LG G Watch R

Análisis a fondo del LG G Watch R

Valoración: 8 de 10

sello de Movilzona 8Los smartwatch de esfera redonda se han convertido en muy demandados por parte de los usuarios. La razón principal de esto es su diseño, ya que se asemeja más que los rectangulares a los relojes de “toda la vida” y, por lo tanto, tiene un poso de continuidad que les favorece. Esto es lo que cumple el LG G Watch R que hemos probado y que nos ha dejado un muy buen sabor de boca.

Las líneas de la pantalla de este modelo le hacen ser competencia directa del Motorola Moto 360, pero hay grandes diferencias entre ambos dispositivos que se podrán ir conociendo en este artículo y que propician a que este modelo tenga identidad propia. Eso sí, ambos dispositivos apuestan por el mismo sistema operativo: Android Wear, que es la plataforma que ha desarrollado Google para posicionarse en este segmento y que compite con Tizen de Samsung y el trabajo que Apple incluirá en su Watch.

Smartwacth  LG G Watch R

Diseño y usabilidad

Lo primero que llama la atención de este LG G Watch R, aparte de la ya mencionada pantalla redonda, es que recuerda mucho a los relojes deportivos que hay en el mercado y que no utilizan sistema operativo alguno. Esto es un punto interesante ya que encaja perfectamente para hacer deporte o, simplemente, para ser un complemento más que no desentona a la hora de hacer senderismo.

Eso sí, los bordes que incluye este reloj inteligente son muy pronunciados (por lo que el grosor sube hasta los 9,7 milímetros), lo que es un detalle que contrasta con el resto de los smartwatch del mercado que ofrecen unos casi inexistentes. Y, por cierto, esto en alguna ocasión ha hecho que al pasar el dedo por la pantalla lateralmente no se reconozca perfectamente el gesto (pero, una vez que se utiliza el LG G Watch R de forma continuada, esto deja de suceder). Un detalle positivo es que este lugar está numerado, lo que proporciona una utilidad adicional.

Foto del  LG G Watch R completo

Hay que decir que el material de fabricación del LG G Watch R es metal, lo que le dota de un aspecto llamativo y habla muy bien del acabado. Incluso, el botón de acción lateral (que tiene funcionalidad propia, como el poder apagar el smartwatch o encender su pantalla de ser necesario ofrece el mismo acabado). En cuanto a la correa, la suministrada es de piel y se puede cambiar con gran facilidad ya que su sistema de encastre en el cuerpo del accesorio es el de “toda la vida”.

Hay que decir que en la parte posterior del smartwatch es donde se encuentran los diferentes conectores y sensores que se incluyen. Un ejemplo de los primeros son los necesarios para la base de recarga que se necesita para recargar la batería (como ocurre con los modelos de Samsung) y que, evidentemente, tiene una forma redonda. El segundo es el que reconoce el ritmo cardiaco y que posibilita dotar de esta información a diferentes aplicaciones –generalmente deportivas- que lo requieran.

Sensor cardiaco del  LG G Watch R

El llevar puesto el LG G Watch R resulta muy cómodo, más si eres de los que habitualmente utilizas reloj y, la verdad, es que a primera vista no parece un smartwatch, lo que habla muy bien respecto al trabajo que ha realizado el fabricante y le permite competir de tú a tú con el Motorola Moto 360.

Un rendimiento que no ofrece problemas

Aquí hay un elemento sorprendente que se incluye en el dispositivo: su procesador. La apuesta de LG es un SoC Snapdragon 400 a 1,2 GHz que iguala a la oferta que hay en muchos teléfonos móviles y que asegura que el rendimiento ofrecido es bueno. Además, la RAM se mantiene en los parámetros habituales en los smartwatch, donde los 512 MB se han convertido en un estándar ya que se ha demostrado que Android Wear con esta cantidad funciona sin problemas.

El caso es que la experiencia de uso es excelente gracias a lo comentado antes. La rapidez con la que se ejecutan las aplicaciones y, también, los comandos de voz es de lo mejor que hemos visto hasta la fecha y, sin duda alguna, estamos ante uno de los relojes inteligentes más capaces que hay en el mercado actual. Por lo tanto, no habrá decepción alguna por parte del usuario que se decida por el LG G Watch R.

Correa de cuero del  LG G Watch R

El apartado de la autonomía es uno de los grandes caballos de batalla en los relojes inteligentes que se han lanzado. Lo cierto es que el espacio disponible en el interior de estos accesorios no es muy grande, por lo que generalmente no es posible integrar una batería de gran carga. El caso es que LG se las ha ingeniado para integrar una de 410 mAh. Esto permite que se puedan estar algo más de dos días sin necesidad de recargarla (y eso que lo hemos utilizado de forma habitual y con varias funcionalidades pero con la opción pantalla encendida desactivada), lo que no está mal si se compara con otros modelos. Es decir, que está en la media.

Un detalle que nos ha convencido plenamente es que la recarga es muy rápida, bajando en casi más de una hora -comparado con el Moto 360- el tiempo que necesita el LG G Watch R para que la batería llegue al 100%. Un buen detalle que es de agradecer en un producto que se desea utilizar de forma continuada.

Pantalla

Este es uno de los elementos esenciales de cualquier smartwatch, ya que con ella se realizan casi todas las acciones en Android Wear y, además, es la ventana al mundo de la información que suministra. Y, lo cierto, es que de nuevo hay que decir que la compañía asiática convence con el panel tipo P-OLED (el mismo que se integra en todos los modelos de la gama G Flex y que es la clara apuesta de LG para sus dispositivos wearables).

Detalle de la pantalla del  LG G Watch R

El caso es que las dimensiones de la pantalla del LG G Watch R son de 1,3 pulgadas (33 milímetros de diámetro) y, lo cierto, es que es suficiente para que las acciones que se hacen con el sistema operativo no resulten incómodas. Todo lo contrario, sorprende lo bien que se manipulan las notificaciones y, por lo tanto, la ergonomía en este apartado es buena.

La resolución es de 320 x 320, lo que le permite alcanzar los 246 ppp de densidad, por lo que se sitúa en la cabeza en este apartado de todos los smartwatch que se pueden comparar (el Moto 360 se sitúa en los 205 ppp). Esto no hace que las imágenes sean “brutalmente” mejores, pero lo cierto es que todo se ve muy definido y además los colores se representan con gran realismo. Un detalle adicional y positivo es que el efecto de la luz exterior no impide una correcta visualización, aunque aquí hemos visto mejores smartwatch, como por ejemplo los últimos Gear de Samsung.

Lo que menos nos ha gustado aquí del LG G Watch R  es que el trabajo con el brillo no es el mejor posible (aparte que se necesita de modificaciones manuales para poder gestionar este apartado de forma correcta). Esto es algo que se debería corregir en un futuro.

Borde del  LG G Watch R

Consideraciones finales

Para finalizar, vamos a comentar algunos detalles finales que  se deben tener en cuenta del LG G Watch R. Una es que pesa algo más de lo que debería, ya que alcanza los 62 gramos, que no es mucho, pero hay modelos como el ya mencionado Moto 360 que se quedan en los 42. Por lo tanto, necesita ponerse un poco a dieta para versiones posteriores.

Además, el smartwatch es compatible con el estándar IP67, por lo que es resistente al agua (con limitaciones, ya que no es sumergible como algunos modelos de toda la vida): Aquí, recomendamos no abusar de esta opción con la correa de piel incluida, ya que no está precisamente pensada para esto.

Lateral del  LG G Watch R

Finalmente, el LG G Watch R necesita de un teléfono con Android para poder ser lo más útil posible, por lo que no tiene funcionalidad independiente como el Gear S de Samsung. Esto no creemos que sea un problema ya que se convierte en una extensión del dispositivo móvil, utilizando para ello conectividad Bluetooth 4.0 LE (de bajo consumo). Pero es importante tener esto presente.

Conclusión

Este es sin duda uno de los mejores smartwatch que hemos probado hasta la fecha. Funciona a la perfección junto a Android Wear, mostrándose ágil y completo. No tiene fisuras en su funcionamiento y el diseño que ofrece es de lo más atractivo, en especial la combinación de su carcasa metálica y la pantalla redonda. Además, su autonomía es adecuada en la actualidad ya que se mantiene en las marcas habituales.

Elección de esfera del  LG G Watch R

Tiene detalles que mejorar, como su excesivo peso y grosor y, además, un mejor tratamiento del brillo de la pantalla (que, por otro lado, es de muy buena calidad). El caso es que este LG G Watch R es una buena inversión, no muy económica -unos 250 euros-, que convencerá a todos los que lo adquieran.

A favor:

  • Excelente diseño
  • Pantalla de buena calidad
  • Buen funcionamiento en general

En contra:

  • Es algo pesado
  • Los bordes en ocasiones hacen fallar al manipular la pantalla

Fotos del producto:


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

Sin opiniones