LG G4

Análisis a fondo del LG G4

Valoración: 8,5 de 10

SELLO-MOVILZONA-8Ya hemos podido probar el teléfono LG G4, un terminal que tiene algunos detalles interesantes que hacían muy atractivo el analizarlo. Un ejemplo de lo que decimos es su acabado en piel en su parte posterior, donde sentíamos curiosidad por descubrir cómo queda frente a otros modelos que utilizan opciones como el metal. Aparte, este modelo está destinado a competir con los dispositivos de gama alta del mercado, por lo que llama la atención y se tiene que esperar de él lo mejor.

El caso es que ciertamente llama la atención el LG G4 nada más verlo. El cuero y las costuras incluidas en la carcasa trasera lo hacen llamativo (y eso que hemos probado el de color negro, otras variantes a buen seguro que son incluso más atractivas). De todas formas, el uso de la piel es diferencial y le da entidad propia al teléfono, algo que siempre se busca por parte de los fabricantes. Por lo tanto, es un buen comienzo.

Imagen frontal del LG G4

Otro de los detalles que nos gustó desde un primer momento del LG G4 es que la carcasa posterior se puede quitar -algo que es sencillo debido a la inclusión de una muesca en el lateral- , lo que por un lado permite el cambio de la batería si es necesario y, además, es aquí donde están las ranuras para la tarjetas SIM y la microSD (sí, este modelo permite el uso de esta lo que siempre es un atractivo para aquellos usuarios que tienden a abusar de los datos que tienen almacenados).

Por cierto, que el teléfono llega con Android Lollipop 5.1 al sacarlo de la caja. Esto es positivo ya que lo coloca entre los modelos más actualizados y, sobre el papel, el rendimiento que ofrece en general es el mejor posible (al menos por el momento). Además, esto habla muy bien del trabajo realizado por LG para proporcionar este firmware de forma rápida y estable (al menos, en nuestras pruebas no detectamos problema alguno en este apartado).

Trasera del LG G4

Diseño

El LG G4 es un teléfono con pantalla de 5,5 pulgadas, por lo que todo en lo que se refiere a las dimensiones gira sobre eso. El caso es que el trabajo de la compañía es bueno, ya que ha reducido el tamaño del terminal tanto que parece un modelo de 5,2”, lo que incide de forma positiva a la hora de manejarlo con sólo una mano, que es viable y cómodo.

En cuanto al agarre, el nuevo dispositivo ofrece una experiencia en este apartado positiva. La piel ofrece seguridad (veremos como aguanta en los diferentes colores el uso), y dispone de una ligera curvatura en su pantalla que permite que la comodidad sea grande. Eso sí, sufre en parte el “mal de los Motorola”: cuando está apoyado en una superficie plana baila un poco al manipularlo, lo que por ejemplo dificulta la escritura.

Botones del LG G4

En datos específicos, hay que hablar de un modelo fino (que tiene en su parte más estrecha sólo 6,3 milímetros -la más ancha es de 9,8- y que no pesa mucho, ya que se queda en los 155 gramos, aunque la sensación es de ser mucho más liviano lo que es posible por lo bien repartido que está el peso. Como hemos indicado antes la carcasa trasera se retira de forma sencilla y deja al descubierto el interior del LG G4, totalmente manipulable. Esto tiene un detalle positivo adicional: aunque el terminal no dispone de carga rápida activada, su procesador sí que es compatible con la tecnología, lo que permite a los usuarios adquirir accesorios adicionales para conseguir la compatibilidad.

En cuanto a los botones, se mantienen los físicos en la parte posterior (justo debajo de la cámara), con un acabado de color cobrizo que les hace atractivos. Por cierto, no se pierden funcionalidades en ellos como el abrir la cámara al pulsar el de Bajar volumen y realizar un disparo volviendo a usar este. El caso es que la sensación es de mayor integración en la carcasa y el propio sensor. El aspecto es realmente bueno y de calidad.

Interior del LG G4

En los laterales no hay botón alguno, lo que favorece la integración de la pantalla, y en la parte superior está el emisor de infrarrojos y en la inferior el puerto USB y la toma de auriculares. El caso es que el aspecto es muy llamativo, con un acabado diferente pero, lo cierto, es que se echa en falta el uso de materiales como el metal, que dan un aspecto quizá algo más diferencial al ser Premium. Pero, eso sí, alguno en su propia balanza preferirán el uso del plástico acabado en piel por la posibilidad de acceder a la batería.

Por cierto, el LG G4 es algo más largo que el modelo al que sustituye en el mercado, pero más fino. Además, el nuevo modelo tiene la mencionada curvatura para favorecer el agarre, lo que es una herencia clara de la gama G Flex de la propia compañía.

Acabado trasero del LG G4

Pantalla

Entramos en uno de los apartados en los que el LG G4 se siente más fuerte, el panel que integra. Ya hemos indicado que este es de 5,5 pulgadas (con Gorilla Glass 3, que ofrece una protección adecuada) y que la integración con el resto de la carcasa es realmente impresionante. En cuanto al aprovechamiento de la parte frontal, este es de 72,5%, por lo que el trabajo es bueno pero no el mejor del mercado (en especial si se tiene en cuenta que los botones Android están en la pantalla).

Foto de la apntalla del LG G4

La resolución alcanza los 2K (2.560 x 1.400), por lo que se da continuidad a lo que ya era de la partida en el LG G3 en este apartado y se consigue una densidad de píxeles de nada menos que 538 ppp. Por lo tanto, compite de tú a tú con el panel integrado en modelos como por ejemplo el Samsung Galaxy S6 pero diferenciándose de este con la inclusión, de la tecnología IPS Quantum Dot.

En la experiencia de uso hay que decir que lo que se visualiza en la pantalla ofrece una calidad indiscutible, con textos muy bien definidos independientemente del zoom aplicado. Los colores están bien representados y se ven con fuerza, aparte de disponer de un rango de estos muy elevado lo que se consigue con la tecnología Quantum antes mencionada. Comparado con el Galaxy S6, los colores claros son mucho más “potentes”, mientras que los oscuros están menos definidos que en el panel SuperAMOLED del modelo de Samsung.

Lo cierto es que estamos ante una de las pantallas de mayor calidad del mercado, con ángulos de visión elevados y un comportamiento en exteriores sin fisuras. Por lo tanto, hablamos de un panel evolucionado respecto al incluido en el LG G3 y que ofrece colores más naturales que este (sin que se aprecien espacios quemados). En cuanto al refresco para los vídeos y los juegos, así como la respecta táctil, hay que decir que todo funciona a la perfección.

Hardware

Este es un apartado al que teníamos ganas de “hincarle el diente”, ya que una de las sorpresas del LG G4 es la inclusión del procesador Snapdragon 808 acompañado de 3 GB de RAM. El SoC es un modelo de seis núcleos (dos Cortex A-57 a 1,82 GHz y cuatro Cortex A-53 a 1,44 GHz) compatible con 64 bits y que integra una GPU Adreno 418. Es decir, que no se ha elegido un Snapdragon 810 como en el caso del LG G Flex 2… ¿los problemas de sobrecalentamiento y de alto consumo de este componente tendrán algo que ver?

Comparativa AnTuTu del LG G4

El caso es que el rendimiento es bueno, bastante bueno, pero se ve superado por terminales como el Samsung Galaxy S6, que en este apartado ahora mismo no tiene rival en el mercado. Pero, por ejemplo, no tiene mucho que envidiar al HTC One M9 y, la verdad, es que la experiencia de uso que se consigue es muy buena, con una fluidez general destacable y sin problemas detectados de calor pese al estar jugando de forma continuada más de una hora -la pantalla es lo que más temperatura alcanza-.

La simbiosis con el sistema operativo Android es muy buena, y se nota que la interfaz de usuario se ha “pulido” bastante para dejarla mucho más limpia y que no afecte al rendimiento general (eso sí, opciones como el despertar al LG G4 tocando la pantalla están presentes, y es realmente útil). El caso es que todo se abre perfectamente y no se tiene sensación de falta de capacidad en el hardware. Por lo tanto, se podría decir que este modelo es un muy buen teléfono en lo referente al rendimiento, pero sin ser el mejor.

Ahora toca hablar de la autonomía. Ya se conoce la pantalla del LG G4, el procesador que integra y, falta por conocer la carga de la batería incluida: esta es de 3.000 mAh, por lo que es de las mayores que utilizan actualmente los teléfonos de gama alta. La eficiencia aquí no es mala, ya que conseguir un día de uso normal no es complicado, por lo que da respuesta a lo que se espera de un teléfono de su segmento. Además, la gestión que hace el procesador de los recursos energéticos no son excesivos. Eso sí, cuando la utilización del teléfono es intensiva, el tiempo que se consigue se reduce bastante y sin apagarlo en ningún momento no supera las 4 horas y 45 minutos de media.

Por cierto, aquí hay que decir que las opciones de ahorro de energía están presentes, pero el impacto que detectamos en los modos menos agresivos no es muy grande (en el modelo “extremo” si hay una buena diferencia). En cuanto a la recarga, sin utilizar la tecnología Quick Charge que antes hemos mencionado, el tiempo para una ciclo completo se sitúa en torno a 1 hora y 40 minutos. En definitiva, el LG G4 es correcto en el apartado de la autonomía, sin más.

Cámara

Este apartado es otro de los potentes sobre el papel del LG G4. El hardware del componente principal es un sensor de 16 megapíxeles con estabilizador óptico y apertura de f/1.8. A esto hay que añadir que dispone de un sensor de color añadido y que en la interfaz dispone de opción de utilizar ajustes manuales y, por cierto, estos son de los más cómodos e intuitivos que hemos visto en un dispositivo móvil Android. Si no es de diez el trabajo hecho aquí, es de 9,5.

Cámara del LG G4

El caso es que estamos ante un modelo que disputa de tú a tú a cualquier modelo del mercado el reinado en lo que se refiere a calidad de la cámara, ya sea el Galaxy S6 o los iPhone de Apple. El caso es que la cámara está perfectamente integrada en la carcasa y, por ejemplo, sobresale menos que muchas de las que incluyen los modelos de gama alta y, además, con los añadidos que hemos comentado se puede decir que el LG G4 sube un nivel claramente respecto al modelo que sustituye en el mercado.

Con la cámara del LG G4 se incluyen opciones que son interesantes, como por ejemplo la posibilidad de hacer fotos en RAW, lo que permite visualizar las tomas con la máxima calidad y detalle posible (eso sí, el tamaño de estas es significativamente mayor que si se utiliza JPG).

Comparativa del Zoom del LG G4

La calidad de las fotografías del LG G4 es excelente, con unos detalles muy buenos y con una ausencia de ruido muy destacable. Además, la representación de los colores es excelente, mejor que la del Samsung Galaxy S6 (cuando la luz es muy intensa la de este último modelo es quizá una pizca superior), y gracias a la velocidad que ofrece la cámara y sus especificaciones las fotos con baja luminosidad son muy buenas. Por lo tanto, hablamos de un componente que es realmente bueno, de lo mejor que hay en el mercado sino el mejor.

Uso Macro con el LG G4

A la hora de hacer fotografías la rapidez es excelente con el LG G4, así como el autoenfoque. Y, todo esto, con un rango dinámico realmente impresionante y que dejan muy claro que este componente es muy completo (incluso el pos procesamiento funciona realmente bien). El uso del zoom es sencillo y con calidad,  pero al máximo distorsiona un poco más de lo esperado.

En el apartado de la interfaz de la cámara, esta es muy buena. Ofrece opciones de uso automático, que funciona bastante bien, también como hemos dicho es posible establecer parámetros manuales (como por ejemplo el balance de blancos, la sensibilidad ISO, la velocidad el enfoque manual).

Ahora dejaremos dos ejemplos de cómo graba el LG G4, la primera es con la calidad Full HD activada, mientras que la segunda es UHD, una opción que está presente en los dispositivos. Por cierto, que el autoenfoque se demuestra muy eficiente y el estabilizador óptico realiza un trabajo óptimo:

Conclusión

Un muy buen teléfono el LG G4. Ofrece apartados en los que destaca frente a todos los rivales, como por ejemplo la cámara y la pantalla, pero hay otros donde se queda un escaloncito por detrás, como pude ser en el rendimiento donde el uso del Snapdragon 808 se deja notar.

Destaca también el LG G4 por la posibilidad de utilizar tarjetas microSD y acceder a la batería -a comentar que no es resistente al agua y polvo- , lo que directamente lleva al uso del plástico como material de fabricación (con piel auténtica en la parte posterior). Esto lo hace diferente, pero menos Premium que los modelos que utilizan metal. En lo que se refiere al software, hay que decir que la interfaz de usuario mejora respecto a versiones anteriores, pero todavía es algo exigente en el consumo de recursos, pero sin pasarse.

El caso es que este LG G4 es un modelo recomendable, y consistente que tiene muy claro en lo que desea destacar y, lo cierto, es que lo consigue. Buen teléfono que no es una mala evolución desde el LG G3, ni mucho menos.

A favor:

  • Cámara superlativa
  • Pantalla de gran definición
  • Dimensiones bien trabajadas
  • Acceso a la batería y compatibilidad con tarjetas microSD

En contra:

  • Partes en plástico
  • Interfaz de usuario que puede evolucionar

Fotos del producto:

Puntuación del LG G4


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

3 opiniones
  1. Anónimo 0
    27 Ago, 15 16:39
    10/10 excelente equipo

    sin mas una buena elección y potente equipo

  2. jose 0
    16 Abr, 16 0:43
    10/10 buen movil en calidad precio y funcionam…

    buen movil en calidad precio y funcionamiento

  3. Uno 0
    05 Ago, 16 23:47
    3/10 La excepción

    Todo el mundo habla maravillas de este móvil, pero yo debo ser la excepción. No porque no me parezca un buen móvil, que lo es, sino por la cantidad de problemas que me ha dado desde que me lo compré (y no hace de eso ni tres meses). En este tiempo he tenido problemas de conexión a la red (se deshabilitó permanentemente la conexión a WI-FI o 4G), de Datos Móviles (de cuando en cuando se desactivan y me imposibilita hacer ninguna llamada) y lo último, una aberración en la lente que jode todas las fotos.

    Lo dicho, me parece buen móvil, pero en menos de tres meses ya me he arrepentido.
    Espero ser la excepción.