LG G3

Análisis a fondo del LG G3

Valoración: 8 de 10

SELLO-MOVILZONA-8Uno de los grandes modelos de este año 2014 es el LG G3, y esto es así debido a que ofrece una característica que otros terminales de gama alta, al menos por el momento, no tienen: su pantalla permite una resolución de 2.560 x 1.440, lo que se viene conociendo como QHD y, por tanto, es diferencial en este apartado. Sin duda, un excelente reclamo.

Pero como es lógico no es sólo un panel este modelo, ya que si está entre los más destacados del mercado es debido a que en el resto de los apartados habituales también destaca. En realidad, se podría decir que el LG G3 es una fusión de lo mejor del Samsung Galaxy S5 y Sony Xperia Z2 -al menos, en lo referente al procesador y memoria RAM-, sus grandes rivales en el mercado.

Teléfono LG G3 imagen frontal

Sea como fuere, lo que está muy claro es que este modelo es un terminal que ha llamado la atención y que no está funcionando mal en los mercados en los que ya lleva un tiempo a la venta, como por ejemplo Corea del Sur. Razones sobre el papel tiene para ello, pero ahora toca el turno de que os indiquemos la experiencia de uso que hemos tenido al utilizarlo durante un tiempo y si todo lo que promete es tal y como se esperaba en este dispositivo de pantalla de nada menos que 5,5 pulgadas.

Diseño y usabilidad

En este apartado lo primero que se debe decir es que el LG G3 es grande, mucho más que por ejemplo el modelo al que sustituye. Esto se debe a que la pantalla es mayor, ya que ha pasado de tener 5,2 pulgadas a 5,5, y evidentemente eso se nota. Además, hay que decir que está muy cerca de las cinco coma siete del Samsung Galaxy Note 3, por lo que alguno puede sentir la tentación de compararlo con este y, la verdad, es que no sería para nada descabellado.

Imagen trasera del LG G3

Eso sí, creemos que merece la pena destacar que pese al aumento de las dimensiones del panel, hay un apartado que se mantiene sin cambio alguno, que es el del grosor que es el mismo que el del LG G2 subiendo hasta los 8,9 milímetros (eso sí, no alcanza los 8,1 del Galaxy S5). Un buen detalle, ya que se nota al utilizar el dispositivo permitiéndole ser bastante manejable.

En cuanto a la experiencia de uso del LG G3, hay que decir que esta es buena, pese a sus dimensiones el agarre es perfecto, lo que también se debe a la forma curvada de su parte trasera. Por cierto, que el altavoz está justo en la parte baja de este lugar, por lo que en ocasiones se puede tapar (un detalle: la calidad del sonido es aceptable, pero no llega para nada a la ofrecida por ejemplo por el HTC One M8).

Imagen del interior del LG G3

Los botones de control se mantienen justo debajo del sensor de la cámara principal, lo que hace que la apuesta continúe. Ciertamente se necesita un tiempo de aprendizaje para utilizarlos con soltura, de eso no hay duda, pero como el diseño de estos es mucho mejor (ahora, por ejemplo, apenas sobresalen de la carcasa, lo que evita encendidos no deseados), lo cierto es que todo resulta mucho más sencillo y rápido.

Otro detalle que se debe tener en cuenta en el LG G3 es que el material de fabricación adolece del miso mal del que incluye el Samsung Galaxy S5: es plástico. Bien es cierto que simula perfectamente al metal, pero no lo es y, en modelo de gama alta que tiene precios considerables, lo suyo es optar por componentes diferenciales que los hagan tractivos, como bien demuestra el Sony Xperia Z2. Por cierto, que la carcasa trasera es extraíble, lo que posibilita cambiar la batería, algo que es interesante para los que utilizan los dispositivos móviles de forma intensiva.

Lateral del teléfono LG G3

Finalmente, en lo que se refiere al diseño, hay que decir que la integración del panel con el frontal simplemente es perfecta, sin duda el trabajo realizado es excelente. Además, en esta ocasión se ha añadido un borde que sobre sale un poco (de forma casi imperceptible) que evita ralladuras al colocarlo encima de una mesa boca abajo y, también, que el impacto en las caídas los sufra la pantalla de forma directa.

Un rendimiento que responde a las expectativas

Teniendo en cuenta los componentes esenciales que ofrece el LG G3, hay que decir que este modelo responde bastante bien ante las exigencias, pero en algunos benchmark demostró que siempre se sitúa en los puestos de cabeza (aunque, curiosamente, en ninguno de ellos lidera la clasificación, lo que no deja de ser curioso).

A continuación os dejamos los resultados que obtuvimos en las pruebas sintéticas que solemos realizar en MovilZona y que, en líneas generales, son una buena “vara de medir” a la hora de colocar debidamente a un terminal. Sin duda, no están nada mal todos ellos:

Al utilizarlo de forma continuada la verdad es que comprobamos que el LG G3 funciona perfectamente, independientemente de lo exigente que sea la aplicación que se ejecute (incluso los juegos en tres dimensiones trabaja con gran fluidez, algo en lo que su GPU Adreno 330 tiene mucho que ver). Por lo tanto, la combinación de procesador Snapdragon 801 a 2,5 GHz y 3 GB de RAM permiten que la experiencia de uso sea excelente, con accesos rápidos a todos los apartados e, incluso, en trabajos en los que la multitarea es necesaria… pero la sensación es de menor “potencia” que el Galaxy S5 o el Xperia Z2.

Por cierto, la interfaz de usuario del LG G3 llega totalmente rediseñada. Estéticamente se adapta a los tiempos actuales en los que la simpleza y las líneas sencillas son las que mejor encajan, por lo que se ha dejado atrás el anterior diseño que era muy recargado y daba la sensación al usuario de estar utilizando una versión Android más antigua de la real. Es decir, todo un acierto por parte de la compañía esta novedad respecto al LG G2 (y que permite igualarse al Galaxy S5, por ejemplo) y, además, al estar basada en Android 4.4.2, también favorece un funcionamiento realmente desahogado.

Comparativa de benchmarks del LG G3

 

En cuanto a la autonomía, hay que decir que la batería de 3.000 mAh resulta adecuada para poder suministrar energía a este LG G3 -menos carga consideramos que hubiera sido un error-, un modelo que es exigente ya que sus componentes son muy potentes. Si se deja actuar al terminal de forma natural, se consigue sin problemas más de un día de uso, lo que está muy bien (es más, si el Modo Ahorro se activa es sorprendente lo que pude dar de sí este modelo). Pero, lo cierto, es que en los test de exigencia máxima con el procesador funcionando al 100% y la pantalla encendida constantemente, la respuesta es algo inferior y creemos que pude deberse a la calidad del panel. Eso sí, para nada obtiene malos resultados y no decepciona.

Pantalla

Momento estelar de este LG G3, ya que llegamos a lo que es su componente diferencial y algo que todo el mundo, aunque sea en las tiendas será lo primero que hará: revisar la calidad de su pantalla. Y es lógico, ya que el panel 5,5 pulgadas tipo True HD-IPS (la misma que en el LG G2) que integra es de calidad 2K (2.560 x 1.440). De los primeros en su “especie”.

Marca en el frontal del LG G3

La calidad de este componente es incuestionable, no hay duda. Con una densidad de píxeles de 534 ppp, hablamos de una pantalla que se ve perfectamente en todos los ámbitos de uso: leer textos, ver un vídeo o jugar. La definición es alta y los colores se presentan con una veracidad e intensidad muy buena (quizá, en los grises de alto porcentaje se nota alguna pequeña tendencia al verde, pero es casi inapreciable). Si a esto se le suma una temperatura realmente buena y un brillo potente, hablamos de un componente espectacular… realmente impresiona ver un vídeo adaptado a su resolución.

Pero, esta es la cuestión… el máximo partido se le saca cuando las imágenes ofrecen una resolución a la que sólo el componente del LG G3 llega, ya que de otra forma al compararla con las pantallas de otros modelos, como por  ejemplo la del Xperia Z2 de Sony, no hay grandes diferencias a la hora de visualizar vídeos a 720p, por ejemplo, ni al leer una página web. Es más, si tomamos como referencia la del Samsung Galaxy S5, el brillo de esta nos parece superior.

De todas formas, es espectacular, de eso no cabe duda, y hablamos de un apartado en el que antes o después se le sacará partido ya sea con un vídeo o, simplemente, en la edición de una imagen. Por cierto, que la protección es Gorilla Glass 3, lo que se nota en la utilización, y la respuesta en el uso habitual es perfecta.

No queremos acabar de comentar este apartado sin indicar algo en lo que el LG G3 supera, con mucho, al resto de modelos que hay en el mercado: los marcos de la pantalla. Estos son realmente espectaculares por reducidos -y en parte se consiguen por la inclusión de los botones de volumen y encendido en la parte trasera-, por lo que hablamos de un terminal que aprovecha al máximo el frontal. Esto permite por un lado reducir sus dimensiones generales y, además, le dota de un aspecto único.

Cámara

De nuevo, hay que hablar de una mejora evidente respecto al LG G2, ya que la cámara de 13 megapíxeles con estabilizador óptico de imagen que se incluye en el nuevo dispositivo ofrece unos resultados superiores a este. Tanto en la definición como en el tratamiento de los colores, es claro que se avanza. Además, no se aprecia aberración alguna.

Cámara trasera del LG G3

Eso sí, comprobamos que, como se puede ver en las imágenes que dejamos a continuación, se aprecia que en lo referente al trabajo con la luz hay una tendencia a oscurecer las fotografías, lo que no es precisamente positivo:

Lo que sí nos gustó mucho fue el enfoque, que es especialmente rápido y efectivo, incluso en modo automático, lo que en gran parte se debe al sensor que está al lado de la cámara trasera (el que no es el flash LED) que permite que el reconocimiento de las situaciones sea casi automático. Es decir, que el añadido del LG G3 es efectivo y eficiente.

Un ejemplo de lo que decimos se puede ver a la hora de grabar, donde el cambio de condiciones de lo que se enfoca se ejecuta bastante rápido… por cierto, la calidad es algo inferior a la esperada, lo que varía si se activa la grabación 4K (los resultados se ven perfectamente en el propio terminal).

Antes de finalizar este apartado, hay que decir que la interfaz de la aplicación Cámara es realmente buena y sencilla manejar, y cuenta con una buena cantidad de opciones. Además, las funcionalidades que eran de la partida en el LG G2, como por ejemplo que se pueda hacer una foto si se pulsa el botón de bajar volumen de forma continuada cuando el LG G3 está en reposo, siguen activas.

Conclusión

Sin duda alguna el LG G3 es un modelo que no deja indiferente a nadie. Su pantalla es realmente buena, espectacular se podría decir, (aunque ahora mismo los contenidos no permitan aprovecharla al máximo) y, además, el resto del hardware no desentona. Por lo tanto, hablamos de un modelo que es de los mejores que hay en el mercado actual.

Además, mantiene servicios tan efectivos como Knock Code, que permite “despertar” al dispositivo con sólo golpear la pantalla y, también, el poder utilizar el LG G3 como mando a distancia. Es decir, que ofrece muchas funcionalidades en una interfaz de usuario rediseñada y que realmente nos ha gustado (en especial al compararla con la que tenía antes esta compañía).

Por lo tanto, hablamos de un modelo que es una buena opción de compra ya que no desentona en ningún apartado y que tiene detalles únicos que le permiten ser diferente, tanto a la hora de utilizarlo como en el hardware que integra. Por cierto, no es resistente al agua, algo que en su segmento es algo que no se entiende muy bien.

A favor:

  • Pantalla de excelente calidad
  • El diseño de los botones traseros ha mejorado
  • Buen rendimiento general

En contra:

  • El material de fabricación es plástico
  • Sonido del altavoz mejorable
  • No ofrece resistencia al agua y polvo

Fotos del producto:


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

1 opinión
  1. Juan Antonio Rivera Zetina 0
    30 Jun, 14 3:22
    8/10 en contra "material de plastico", eso pu…

    en contra “material de plastico”, eso puede ser cuestionable, que les guste más el metal que el plástico está bien, pero no es un punto que se tome como negativo, ya que aguanta mejor los golpes es más ligero y más barato que el metal.