HTC Desire 500

Análisis a fondo del HTC Desire 500

Valoración: 6 de 10

Sello de puntuación 6Este es un teléfono que está destinado a competir en la gama media de producto, aquella en la que los dispositivos cuestan unos 200 dólares (o euros) de la que tanto se está hablando estos días debido a que las ventas en este segmento se han comprobado que son realmente buenas y por lo tanto, no es de extrañar que las compañías lancen modelos con los que competir. El HTC Desire 500 es un ejemplo de esto.

Bien es cierto que hablamos de un terminal que no es comparable con modelos del mismo fabricante como por ejemplo el One e, incluso, el One Mini… pero es que su precio indica que no se debe caer en la “tentación” de hacerlo. Concretamente, el coste de uno de estos modelos libre es 279 €, por lo que hablamos de un dispositivo asequible y que, como se podrá comprobar a continuación, se puede considerar como adecuado en lo referente a la combinación de hardware y software (la experiencia de uso, en definitiva).

Una vez puestos en situación e indicada la gama en la que se debe situar y comparar el HTC Desire 500, lo primero que hay que decir es que, de primeras, el diseño es de lo más atractivo. Al menos, a nosotros nos ha gustado la combinación de blancos y rojos. Es decir, que es un teléfono atractivo en el que, incluso, el escalón existente entre pantalla -que está biselada- y carcasa trasera mejora su aspecto, en vez de dar una sensación de un mal acabado. En definitiva, bonito es el terminal.

HTC Desire 500 en mano

Diseño

Como era de esperar, el material de construcción de este terminal es el plástico, por lo tanto nada de aluminio como en los modelos de gamas superiores de HTC. Además, un detalle importante es que la carcasa trasera se pude quitar, por lo que queda al descubierto el interior del dispositivo y posibilita el cambio de batería de ser necesario. Además, aquí es donde están las ranuras para las diferentes tarjetas que, por cierto, se manipulan con gran comodidad.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta es que el botón de encendido está en la parte superior del HTC Desire 500 (los de volumen se encuentran en el lateral derecho). Todos ellos están integrados en el remate de color rojo y no destacan en exceso. Esto puede ser llamativo, pero lo cierto es que en ocasiones -en especial cuando no se mira el teléfono- cuesta localizarlos con los dedos.

Botones volumen HTC Deisre 500

Por lo demás, hay que decir que el HTC Desire 500 se agarra bastante bien y la manipulación es cómoda. Además, es bastante ligero, sólo 123 gramos, lo que se agradece a la hora de llevarlo en el bolsillo, por ejemplo. Un detalle final en este apartado es que el altavoz que integra en la parte trasera (demasiado centrado para nuestro gusto y se suele tapar al utilizar el terminal) está muy bien protegido, algo esencial y que se ha de tener en cuenta en un dispositivo compatible con Beats Audio.

En definitiva, un teléfono llamativo, que no llega al nivel en diseño del HTC One Mini, pero que no envidia nada al Galaxy S4 Mini, por poner un ejemplo. Cumple en este apartado, aunque es algo más grande de lo que cabría esperar en un modelo con pantalla de 4,3 pulgadas.

Ranuras tarjetas HTC Deisre 500

Pantalla

Aquí comenzamos a detectar los primeros síntomas de su precio reducido y una de las razones por las que se considera un gama media el HTC Desire 500. La razón principal de decir esto es que la resolución del panel incluido es de sólo 800 x 480, lo que lleva a una densidad de píxeles de 217 ppp. No es que se vea mal la pantalla, pero lo cierto es que cualquier modelo a 720p que hemos probado muestra una definición mayor.

Lo cierto es que la luminosidad de la misma nos sorprendió gratamente, pero ciertamente los colores no son excesivamente definidos y la saturación simplemente es aceptable. Eso sí, en lo que a manipulación se refiere hay que indicar que la repuesta del panel es excelente.

Pantalla HTC Desire 500

La verdad es que esperábamos que la pantalla fuera algo mejor, pero sin duda alguna queda lejos de lo que ofrecen modelos como el antes mencionado Galaxy S4 Mini, y que ni decir tiene que cualquiera de la gama One del mismo fabricante. Bien es cierto que se debe ser comedido respecto a las comparaciones, como hemos dicho antes, pero en este aparatado el HTC Desire 500 no es de lo mejor.

Hardware y rendimiento

Aquí lo que se debe considerar a la hora de valorar al HTC Desire 500 es que cumpla con las diferentes aplicaciones y sea una respuesta válida, no que ofrezca el mayor rendimiento. Esa no es su “guerra”. Pues bien, hay que decir que el terminal cumple perfectamente con esto, y al utilizarlo la experiencia que se tiene es agradable, sin demasiados retardos y con una fluidez adecuada para los usuarios menos exigentes. Eso sí, con los juegos en tres dimensiones su Adreno 203 se muestra en ocasiones ajustada.

En el interior del terminal se incluye un procesador de cuatro núcleos Snapdragon 200 a 1,2 GHz (Cortex-A5) y la cantidad de RAM asciende a 1 GB. Pese a su número de “cores” no se debe pensar que en rendimiento puro llega a niveles de los modelos más potentes del mercado, poniendo como ejemplo al HTC One. Incluso, queda por detrás de modelos de doble núcleo con arquitectura Cortex-A7 en los resultados de las pruebas. Esto es normal, por lo que no se debe considerar un fallo, ni mucho menos, pero hay que advertir para no llevarse a engaño con su SoC.

NenaMark en el HTC Deisre 500

Por cierto, que su batería es de sólo 1.800 mAh (físicamente es pequeña, como se puede ver en la imagen que dejamos a continuación). La verdad es que se podría esperar una autonomía mala, pero no es así ya que ni el procesador ni la pantalla son exigentes, por lo que no decepciona en este apartado. Eso sí, si el uso del terminal es intensivo, lo habitual es tener que recargar el HTC Desire 500 más de una vez al día. En caso contrario, no hay problema para llegar al final de la jornada.

batería del HTC Deisre 500

Un detalle que no queremos dejar de comentar es que la capacidad de almacenamiento del dispositivo es de sólo 4 GB (aunque esta se puede y debe aumentar mediante la inclusión de tarjetas microSD). Y decimos debe por dos cuestiones: primero debido a que su espacio es muy limitado en los tiempos que corren y, segundo, a que el sistema operativo y la interfaz Sense que incluye apenas dejan espacio libre para el usuario, por lo que cuando se hacen fotos y se graban vídeos, rápidamente se tiene el aviso de memoria llena. Por lo tanto, es obligatoria la compra de una tarjeta, que realmente no son muy caras, pero es un muy mal detalle. Aquí pierde muchos puntos respecto a otros modelos de gama media del mercado.

Cámara

El sensor del componente que incluye el HTC Desire 500 es de 8 megapíxeles, y la verdad es que su comportamiento es realmente bueno, sorprendentemente bueno, hay que decir. Esperábamos fotos con algo más de ruido y con una intensidad de los colores menos realista, y la verdad es que nos gustó lo que vimos teniendo en cuenta el precio de este modelo.

No llega a los niveles de las Ultrapixel de la propia compañía, esto es evidente, pero la verdad es que supera con creces a las que se integran en modelos como el Galaxy S4  Mini al menos es la percepción que tuvimos. Además, el software de Cámara que incluye nos parece muy completo y con una buena cantidad de opciones, como por ejemplo los Modos Macro, Panorama e, incluso, HDR.

Software

La versión Android que llega con el HTC Desire 500 es la 4.1.2, que no es muy antigua pero tampoco es de lo más actual que se puede encontrar. De todas formas, no hay que olvidar que como otros modelos de esta compañía utiliza la interfaz de usuario Sense (en este caso la 5.0). La verdad es que la experiencia de uso es buena en lo referente a la fluidez, ya que no notamos mucho “lag”, pero queda lejos de la velocidad mostrada por el HTC One Mini, por ejemplo.

No hay mucho que decir que no se sepa de Sense 5.0, con opciones tan interesantes como BlinkFeed -un centro en el que se aglutinan las novedades para el usuario-. Además, la forma de ver el listado de aplicaciones, con desplazamiento vertical, es una característica propia de HTC que siempre resulta atractiva por diferente.

Conclusión

Este es un terminal que tiene dos grandes atractivos: su cámara de buena calidad y un diseño de lo más atractivo, por lo que tiene tantos a su favor. Además, su precio es interesante para el hardware que incluye, que asegura un funcionamiento adecuado de aplicaciones incluso “pesadas” (exceptuando los juegos).

Eso sí, el HTC Desire 500 también tiene hándicaps, en especial la resolución de su pantalla, que se antoja insuficiente, y la capacidad de almacenamiento que no llega a ser una opción válida para los tiempos que corren y “obligan” a la compra de una tarjeta microSD sí o sí. Pero, como hemos dicho desde el principio, no se debe olvidar que este modelo no está pensado para ser el mejor del mercado.

LO MEJOR

  • Cámara de buena calidad
  • Diseño atractivo
  • Precio contenido

LO PEOR

  • Almacenamiento insuficiente
  • Resolución de la pantalla muy baja
  • Dimensiones mayores de las esperadas

FOTOS DEL PRODUCTO


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.