Motorola Moto G4 Play

Análisis del Motorola Moto G4 Play

Valoración: 6,5 de 10

Sello de puntuación 6En el análisis del Moto G4 Play hemos probado un terminal que es realmente económico y que llega como una opción para los que buscan gastarse menos de 170 euros en un terminal móvil que sea completo y que no ofrezca ningún tipo de duda respecto a funcionamiento, garantía y potenciales actualizaciones. Eso si, no estamos ante un dispositivo especialmente potente, pero que no deja un mal sabor de boca como se podrá comprobar.

El aspecto que hemos visto en el análisis del Moto G4 Play es completamente reconocible, lo que por un lado es bueno ya que no hay duda que se está ante un teléfono del fabricante ahora en manos de Lenovo pero, esto, tiene la contrapartida de no ofrecer nada nuevo para los usuarios. Por cierto, una excelente posibilidad es  que se incluya protección frente a salpicaduras (compatibilidad con el estándar IPX4, lo que asegura que si se lleva cuando se corre y se suda o si le cae alguna gota de agua en la mesa no habrá desperfecto alguno).

Teléfono Motorola G4 Play

Como es habitual, una de las grandes virtudes de los dispositivos de la gama Moto, y este no es una excepción, es que llega con un sistema operativo que apenas ofrece personalización alguna (sólo ciertos gestos, una o dos aplicaciones propias y, como no, la pantalla activa). Esto es positivo, especialmente debido a que es Android Marshmallow el integrado, ya que favorece explotar el potencial del hardware del teléfono, lo que no siempre ocurre con interfaces propias de las compañías. Además, las actualizaciones se prometen rápidas, lo que siempre es positivo por motivos de seguridad y mejor funcionamiento.

Diseño del Moto G4 Play

Lo primero es que estamos ante un terminal que utiliza como material de fabricación el plástico, por lo que no se debe buscar nada de metal en su acabado. Esto es lógico teniendo en cuenta su coste, y lo cierto es que el diseño es correcto, pero no especialmente Premium. Las líneas, sencillas y funcionales, con curvaturas suaves que hemos comprobado en el análisis del Moto G4 Play que permiten un agarre cómodo y que dotan al dispositivo de un aspecto adecuado. Nada nuevo, como hemos indicado antes, y en cierta medida es lógico.

Lo bueno de ofrecer plástico es que se permite un acceso al interior del terminal, por lo que es posible cambiar la batería (y este es el lugar en el que se insertan las tarjetas SIM y microSD). Este punto es muy del gusto de una buena cantidad de usuarios, y la verdad es que creemos que es un acierto y permite dotar de cierta virtud a algo que no lo es tanto (el acabado). En lo que tiene que ver con las dimensiones y peso, hay que decir que en el análisis del Moto G4 Play hemos comprobado que el trabajo es muy bueno, ya que el grosor baja de los 10 milímetros -sin ser espectacular esto, la verdad- y el peso se queda en sólo 137 gramos y bien repartido. Consecuencia: la ergonomía en conjunto es buena.

Interior del Motorola G4 Play

El lugar de los botones hardware, que son los de control de volumen y encendido, es el habitual de la compañía: todos en el lateral derecho (el de “power” tiene un acabado diferente, para poder detectarlo sin mirar). Su recorrido es algo corto, la verdad, y la resistencia a la presión la habitual. Por cierto, el control del sistema operativo se realiza con botones integrados en la pantalla, lo que es intuitivo pero ciertamente resta espacio útil en algunos momentos. Poco más hay en los laterales, ya que sólo se ven el puerto de auriculares -no se incluyen unos con el dispositivo- y, también, el microUSB inferior (por cierto, este modelo no salta a Tipo C).

Nos ha gustado la ubicación frontal del altavoz, que hace que no se tape con facilidad y que no suene del todo mal. Si pasamos a la carcasa trasera sólo se detecta el hueco del micrófono y del sensor de la cámara que no sobresale mucho. Si estás pensando dónde se ubica el lector de huellas de este modelo, en el análisis del Moto G4 Play hemos confirmado que este accesorio no está integrado, por lo que no podrás dar uso a las opciones que permite el utilizarlo, como las propias de seguridad.

Lateral del Motorola G4 Play

Rendimiento en el análisis del Moto G4 Play

Hay que tener muy claro el objetivo de este teléfono en el mercado, que no es otro que el dar una solución válida a los usuarios que no tienen exigencias muy altas. Por lo tanto, no hay que caer en la comparación con modelos de gama media o alta, ya que no es su objetivo. El caso, es que como hemos comprobado en el análisis del Moto G4 Play, el terminal responde, sin más.

Resultado Basemark Motorola G4 Play

El conjunto de componentes esenciales que es de la partida en el teléfono es un procesador Snapdragon 410 que trabaja a 1,2 GHz y es compatible con arquitectura de 64 bits (en su interior dispone de una GPU Adreno 306). La RAM es de 2 GB, que no está del todo mal teniendo en cuenta que utiliza Android 6.0.1. Todas las características del Moto G4 Play las puedes encontrar en esta página de MovilZona.

Estos son los resultados obtenidos en las pruebas de rendimiento que habitualmente utilizamos en MovilZona y que nos dan un punto concreto para cada modelo que probamos:

Más allá de las puntuaciones, la experiencia de uso conseguida en el análisis del Moto G4 Play es buena valorando el coste que tiene el terminal. Es posible ejecutar juegos, los más exigentes tienen algo de “lag”, y las aplicaciones básicas funcionan bien una vez abiertas. Y es que, en algunos casos como la propia de la gestión de la cámara o el navegador Chrome, se tarda un poco en tener todo disponible. Problemas de temperatura, ninguno.

Llega el turno de hablar de la autonomía que conseguimos en el análisis del Moto G4 Play. Lo cierto es que no está mal, y se alcanza el día sin excesivos problemas debido a un hardware bien dimensionado para su batería de 2.800 mAh (intercambiable, recordamos). Si el uso es intensivo, como es mi caso, en ocasiones al llegar la noche es posible que se tenga que recargar, pero esto es algo que generalmente es así ya que la utilización del dispositivo es muy intenso. En definitiva, cumple sin problemas.

Autonomía del Motorola G4 Play

Un detalle a mencionar es que los tiempos de recarga son largos, por lo que nada de procesos rápidos. Conseguir rellenar el 100% de la batería desde un diez por cierto, puede llevar cuatro horas y media habitualmente.

Batería del Motorola G4 Play

Pantalla del Moto G4

¿Te gustan los terminales que se manejan con sólo una mano? Si es así, este modelo es de los que tienes que revisar si no quieres gastarte mucho. La pantalla es de 5 pulgadas, con una resolución de 720p y, por lo tanto, nada de superar los 300 ppp de densidad de píxeles. Por cierto que hay protección Gorilla Glass 3, lo que es un buen añadido que otorga seguridad.

Panel del Motorola G4 Play

El panel IPS ofrece unos colores lo suficientemente vivos como para convencer pero, eso sí, el brillo podría ser algo más potente -sin llegar a ser malo-. El caso, es que pese a que se incluyen dos modos de color en los Ajustes del sistema, en este apartado hemos comprobado en el análisis del Moto G4 Play que el dispositivo simplemente cumple, algo que es lógico por otro lado. Los marcos de la pantalla son algo excesivos, especialmente el inferior ya que aquí no se integran botones táctiles.

Bien en los ángulos de visión, no detectamos grandes fallos en lo que tiene que ver con la pantalla del Moto G4, aunque bien es cierto que alguna de su competencia ya ha comenzado a integrar paneles Full HD en sus modelos de gama de entrada.

Pantalla del Motorola G4 Play

Cámara

Aquí, como es de esperar por el precio que tiene el dispositivo, no hay nada especialmente destacable. Se cumple para poder publicar fotos en redes sociales o mandar en aplicaciones de mensajería, pero poco más. El caso es que el sensor principal que hemos utilizado en el análisis del Moto G4 Play es de 8 megapíxeles (F:2.2), sin estabilización óptica claro, pero sí que dispone de flash tipo LED. El elemento frontal para los selfies es de 5 Mpx.

Cámara del Motorola G4 Play

Los resultados que hemos obtenido con este dispositivo al hacer fotos son correctos, rozando quizá el límite de ser buenos con luminosidad adecuada. Colores no mal representados y una defición que no está especialmente mal. El rango dinámico no es el mejor del mundo, por lo que en ocasiones se queman los espacios con luces intensas. Cuando se utiliza el dispositivo con poca luz o de noche, la cosa cambia ya que aparece algo de ruido y se pierde algo de definición.

Estos son algunos ejemplos de lo que es posible conseguir con el teléfono ya que son los resultados de nuestro análisis del Moto G4 Play:

La rapidez al enfocar es mejor de lo esperado, lo que se agradece a la hora de grabar vídeos que se consigue un máximo de 1080p y que son, de nuevo, correctos. La aplicación integrada ofrece opciones como el uso de HDR, que no está mal todo hay que decirlo, y el poder modificar de forma manual opciones como la exposición. No es un desarrollo especialmente avanzado, pero se cubre un buen espectro de posibilidades que se agradece.

Conclusión

En el análisis del Moto G4 Play hemos descubierto un dispositivo correcto, que cumple con lo que se espera de él y que tiene en su software uno de sus mayores alicientes. La autonomía es buena, y el rendimiento para uso básico convence bastante. Además, es ligero y permite cambiar la batería, un detalle que cada vez son menos los teléfonos que lo ofrecen.

Eso sí, nada de pedirle grandes cosas, ya que no está preparado para ello, y hay detalles que se deben considerar como por ejemplo la ausencia de lector de huellas o una pantalla con un brillo que no es especialmente potente. Por cierto, nada de problemas de ejecución de aplicaciones, ya que no hemos experimentados cierres inesperados y, tampoco, altas temperaturas.

Lo mejor

  • Buena autonomía
  • La batería se puede cambiar manualmente

Lo peor

  • La cámara es mejorable
  • No dispone de lector de huellas
  • El brillo de la pantalla no es muy potente

Puntuación del Moto G4 Play


Valoraciones



Los campos con * son obligatorios.