Apple iPhone SE

Análisis a fondo del Apple iPhone SE

Valoración: 7,5 de 10

Sello Movilzona 7Rompiendo con su hoja de ruta habitual, Apple ha presentado el iPhone SE en un contexto en que los móviles de cuatro pulgadas, por su diagonal de pantalla, no sólo son minoría en el mercado, sino que son ya parte de la Historia de la telefonía inteligente en la gama alta. Es la primera vez que existe una ‘tercera opción’ en el catálogo de teléfonos inteligentes de Apple, y es un retorno a un diseño que parecía enterrado con el iPhone 5s como última apuesta por él, tras haberse estrenado con el iPhone 5 y reutilizado, en menor medida, con el iPhone 5c. Es una apuesta arriesgada, y singular si revisamos el catálogo de gama alta, puesto que es donde encaja según sus especificaciones técnicas, aunque la pantalla diga todo lo contrario.

A diferencia del iPhone 6s o el iPhone 6s Plus, que encajan por su hardware en la comparativa con cualquiera de las apuestas en la gama alta del resto de fabricantes, el iPhone SE hace honor a su apellido ‘SE’, de Special Edition, y se lleva casi todos estos componentes de última generación a un formato comprimido, o compacto, según desde qué prisma lo queramos estudiar. En cualquier caso, un terminal de entrada, pero comprendiendo el concepto ‘entrada’ como la puerta hacia el universo iOS, o incluso a la gama alta por su precio, a pesar de que en España no es tan económico como en los Estados Unidos.

Diseño y uso

Absolutamente nada ha cambiado desde el iPhone 5s si nos referimos al diseño, únicamente un gramo más que, alcanzando los 113 gramos es imposible notar en el uso. El formato compacto, con 123.8 mm de alto y otros 58.6 milímetros de ancho lo hace mucho más cómodo que cualquiera de sus rivales, pero lo cierto es que sus 7.6 milímetros de grosor ya no impresionan, y colocan a este Special Edition de Apple un escalón por debajo. Pero el lastre de este diseño no es el grosor, que en un cuerpo tan compacto sigue siendo una marca correcta, sino los bordes marcados de un diseño que ya fue criticado en el iPhone 5s por no ser demasiado cómodo a la mano, a la par que frágil. Ahora bien, en esta ocasión estos bordes son en acabado mate, y sí es cierto que aceptan algo más de trabajo sobre ellos hasta desgastarse de forma visual.

Heredando el diseño del iPhone 5s, poco más se puede comentar del aspecto exterior del iPhone SE. En contra de lo estrenado por el iPhone 6 y llevado a los iPhone 6s, el Special Edition de Apple retoma la botonera circular para los controles de volumen, así como el botón de encendido en la parte superior. En los más nuevos, la firma de Cupertino decidió llevar este botón al lateral por sus dimensiones, para primar su ergonomía, y en un equipo tan compacto su posición superior sigue teniendo sentido, y no es un factor que juegue en contra de la comodidad en el uso.

Por otro lado, el terminal sigue manteniendo exactamente las mismas formas y ubicaciones para el conector Lightning que utiliza Apple desde el iPhone 5, el botón físico de silencio que a menudo echan de menos los usuarios de dispositivos Android, el punteado inferior para los altavoces y el micrófono principal y la entrada minijack 3,5 milímetros también en la parte inferior. La bandeja para la tarjeta nano SIM sigue en el lateral derecho y tanto este como su contrario lucen las mismas líneas que delimitan la antena y que configuran esa superficie bitono en blanco o negro, según la versión. Y aquí es donde entra en juego otra de las novedades, porque ya no solo está disponible en Gris Espacial, Oro y Plata, sino que también se ha sumado a la familia el Rose Gold con el segundo tono en blanco, luego el único con las bandas y las zonas superior e inferior de la espalda en color negro es el Space Gray o Gris Espacial.

Como en el iPhone 5s y el anterior, el iPhone 5, se sigue manteniendo un cuerpo metálico unibody con el frontal en vidrio y protegido por una lámina de cristal templado. Por lo tanto, una resistencia a arañazos e impactos que deja que desear frente a rivales con la última generación de Gorilla Glass, la lámina de protección diseñada por Corning. Además de que en este mismo frontal encontramos el Touch ID de primera generación, en lugar del equipado por los últimos iPhone 6s. Aunque, eso sí, lo cierto es que el nuevo conjunto de hardware deja esta cuestión en el olvido, porque el desbloqueo por huella dactilar es prácticamente igual de ágil, y preciso, que en los terminales más recientes. Eso sí, donde perfectamente podemos notar que estamos ante el sensor de primera generación es en situaciones en que el dedo está húmedo, puesto que aquí el sensor de los iPhone 6s trabaja de mejor manera.

Pantalla

La pantalla es, sin lugar a dudas, la gran decepción del iPhone SE. No por sus dimensiones, porque el hecho de que sea únicamente de cuatro pulgadas de diagonal no es un punto que acepte crítica negativa, sino más bien un punto a su favor por la correcta apuesta en diferenciación y segmentación. Sin duda, que exista un iPhone más pequeño, pero con hardware actualizado, es un movimiento sensato por parte de Apple, pero no podemos olvidar que estamos ante un panel obsoleto, se mire por donde se mire. Cómo no, es una pantalla con tecnología IPS, una evolución del LCD que en este caso alcanza tan solo 1.136 x 640 píxeles para una densidad de 326 ppi.

Como en sus hermanos mayores, en el iPhone SE nos encontramos con una baja resolución que provoca una lectura más cansada de texto, por ejemplo, pero también una mayor imprecisión en texturas elaboradas en videojuegos de alto nivel gráfico. Si bien es una resolución comprensible en un formato tan compacto, lo cierto es que habría tenido bastante más sentido un panel HD 1280 x 720 píxeles, y también habría dado mejores resultados en términos de imagen.

Pero el problema de la pantalla del iPhone SE no se queda únicamente en la resolución, que se antoja reducida y es notable únicamente en situaciones de gran exigencia. Esta pantalla obsoleta tiene ciertos problemas también de retroiluminación, donde sus 600 nits no permiten que se vea correctamente el contenido cuando estamos utilizando el terminal bajo exposición de luz natural directa. Y aunque Apple no ha trabajado sobre un brillo mínimo que sea realmente cómodo a oscuras, lo cierto es que en este punto cumple perfectamente Night Shift. Este modo, que ha llegado de la mano de iOS 9.3, es capaz de modificar la temperatura del color de la pantalla para reducir los tonos fríos y, por tanto, disminuir de forma considerable la fatiga ocular cuando utilizamos el equipo a oscuras. Ahora bien, este modo está diseñado basándose en la teoría de que los tonos fríos perjudican la conciliación del sueño, algo que si bien no está científicamente demostrado de una forma tajante, sí parece funcionar según lo planteado.

Y el segundo ‘gran problema’ de esta pantalla tiene que ver con el contraste, 1:804 con el máximo brillo, que frente a sus equivalentes es un valor realmente pobre. En el uso, y sin revisar al detalle los aspectos técnicos, el iPhone SE ofrece un evidente brillo inferior a sus homólogos y, no obstante, como cualquier otro panel IPS sí es capaz de mostrar colores muy acertados. Pero, sin lugar a dudas, Apple se ha dejado por el camino la actualización de uno de los componentes más importantes, y la pantalla del iPhone SE es uno de los mayores puntos débiles del terminal.

Hardware y rendimiento del iPhone SE

Antes de someter al iPhone SE a las pruebas de rendimiento más técnicas y objetivas, a pesar de que su aspecto es el mismo que en un iPhone 5s, dentro ha cambiado todo -o casi-. Al menos ha cambiado lo fundamental, y tenemos ahora un chipset Apple A9 de última generación, lo que sobre el papel se traduce en un procesador de doble núcleo capaz de trabajar a 1,84 GHz como frecuencia de reloj máxima. Y este chipset integra la GPU PowerVR GT7600 de seis núcleos, además de que el conjunto viene respaldado por 2 GB de memoria RAM. Por lo tanto, en términos de rendimiento estamos ante un equivalente de los iPhone 6s y iPhone 6s Plus, luego sobre el papel debería ser un terminal capaz de hacer frente a los lanzamientos más recientes en la gama alta. Y sí, lo es.

Según la prueba de rendimiento por la que pasemos este iPhone SE, en algunos casos nos devolverá resultados justo superiores al iPhone 6s y el iPhone 6s Plus, y en algunos otros justo inferiores. Y el significado de estas variaciones es, sencillamente, que es equivalente en términos de potencia y rendimiento a los teléfonos inteligentes más recientes de Apple. Como ventaja, este equipo tiene una resolución menor que el iPhone 6s Plus, algo que permite a la misma GPU trabajar con mayor holgura. Ahora bien, también es cierto que su interfaz está diseñada específicamente para el iPhone 6s –por su diagonal de pantalla-, y que en este terminal más compacto esto se traduce en una mínima lacra para su rendimiento.

Por lo tanto, según los resultados de los diferentes benchmark o pruebas de rendimiento, hay varios puntos que quedan muy claros. Por una parte, que en el aspecto más global su potencia es equivalente a la de un iPhone 6s y un iPhone 6s Plus. Y por otro lado, que su rendimiento gráfico es algo superior a la de sus hermanos mayores. ¿El problema? Que aunque la GPU sea capaz de trabajar a mejor ritmo, es algo que no vamos a poder disfrutar realmente porque en la experiencia de uso penaliza, con amplia diferencia, un panel que no está a la altura de las circunstancias. Y no obstante, lo que sí hay que recordar es que a pesar de que estamos ante un procesador de doble núcleo, la potencia single-core de cada uno de estos es muy superior a la de cualquier Android. El resultado es que el conjunto, igual que con los iPhone 6s, está perfectamente a la altura de cualquier gama alta.

Análisis de la cámara del iPhone SE

Como el iPhone 6s y el iPhone 6s Plus, el pequeño de la familia incorpora ahora también la cámara iSight de 12 megapíxeles en la parte trasera. Un salto cualitativo que, sin embargo, mantiene la apertura f/2.2 y tampoco varía en el tamaño de sensor, que sigue siendo de 1/3″. Por otro lado, se mantiene también el flash TrueTone con dos focos de tono cálido y frío para corregir la desviación de tonos en tomas con poca luz, pero ha evolucionado y ahora es ligeramente más potente que el que teníamos en el iPhone 5s.

Esta cámara principal de 12 megapíxeles está por debajo de la mayoría de sus equivalentes, con una apertura algo deficiente que se deja notar en el enfoque selectivo, y que fuerza a buscar una correcta iluminación para los mejores resultados. En las tomas con poca luz, principalmente, se aprecia fácilmente cómo el iPhone SE no destaca por sus resultados, y el hecho de que no incorpore estabilizador óptico de imagen -OIS-, a pesar del flash TrueTone, es otro punto débil que deja al iPhone 6s Plus, con el mismo módulo de cámara, muy por encima en calidad de fotografías. Los modos de grabación de vídeo incluyen hasta 4K a 30 fps como calidad máxima, aunque también podemos grabar vídeo en 1080p también a 30 ó 60 fps y se incluyen los modos de grabación a cámara lenta tan solo para la resolución 720p a 240 fps, aunque en Full HD podemos hacer grabaciones a 120 fotogramas por segundo.

La cámara frontal sí que deja mucho que desear con su módulo de 1,2 megapíxeles. Sus hermanos mayores, el iPhone 6s y el iPhone 6s Plus, ya incorporan un módulo de 5 megapíxeles con una calidad muy superior, y de lo que sí se beneficia el iPhone SE es del flash Retina que ilumina la pantalla al máximo, y con un ajuste de compensación de tonos, para suplir la carencia de un flash LED en la parte frontal. No obstante, este módulo frontal con apertura f/2.4 permite grabar vídeo en 720p a 30 fps.

Y la mayor crítica que acepta el iPhone SE en el apartado de fotografía, a pesar de que la cámara frontal es un punto decepcionante, es la interfaz de cámara y las opciones de configuración. En el iPhone SE la firma de Cupertino ha mantenido su filosofía Shoot and Go, que básicamente consiste en un modo automático que asuma toda la responsabilidad de la calidad final. Y aunque esto es perfecto para quien no busque complicaciones, se echan en falta un modo manual y opciones de configuración más accesibles. Para grabar vídeo en 4K, por ejemplo, no podemos configurar esto en la interfaz de cámara, sino que tenemos que ir a Ajustes > Fotos y cámara, lo que supone una pérdida de tiempo innecesaria, y rompe con lo intuitivo del resto del sistema operativo.

Batería

Los tiempos de carga no son un punto del que Apple pueda presumir con su iPhone SE, y es algo que tiene que ver con el conector Lightning. Aunque reversible, y eso es algo que sí deberían haber adoptado algunos de sus rivales que no se han sumado al USB Type C, no deja de ser un USB 2.0 que se muestra algo lento frente a la competencia. No cuenta con carga rápida, y aunque la capacidad de la batería es de tan solo 1.624 mAhlos últimos avances en la tecnología de carga por cable dejan al iPhone SE a la sombra de las alternativas más innovadoras.

Y la autonomía, sin embargo, sí es un punto donde el iPhone SE se desmarca con una duración notablemente superior al iPhone 6s, algo que debe a una capacidad similar pero un consumo mucho más reducido por la pantalla, de tan solo cuatro pulgadas. Además, como es evidente, el conjunto de hardware de mayor eficiencia energética le hace sobresalir frente a las cifras del iPhone 5s, y en este caso el proceso de fabricación de su chipset es un factor determinante. En llamada, el iPhone SE se acerca a las 12 horas de autonomía, y en la navegación por Internet sobre redes WiFi nos encontramos con una autonomía de casi 13 horas. Donde otros se ven penalizados, que es en la reproducción de contenido multimedia -vídeo-, la pantalla del iPhone SE apenas consume energía frente alternativas de mayores dimensiones y resolución, y aquí nos puede devolver fácilmente 14 horas de uso continuado.

Otros detalles a comentar

Además del procesador o la cámara principal, y otros puntos que desarrollábamos anteriormente, también se han actualizado los componentes involucrados en la conectividad. En cuanto a conectividad con redes móviles, sin cambio alguno el iPhone SE mantiene el soporte para redes 4G LTE de categoría 4, y esto quiere decir que tenemos un tope de 50 Mbps en velocidad de subida y un máximo de 150 Mbps como tasa de transferencia en descarga. Por lo tanto, no, el iPhone SE no soporte 4G+ ni ningún otro avance más allá del servicio 4G básico. Pero sí tenemos ahora soporte para el estándar 802.11 ac de WiFi, lo que significa que el equipo puede soportar perfectamente los 300 Mbps simétricos y futuros avances con mayor velocidad de transferencia. Y además, ahora incorpora Bluetooth 4.2 LEde bajo consumo-, y este es un factor clave para el uso con gadgets como el propio Apple Watch, puesto que la batería no se ve tan perjudicada como con tecnologías de conectividad anteriores.

Y sí, en este iPhone SE tenemos NFC, pero a diferencia de sus equivalentes con sistema operativo Android o Windows Phone, lo cierto es que no nos sirve de nada. Las restricciones del sistema operativo iOS sólo permiten el uso de esta tecnología de conectividad para Apple Pay, una característica que ni siquiera tenemos aún disponible en nuestro país. Por lo tanto, un equipo que viene mucho más justo que sus rivales en el aspecto de la conectividad, donde tampoco vamos a tener puerto infrarrojos y, en definitiva, reina la norma de Apple con un conjunto algo escaso.

Porque además de que el conjunto de conectividad está más ajustado que en sus rivales con Android, en este equipo tampoco tenemos carga rápida, ni cuenta con bandeja para tarjeta micro SD. Por lo tanto, revisando su catálogo que cuenta únicamente con opciones de 16 ó 64 GB de almacenamiento, las opciones de la mayoría de los consumidores se reducen únicamente al pago de 589 euros por la opción menos asequible, puesto que en un equipo de última generación y de gama alta, lo más frecuente es que 16 gigas se acaben al poco tiempo de uso. Mucho más aún si recordamos, como comentábamos en el punto anterior, que este equipo ya es capaz de grabar vídeo en 4K, o sencillamente hacer fotografías de 12 megapíxelesLive Photos, algunas funciones que se llevan por delante una cantidad de almacenamiento interno notablemente superior al que requería el iPhone 5s.

Conclusión

¿Como qué nos lo tomamos, como una evolución del iPhone 5s o como otra versión del iPhone 6s? Ahí es donde está la clave. Y la respuesta es que, en cualquier caso, estamos ante una de las únicas opciones –o incluso la única- para el que busca un terminal de máxima potencia en un formato compacto. De momento, el iPhone SE no tiene un rival real, y si buscamos el hardware más competitivo dentro de esta diagonal de pantalla, esta es nuestra opción. Y colocándolo frente al iPhone 5s, lo cierto es que se ha mejorado prácticamente todo. Desde el procesador hasta la cámara principal, evidentemente pasando por la memoria RAM e incluso los módulos de conectividad.

Pero hay un gran problema en él, y es que Apple ha ahorrado costes en algunos puntos, y uno de ellos es un punto crítico: la pantalla. No se nota demasiado, en el uso, que estamos ante el sensor biométrico para huellas de primera generación, el Touch ID original; y tampoco es un problema excesivamente grande que la cámara frontal sea la iSight de 1,2 megapíxeles en lugar del módulo de 5 megapíxeles. Sí, tenemos una calidad notablemente inferior en la cámara frontal, pero cumple, y el Toch ID es probablemente el componente obsoleto menos notable en el uso cotidiano. Pero la pantalla sí que está años atrás, tecnológicamente hablando, frente al resto del conjunto. Y esto, si lo ponemos en una balanza frente a la excelente autonomía o el sobresaliente rendimiento, es algo que para según qué usuarios quizá tenga mayor peso.

A favor:

– Rendimiento excepcional, a la altura de sus competidores en la gama alta.

– Diseño equilibrado y compacto.

– Única opción de gama alta en cuatro pulgadas.

–Excelente autonomía, una de las grandes mejoras frente al iPhone 5s.

En contra:

– Pantalla obsoleta, brillo y contraste decepcionantes.

– Sensor Touch ID de primera generación, notable en algunas situaciones.

– Cámara frontal obsoleta, de peor calidad que en los iPhone 6 y iPhone 6s.


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

2 opiniones
  1. enrique jarpa zurita 0
    03 Jun, 16 20:50
    7/10 gracias por comentar que su pantalla est…

    gracias por comentar que su pantalla esta absoleta en cuanto a brillo y contraste en el iphone 5 SE,
    no lo comprare.

  2. GRACE 0
    20 Ago, 16 12:07
    8/10 muy completo el análisis y las conclusi…

    muy completo el análisis y las conclusiones. me ha resuelto todas las dudas. gracias