La realidad es que una afirmación como la de este titular parece algo obvia, pero es lo único que se puede decir cuando se conocen con números las preferencias de los ciberdelincuentes a la hora de atacar a sus objetivos, y sobre todo de elegirlos. Un nuevo informe nos cuenta los detalles sobre estas preferencias de los hackers.