Probamos la pantalla del Samsung Galaxy S21+, ¿es la mejor?

Samsung

Desde ya hace varias generaciones, los smartphones de gama alta de Samsung tienen entre sus características más destacadas el integrar una pantalla de alta calidad, de las mejores del mercado sin duda alguna. Te contamos si el Samsung Galaxy S21+ mantiene esta línea una vez que lo hemos probado.

Lo cierto es que se espera mucho siempre en este apartado de los modelos que lanza al mercado la firma coreana y, generación tras generación, no decepciona. Esto se debe a que los paneles AMOLED que utiliza son de una excelente factura. Y, en este Samsung Galaxy S21+ que incluye un hardware que es de lo más atractivo, las cosas van exactamente por el mismo camino. Por lo tanto, la pantalla de unas dimensiones de 6,7 pulgadas en general responde (importante: no hay cambios en dimensiones respeto a la generación anterior). Eso sí, se baja a resolución Full HD y, esto, le hace perder recorrido frente algunos modelos de la competencia sin duda alguna… pero hay que destacar que la densidad de píxeles se mantiene en unos más que correctos 395 ppp. Al utilizar el componente, lo cierto es que todo lo vimos con una buena definición en general.

Otros detalles que son interesantes en este componente son que su ratio de aspecto es de 20:9, por lo que se consumen contenidos multimedia con una calidad bastante buena. También hay que comentar que la pantalla tipo Dynamic AMOLED 2X cuenta con una excelente protección Corning Gorilla Glass Victus. Hemos comprobado que en el día a día se comporta de forma excelente esta inclusión. Casi todo lo indicado es propio de un modelo de gama alta, como es este terminal que hemos tenido entre las manos.

Un gran trabajo con la frecuencia de refresco

Aquí se llega a los 120 Hz, una marca notable que deja bien claro en el uso de vídeos y juegos que la calidad de la pantalla es muy buena. Esto es debido a que llega a niveles excelentes. Pero, la gran novedad respecto a la generación anterior, es que la gestión de este parámetro se adapta de forma automática… y lo hace con gran acierto. Para realizar esto, lo que se debe en cuenta por parte del Samsung Galaxy S21+ es qué aplicaciones utilizas y el uso que se está dando al terminal. Y, lo cierto, es que todo se realiza con una efectividad fantástica.

Panel de la pantalla del Samsung Galaxy S21+

Hemos comprobado que cuando la exigencia de uso no es muy alta, se puede llegar a los 48 Hz… una marca también notable. El uso de esta posibilidad con la que el hardware del smartphone no tiene problema alguno, tiene varios efectos positivos. Uno de ellos es que nunca se pierde una calidad de imagen adecuada y, también, que al trabajar de esta forma se consigue reducir el consumo si así es posible. Esto impacta de forma directa y positiva en la autonomía que ofrece este terminal (al menos, sobre el papel).

Calidad de imagen, muy buena en el Samsung Galaxy S21+

Lo cierto es que las representaciones son excelentes en líneas generales, sin tendencias extrañas y con una definición que permite una experiencia de uso muy buena en todo tipo de situaciones. Hay que destacar por un lado que este es un modelo compatible con HDR10+, lo que ya es señal de la amplia gama de colores con la que trabaja. Y, al probar vídeos, lo cierto es que quedamos bastante satisfechos, ya que no hay nada en lo que no poder criticar. Por cierto, el contraste es excelente algo que se agrede, y mucho, con las imágenes y fotos.

Por otro lado hay que decir que en el apartado del brillo todo va como era de esperar en el Samsung Galaxy S21+, es decir bien. Los 1.300 nits prometidos por la firma asiática se consiguen al probar vídeos HDR (casi de forma exclusiva, pero ahí están). Pero lo cierto es que en el uso habitual se llegan a niveles que son excelentes, ya que por ejemplo al utilizar el smartphone con luz intensa como la del sol se llega sin problemas a los 815 nits… una marca excelente. Si te preguntas por el uso e la opción automática, también buena noticias, ya que se consiguen los quinientos… una maraca muy respetable y que le permite destacar frente a la competencia. Aquí, sin duda, hay que decir que se comporta de forma excelente este modelo.

Esquina de la pantalla del Samsung Galaxy S21+

Con bastantes opciones en el apartado de los Ajustes del dispositivo, como por ejemplo el poder utilizar varias opciones de configuración para la gestión del color (lo que más nos ha gustado es la opción Natural), la verdad es que la calidad de la pantalla del Samsung Galaxy S21+ es muy buena… de eso no hay duda. Una pena que se quede en resolución Full HD, todo hay que decirlo, ya que de esta forma se diferenciaría más de lo que ofrece el modelo inferior de esta nueva gama de producto. Por lo tanto, creemos que este es un teléfono que cumple con las expectativas, pero que corre algunos riesgos al ser un gama alta.

Escrito por Iván Martín