Por cierto, que la forma del sensor y el flash encajan a la perfección con el logotipo redondo de la compañía, por lo en este sentido nos agradó como se ve la parte trasera.

Botones del Motorola Moto X (2014)

En definitiva. El Motorola Moto X (2014) es un modelo llamativo, en especial si se utiliza un acabado trasero diferente (por cierto, que la batería no es extraíble) y que no desentona. Eso sí, no es el mejor que hemos visto pero la verdad es que hay un avance y una apuesta por que las líneas del modelo al que sustituye sean reconocibles.

La pantalla, una de sus mejoras

Hay que decir que el Motorola Moto X (2014) mejora claramente al terminal de gama alta que tenía el fabricante en el mercado en lo que se refiere a su pantalla. Aparte de aumentar las dimensiones, pasa el panel a ser de 5,2 pulgadas (es AMOLED) ahora la resolución es de 1.920 x 1.080, por lo que se consigue una densidad de píxeles de 423 ppp. Y, esto, se hace notar.

Pantalla del Motorola Moto X (2014)

Un ejemplo es que la definición de las letras al ver el navegador, sin hacer zoom, es mucho mejor. Son más reconocibles y se distinguen sin problemas. Aparte, el color está bien resuelto -con algún pequeño contratiempo con los colores menos intensos- y, en líneas generales, hay que decir que se ve bastante bien, incluso en la saturación. Eso sí, el brillo no es el mejor que hemos visto y esto es algo que en exteriores sí que se nota un poco.

En cuanto al marco frontal, este es adecuado, sin ser muy grande ni muy pequeño, lo que permite aprovechar bastante bien el espacio y las dimensiones se benefician de ello. El acabado y la integración con la carcasa es excelente, no hay ninguna pega en ello. Por cierto, que la respuesta táctil no ofrece problema alguno, por lo que simplemente es perfecta.

Su cámara, seguimos con los avances

De nuevo, se mejora de forma convincente al Moto X que estaba en el mercado antes de la llegada de este nuevo modelo. El sensor del componente de Sony (IMX135 de 1/3 pulgadas) principal, aparte de incluir un flash totalmente diferente (cubre todo el círculo de este), tiene una resolución de 13 megapíxeles y deja de ser un apartado que penaliza notablemente al terminal. Eso sí, no es capaz de competir con modelos como, por ejemplo, el Xperia Z3 y su cámara de 20,7 megapíxeles.

Cámara del Motorola Moto X (2014)

El caso es que con el Motorola Moto X (2014) se consiguen unas fotografías bastante buenas cuando la luz ambiente es adecuada. Hay buenos detalles y no se aprecia apenas ruido y tanto los colores como las propias fuentes de luz se representan sin problemas. Es decir, que sin ser lo mejor que hemos visto no se le pueden poner grandes pegas a las fotografías conseguidas. Un detalle muy interesante: la cámara es muy rápida al disparar y al enfocar, lo que se agradece.

Por el contrario, si la luminosidad no es la mejor o se hacen fotos de noche, y pese a su flash de potencia adecuada, hay que decir que las tomas bajan bastantes enteros. Se aprecia cierto desenfoque y, además, aparece un ruido bastante evidente si se amplía la imagen. Es decir, que se puede mejorar y parte de lo ocurrido es por el tratamiento de las fotos.

En cuanto a las grabaciones, aquí se confirma que la velocidad del autoenfoque es realmente buena y, en cuanto a las imágenes, estas son correctas. El sonido se graba con bastante claridad, lo que también es positivo.

Finalmente, hay que decir que la interfaz de uso de la aplicación Cámara no es la mejor, como ocurre con otros modelos de la misma compañía. No hay grandes opciones y el uso de la acción deslizar en la pantalla puede ser algo engorrosa cuando se está haciendo una foto (la verdad, es que la tentación es instalar otra).

Un rendimiento con claros y oscuros

Lo cierto es que la experiencia de uso que se tiene a la hora de utilizar el Motorola Moto X (2014) es muy buena, ya que la rapidez de ejecución general es alta y, por lo tanto, se tiene siempre la sensación de que el terminal puede con todo… algo que, por otro lado, así es. Esto lo consigue debido a que el procesador Snapdragon 801 a 2,5 GHz y sus 2 GB de RAM son una combinación que funciona muy bien… pero, lo cierto, es que en el caso de la RAM, quizá se esperaba una mejora adicional para igualar a modelos como por ejemplo el Xperia Z3 o los Galaxy Note.

PC Mark Motorola Moto X (2014)

El caso es que funciona bastante bien, incluso con los juegos en tres dimensiones, algo que se comprueba en los resultados que hemos obtenido con los benchmarks, donde hay que decir que en AnuTuTu supera los 44.000, lo que no está nada mal y le deja en muy buen lugar.

Lo cierto es que el uso de Android 4.4.4 sin apenas modificación alguna tiene un efecto positivo en la capacidad del Motorola Moto X (2014), algo que ya se ha convertido en una característica de los modelos de esta compañía y, además, no hay que olvidar que las actualizaciones son habituales y rápidas. El caso es que el nuevo modelo avanza respecto a los terminales de gama alta, pero sigue sin ser el más destacado (pero convence, repetimos).

Pero como hemos indicado antes, hay algún lunar aquí, y no es otro que el de la autonomía. Su batería es de 2.300 mAh (cien más que el modelo al que sustituye), pero los componentes son más exigentes, como por ejemplo la pantalla y el procesador. Esto se traduce en un tiempo de uso sin recarga menos amplio, ya que en las pruebas de uso continuado no conseguimos superar las seis horas. Eso sí, si no se utiliza de forma intensiva el dispositivo, es posible legar al final del día con un única carga… pero es algo complicado en ocasiones (por cierto, que el tiempo que se tarda en rellenar la batería no es muy elevado, lo que nos pareció un buen detalle).

Algún detalle adicional

Aquí queremos destacar algunas opciones de software adicional que se incluyen en el Motorola Moto X (2014), recordando que la versión Android es básicamente “pura”. La más destacable es el reconocimiento de voz para controlar algunas acciones del terminal (el famoso Hola Moto X). Esto permite manejar el teléfono sin tener que tocarlo, lo que se agradece cuando se va conduciendo, por ejemplo.

Aparte, se incluyen sensores de infrarrojos en el frontal para reconocer con solvencia los gestos y, por ejemplo, esto permite que la pantalla muestre la hora automáticamente (y algunas notificaciones) cuando se acerque la mano. Finalmente, hay que decir que también se le puede indicar al Motorola Moto X (2014) que cuando existan determinadas opciones se ejecuten acciones específicas. Añadidos muy interesantes y que se deben conocer.

Conclusión

Lo cierto es que el Motorola Moto X (2014) es un muy buen teléfono que avanza claramente desde la versión anterior y, siempre, mejorando. Es más, creemos que recorta distancias respecto a otros modelos de gama alta. Nuevas opciones como una cámara mejorada, la pantalla Full HD y un hardware más competente así lo demuestran.

Uso del Motorola Moto X (2014)

Eso sí, hay detalles que son mejorables y, además, claramente. Uno de ellos es la no inclusión de una ranura para tarjetas microSD, por lo que el usuario debe quedarse con el almacenamiento interno sí o sí (que puede ser de 16 o 32 GB). Además, la cámara sufre en exceso en condiciones de poca luz y, sin duda alguna, una autonomía que no es precisamente la mejor del mercado.

A favor:

  • Sistema operativo sin modificaciones
  • Un rendimiento bastante bueno
  • La mejora de la cámara es importante

En contra:

  • Autonomía menor de lo esperado
  • No incluye ranura para tarjetas microSD
  • Se nota bastante pesado

Fotos del producto

 

Puntuación del Motorola Moto X (2014)


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.