Los pasos correctos para deshacerte de un móvil usado o roto

Los pasos correctos para deshacerte de un móvil usado o roto

David Girao

Que hay más dispositivos móviles que habitantes en el plantea es una realidad desde hace ya muchos años. Por este motivo, es habitual que algún cajón de la casa se llene de antiguos dispositivos que nos da pena tirar incluso aunque no funcionen. Pero llegados el caso ¿Cuál es el procedimiento más adecuado para tirar un móvil o deshacernos de él?

Lo cierto es que el reciclaje de la telefonía móvil siempre ha generado cierto debate. Componentes electrónicos que acaban en mercados del tercer mundo o el lucrativo negocio de separar los componentes esenciales de su composición como el oro o el famoso coltán. No obstante, lo que sabemos seguro es que el impacto negativo para el medio ambiente es muy negativo, si generamos montañas infinitas de móviles pudriéndose al sol en algún vertedero o en el fondo del mar.

Dónde se tiran los móviles viejos

Al igual que encontramos contenedores de para pilas, cartón o plásticos, los móviles también disponen de varios procedimientos adecuados para su reciclaje.

Punto limpio de tu localidad

Este es quizá el método más adecuado y cómodo, ya que casi todos contamos con un Punto Limpio cercano gestionado por cada ayuntamiento. Los móviles que tengamos viejos o rotos, podremos tirarlos al contenedor de la electrónica y olvidarnos del problema. La teoría es que se hará un uso correcto de su gestión y reciclado.

moviles usados

Tiendas de telefonía

Son muchas las tiendas de telefonía que habilitan espacios dedicados a poder depositar aparatos electrónicos viejos o deterioraros, y entre ellos nuestros móviles. Si queremos más información sobre dónde irá a parar nuestro móvil, podremos informarnos en la propia tienda para conocer con qué asociación o empresas trabajan con el fin de saber que efectivamente se llevará a cabo el reciclaje.

Donación a alguna asociación

Otra opción es ponernos en contacto con alguna asociación que recoja terminales usados y viejos. En este caso tendremos opciones como hacer uso de alguna asociación como Ecolec, que es una entidad sin ánimo de lucro que promueve la correcta gestión de residuos electrónicos y eléctricos (RAEE) y el cuidado del medio ambiente. Pero también podremos ponernos en contacto con alguna ONG que pueda hacer uso de estos terminales para facilitar la conectividad de los más necesitados y dar un segundo uso a esos terminales. En la segunda opción, es imperativo que funcionen correctamente aunque no sean ni mucho menos, el último modelo del mercado.

Sacar dinero por ellos

Otro modo de reciclar o en este caso, permitir que se vuelvan a usar, es hacer un trato con alguna empresa que compra este tipo de dispositivos como Zonzoo. Es una de las más conocidas ya que lleva operando desde 2011 como parte Greenwire Worldwide Ltd. Pueden tasar móviles viejos y hacernos una oferta por nuestro viejo terminal, con recogida gratis si la oferta llega a 10 euros. Su modelo de negocio es repararlos y revenderlos a precios muy asequibles, a personas que quieren reutilizarlos en mercados emergentes. El objetivo es extender la vida útil de estos aparatos electrónicos para minimizar el impacto sobre el medio ambiente.

Además de estas opciones, hay muchas otras tiendas que se dedican a comprar móviles usados, con los que se puede contribuir de esta forma a darles un segundo uso o que otras personas puedan comprarlos muchos más baratos:

moviles usados y rotos

¿Y después qué ocurre?

Cuando realizamos el correcto reciclaje del dispositivo y salvo la excepción que hemos visto de un segundo uso, el final de estos terminales es su desmontaje completo. Tras su salida de los puntos limpios, se llevan a una planta de reciclaje adecuada donde se extrae la batería (como parte no reciclable y más contaminante). Posteriormente se realiza una minuciosa separación de materiales, entre los plásticos, los circuitos o las placas.

El objetivo es llegar a tener de nuevo parte de las materas primas que dieron origen e los componentes para volver a ponerlas en circulación y se puedan fabricar nuevos móviles u otros aparatos electrónicos. Como hemos comentado más arriba, el reciclaje masivo de estos terminales permite extraer grandes cantidades de elementos necesarios para la fabricación como el oro, el cobre, el zinc, el aluminio o el citado coltán.