Hace unos meses os contábamos que Realme se había convertido en la marca que menos tiempo había necesitado para llegar a vender 50 millones de dispositivos en todo el mundo. Ahora la firma china confirma su trayectoria imparable consiguiendo antes que nadie vender 100 millones de teléfonos móviles. Una marca que sin duda es un anticipo de todo lo que está por venir.