HTC One Mini 2

Análisis a fondo del HTC One Mini 2

Valoración: 7,5 de 10

Sello Movilzona 7Las versiones Mini de los terminales más destacados de los teléfonos de gama alta que hay en el mercado son unos dispositivos que más o menos se han establecido con firmeza, al menos por el momento. Estos buscan ofrecer opciones reducidas, en todos los sentidos, respecto a sus “hermanos mayores” pero que están un paso por encima de los habituales dispositivos móviles de gama media (ya sea con un diseño destacable con componentes diferenciales). Y esto lo confirma el nuevo HTC One Mini 2.

Este modelo llega con la intención de no bajar ni un ápice en lo referente a la calidad de fabricación, por lo que se diferencia claramente de la gama Desire de este miembro fabricante, y copia el material de fabricación del HTC One: el metal. Por lo tanto, el acabado que ofrece este dispositivo es diferencial y, por lo tanto, llamativo. Además, las líneas son las características de esta compañía en sus modelos más destacados.

Teléfono HTC One Mini 2

También se incluyen elementos en este HTC One Mini 2 que ya son todo un símbolo para los taiwaneses, como por ejemplo el uso de la tecnología BoomSound (con sus dos altavoces frontales) que comprobamos que siguen siendo lo mejor en este apartado que hay en el mercado, y también el uso de la interfaz de usuario Sense, en este caso la versión 6.0 que siempre le hace ser particular y muy cómodo de utilizar (aunque aumenta el “peso” que tiene que mover el hardware del teléfono).

Diseño y usabilidad

Aquí vamos a tomar como referencia al HTC One Mini, al que realmente sustituye este modelo, y creemos que es la mejor forma de explicar todo lo nuevo que ofrece este nuevo dispositivo. Que, recordamos, tiene al aluminio como elemento diferencial que simplemente a la vista ya destaca (y, al tacto, lo cierto es que hace que el uso del nuevo terminal ofrezca siempre una sensación de calidad en cuanto se tiene en la mano).

Parte trasera del HTC One Mini 2

El caso es que este HTC One Mini 2 pesa 137 gramos y tiene un grosor de 10,9 milímetros, por lo que supera en ambos casos al dispositivo al que sustituye (en el primero de los casos, hay que decir que es algo normal ya que la pantalla es más grande y hace que irremediablemente sea más pesado el nuevo). De todas formas, este dispositivo en la mano sigue siendo un terminal muy manejable, que se utiliza con gran comodidad pero ciertamente está un poquito “pasado de peso”, pero al ser estrecho hace que se sostenga en la mano muy bien. Eso sí, la curvatura trasera consigue que el agarre sea excelente, pero que cuando se deja en una superficie plana el teléfono “baile” muchísimo, algo que en algún momento pude ser un inconveniente.

En lo referente al acabado, hay que decir que estamos ante un modelo simplemente excepcional, con un aspecto imponente y con unos remates sensacionales, sin nada que rompa con las líneas del diseño y que desborda elegancia por los cuatro costados. Además, los botones hardware son excelentes, firmes y bien acabados, y las ranuras para las tarjetas, tanto la SIM como la microSD, están muy bien integradas en los laterales (la carcasa trasera no es extraíble). Por cierto, que las huellas parece que huyen de este HTC One Mini 2, ya que apenas hay rastro de ellas al utilizarlo.

Ranura lateral del HTC One Mini 2

Un buen detalle es el acabado curvado que tiene el cuerpo del HTC One Mini, que hace que encaje a la perfección en la mano… que, por cierto, con ella se llega de forma muy cómoda a cualquier lugar de la pantalla lo que se debe a que su esta no es muy grande. Es curioso que incluso se agradece el poder manejar un terminal así. Eso sí, al dejarlo encima de la mesa, si se manipula el dispositivo este se zarandea algo y hace que la precisión disminuya.

En cuanto a las conexiones físicas del HTC One Mini 2, tiene las habituales USB y de auriculares, que están bien dimensionadas y estructuradas (no existe ni rastro de un puerto de infrarrojos, algo que no hubiera estado de más que incluyera el HTC One Mini 2). En cuanto a la integración de la pantalla con la carcasa, al ver las esquinas de este modelo uno se da cuenta que es de lo mejor que hay en el mercado, y si nos referimos a la gama media de producto, destaca sobre el resto por mucho.

Acabado del HTC One Mini 2

 

Pantalla

Como ya hemos indicado antes, este modelo tiene una pantalla más grande que el anterior HTC One Mini, ya que pasa de ser de 4,3 a 4,5 pulgadas. Mantiene la resolución, que se sitúa en los 720p, por lo que su densidad de píxeles se sitúa en los 326 ppp. Esto permite, como comprobamos, que la definición de lo que se ve en el panel LCD2 que incluye sea muy buena, incluso en las letras sin utilizar zoom.

Pantalla del HTC One Mini 2

Los colores se representan bastante bien, con un contraste adecuado pero quizá algo más tenues de lo que se podría esperar, y esto es curioso debido a que estamos ante un modelo con un brillo bastante potente (que se deja notar en exteriores, donde se ve sorprendentemente bien la pantalla). Quizá, si se compara con las del HTC One M8, es algo menos luminosa, pero esto no es muy evidente, por lo que no se puede considerar fallo alguno.

Los botones de control del sistema operativo están integrados en el panel, por lo que se reduce el espacio real de visualización en algunos casos. La respuesta táctil es excelente, por lo que no hay nada que objetar en este apartado. Y, por cierto, que los marcos no son especialmente reducidos, lo que se puede mejorar en futuras evoluciones.

En definitiva, que el HTC One Mini 2 no integra la mejor pantalla del mercado, de eso no hay duda, pero para ser un modelo de gama media con un panel a 720p, hay que decir que resulta realmente convincente y es de lo mejor en su segmento, no cabe duda.

Hardware y rendimiento

Aquí llega una de las sorpresas menos positivas del HTC One Mini 2, ya que en el hardware principal no hay grandes diferencias respecto al modelo que sustituye, por lo que la política es similar a la empleada en el Moto G de Motorola. Es decir, que el procesador es un Snapdragon 400 (de cuatro núcleos a 1,2 GHz) y la RAM asciende a 1 GB. Solvente, pero sin más.

Resultado basemark HTC One Mini 2

Además la GPU Adreno 305 ya da muestras de cansancio para mover las imágenes en tres dimensiones más potentes, por lo que sus resultados en este apartado sólo son aceptables. Como queda claro en las cifras que hemos obtenido en los benchmarks, hay que decir que se ve superado por bastantes modelos actuales de gama media:

Eso sí, la sensación que se tiene al utilizar el HTC One Mini 2 es que se tiene lo suficiente para que Android 4.4.2 funcione con soltura y sin retardos. Eso sí, en condiciones de multitarea estos aparecen y, por ejemplo, al abrir la cámara se nota un tiempo de espera. De todas formas, para usuarios que no tengan las máximas exigencias, este modelo hay que decir que responde a la perfección.

Donde sí que nos convenció plenamente es en lo referente a la autonomía que permite su batería de 2.110 mAh, ya que el tiempo que se puede utilizar el HTC One Mini 2, y sin activar modos de ahorro (que tiene) supera sin problema alguno al día completo y, en algunos momentos, incluso llegamos a los dos. Además, en los test sintéticos también demuestra su buen comportamiento. Bien por el fabricante aquí.

Autonomía en PC Mark del HTC One Mini 2

Cámara

Aquí encontramos una de las grandes diferencias de este HTC One Mini 2 respecto al modelo que sustituye en el mercado ya que no utiliza el sensor tipo UltraPixel y en su defecto integra una trasera de 13 megapíxeles al uso y otro frontal de 5 Mpx. Nos parece una solución mucho mejor y los resultados al hacer fotos así lo confirman.

Detalle cámara del HTC One Mini 2

Las fotos que se consiguen son realmente buenas con una luz ambiente buena: tienen poco ruido, los colores están muy bien representados y lo cierto, es que se trabaja muy bien el contraste. En el caso de que la luminosidad no sea la mejor, hay que decir que el flash es correcto, pero lo destacable es el Modo HDR de una gran efectividad ya que su rango dinámico es realmente bueno. Sinceramente, el sensor principal supera sin problemas a los de sus competidores directos, como por ejemplo los de Samsung.

Por cierto, que la aplicación Cámara es de las más completas que existen, con acceso a configuraciones avanzadas que otros fabricantes no permiten (ISO, balance de blancos, velocidad de obturación, etc.). Se tarda un poco en aprender a utilizar el desarrollo, pero cuando esto se hace, lo cierto es que su potencia es de agradecer.

Aplicación Cámara del HTC One Mini 2

Al grabar hay que decir que se consiguen resultados buenos, pero detectamos el único lunar que encontramos en este apartado del HTC One Mini 2: la velocidad de respuesta y enfoque, que es algo mejorable pero que no es un gran inconveniente y no oscurece lo bien equipado que aquí está este modelo.

Conclusión

Este es sin duda alguna un muy buen terminal, con opciones diferenciales que le hace  ser una opción a valorar si se busca un modelo que no sea de gama alta pero solvente. Un ejemplo de esto es su diseño de aluminio, un gran acabado y una autonomía que es muy amplia. Y, todo ello, acompañado del siempre cómodo uso de la interfaz Sense.

Pero hay fallos que se deben valorar. Por ejemplo, su hardware no es el más potente, lo que hace que sus resultados en los benchmarks no sean los mejores (en especial cuando se mide su potencia con gráficos en tres dimensiones). Además, es pesado y por ahora Android se queda en la versión 4.4.2. Eso sí, es posible utilizar tarjetas microSD para ampliar sus 16 GB de almacenamiento interno y es compatible con 4G.

A favor:

  • Excelente diseño
  • Amplia autonomía
  • Cámara trasera de muy buena calidad
  • Sonido potente y nítido

En contra:

  • Rendimiento algo ajustado
  • Es más pesado de lo que debería
  • El sistema operativo debería ser actualizado

Fotos del producto:

Puntuación del HTC One Mini 2


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.