Lo que nos gusta, y lo que no tanto, de la batería del Samsung Galaxy S21

Una de las cosas que se deben conocer de los teléfonos antes de comprarlos es si son convincentes en lo que tiene que ver con la autonomía. Si los resultados que ofrece no son buenos, la experiencia de uso que se tendrá dese el primer momento no será la mejor. Te contamos qué es lo que hemos comprobado que lograrás con el Samsung Galaxy S21.

Lo cierto es que no existen grandes novedades respecto a la generación en este modelo, ya que por ejemplo la carga de la batería que incluye el terminal es exactamente la misma: 4.000 mAh. Teniendo en cuenta las dimensiones de la pantalla que incluye el Samsung Galaxy S21 (6,2 pulgadas tipo Dynamic AMOLED 2X) y que el grosor del dispositivo es de 7,9 milímetros, parece un amperaje bastante sensato. No el mejor, pero sí que cumple con lo que ese espera de un modelo de gama alta.

Puerto USB del Samsung Galaxy S21

Sin novedades en lo que tiene que ver con la conectividad USB, que se mantiene en tipo C como se ve en el listado del hardware que incluye el Samsung Galaxy S21, vamos a indicarte la experiencia que hemos obtenido al comprobar hasta dónde llega la autonomía de este terminal al utilizarlo como dispositivo principal en nuestro día a día.

¿Convence la autonomía del Samsung Galaxy S21?

Pues lo cierto es que sin grandes alardes, lo cierto es que no está mal lo que se consigue con este modelo comparado con la competencia que tiene en el mercado. Así, el día de uso se logra sin muchos problemas con una utilización del dispositivo básica. Es decir, que se reciben correos, mensajes de forma habitual y, como no, con el uso de smartphone para ver algunos vídeos de plataformas en la nube. Bien es cierto que si ese abura del brillo las cosas cambian bastante, pero con la opción automática la verdad es que no decepciona este modelo.

pantalla del Samsung Galaxy S21

Mejora un poco lo obtenido con el Galaxy S20, lo que se debe a nuestro juicio a que el procesador es algo más eficiente, sin ser una barbaridad. Algo importante es que la batería en ningún momento alcanzó mucha temperatura, lo que es muy positivo, ya que un mal control de este parámetro hace que la vida útil del componente baje de forma bastante importante. El caso es que con el uso habitual no vas a lograr lo mejor del mercado, pero para nada será algo que te haga estar descontento con el Samsung Galaxy S21.

Uso con la pantalla siempre encendida

Aquí hay que indicar que, de nuevo, el equipo se mantiene en la zona correcta de la duración de una carga de su batería. Si no se avisa del brillo se pueden conseguir unas 9 horas de uso con aplicaciones que no sea especialmente simples. Si se sube esta especificación, las cosas cambian  y se baja hasta las ocho con el valor rozando el máximo en uso habitual (no en el puntual disfrutando de vídeos, que es más alto).

Hay que comentar que también hemos comprobado cómo se comporta el dispositivo al establecer el máximo de frecuencia de la pantalla (120 Hz) o dejar con los básicos 60. Lo cierto es que la diferencia que se consigue es de una bajada del 5% al máximo nivel que ofrece el Samsung Galaxy S21, que no es mucho, pero en momentos puntuales puede ser un hándicap esto. Lo cierto, es que lo mejor es dejar en modo automático la gestión de este parámetro, ya que hemos comprobado que el funcionamiento es óptimo y llega a bajar los hercios más de lo antes mencionado lo que es positivo.

Carga, no vas a tener problemas

Pues las marcas que ofrece el Samsung Galaxy S21 son las que se espera de un buen terminal del mercado actual, pero de nuevo no esperes lo mejor que puede verse en la gama alta. El caso es que se llega a una potencia de 25 W por cable (y no, no hay cargador en la caja de este smartphone…). También ofrece soporte inalámbrico de 15 W compatible con Qi, lo que no está mal. Los tiempos, pues lo que esperábamos: se llega entre el 54 y 55% en media hora. Correctísimo y sin problemas de temperatura, lo que son buenas noticias.

Lateral del Samsung Galaxy S21

No le falta soporte a este modelo de carga inversa, por lo que incluso puedes rellenar la batería de auriculares inalámbricos. Aparte, la cantidad de opciones que ofrece el Samsung Galaxy S21 en los Ajustes es excelente, y esto sí que le hace ser diferencial respecto otros modelos (un ejemplo de lo que decimos es que es posible desactivar la carga rápida para que la degradación de la batería sea menor). En definitiva, este es un terminal que cumple sin alardes en la autonomía y a la altura de algunos de sus rivales como el OnePlus 8 Pro. Sin ser esta un motivo claro de compra, lo que no será nunca es que acabes decepcionado… y eso ya está bien.

¡Sé el primero en comentar!