Análisis de la pantalla del Moto G 5G Plus, ¿el mejor de la gama media?

Motorola

La pantalla es un componente esencial en los smartphones, por lo que la inclusión de un buen componente es vital para que la experiencia de uso que se consigue con el dispositivo sea la mejor posible. Hemos utilizado la que existe en el Moto G 5G Plus y vamos a indicar las sensaciones y conclusiones que hemos llegado del panel.

El hardware que tiene el Moto G 5G Plus en este apartado es adecuado para la gama media e producto Android que existe en la actualidad, ya que la elección para este teléfono es una pantalla 6,7 pulgadas que, entre otras cosas, hay que destacar que es tipo IPS lo que le permite ofrecer una buena precisión en lo que se representa al utilizar el terminal del que hablamos.

Vídeo en la pantalla del Moto G 5G Plus

También es algo que se debe tener en cuenta que la resolución que tiene el componente del Moto G 5G Plus es Full HD+ (2.520 x 1.080), lo que posibilita que la densidad de píxeles que se alcanza llegue a los 409. Algo que nos parece bastante descartable de este elemento es que ofrece compatibilidad con HDR10, lo que asegura una buena precisión al mostrar contenidos multimedia. Y, además, para no desentonar con la competencia que existe actualmente en el mercado -como por ejemplo los que lanzan las compañías asiáticas- este es de los modelos que ofrece una frecuencia de 90 Hz, lo que asegura una vitalidad de las representaciones bastante alta.

Moto G 5G Plus, un smartphone sin notch

Esto se debe a que el fabricante ha decidido apostar por los agujeros en la pantalla en la zona superior izquierda, y utilizamos el plural debido a que son dos (de pequeñas dimensiones y que no ocupan mucho espacio y no hemos detectado fuga de luz alguna y, tampoco, que existan sombras que rodean los círculos) ya que la cámara selfie consta de dos sensores. Esto, junto con un buen trabajo con los marcos, permite que el aprovechamiento frontal del dispositivo sea superior del 84%, lo que se combina perfectamente con una relación de aspecto de 21:9.

Buena calidad de la pantalla de este smartphone

En el uso habitual encontramos que el comportamiento del componente del Moto G 5G Plus es bastante bueno. Un ejemplo de lo que decimos es que los textos se ven perfectamente definidos y no hay superposición de los píxeles en los bordes de las letras que muestran aplicaciones como el navegador o las propias de mensajería. Además, la representación de los colores es bastante fiable, con una ligera tendencia al cálido, pero que no hace que se tenga una mala experiencia visual.

Con los juegos y los vídeos hay algo que hace que poco o nada se tenga que envidiar de sus rivales en el mercado: el uso de frecuencia de 90 Hz. Esto permite que la suavidad con la que se muestran animaciones o la sucesión rápida de diferentes imágenes sea fluida y suave… por lo que se tiene una excelente sensación. Además, esto se acompaña con un buen tratamiento del contraste, lo que permite que las desviaciones de los colores en la saturación sean bastante bajas. Bien aquí el terminal.

También debemos hablar del brillo, que por cierto funciona bastante bien en lo que tiene que ver con la gestión automática ya que se detecta de forma eficiente la luminosidad de los lugares en los que se está (por lo que el uso de esta opción no da problema alguno). El caso es que hemos conseguido llegar a marcas que están muy cercanas a los 500 nits, lo que es bastante positivo (sin ser la mejor marca de la gama media en la actualidad). Esto, entre otras cosas, permite que la visualización en exteriores no tenga problema alguno.

Unos ajustes en el Moto G 5G Plus que son correctos

Finalmente hemos de indicar que las opciones de gestión que permite el sistema operativo Android que integra este terminal son adecuadas. Aparte de ofrecer la posibilidad de dar uso a un buen Modo oscuro, también se incluyen tres preconfiguraciones para mostrar colores (Natural, Mejorados y Saturados). En nuestras pruebas creemos que la mejor opción en general es el uso de la última, ya que dota de una intensidad que se agradece.

Aparte, existe un apartado en el que se permite la gestión de la frecuencia, y donde es posible establecer tanto 60 como 90 Hz de forma fija. Adicionalmente, existe una opción denominada Automática que permite al propio dispositivo elegir la mejor opción. Es bastante efectiva, pero en algunos momentos le cuesta un poco que entre en acción la mejor marca posible. Pero, el uso, es conveniente para lograr el mayor ahorro energético sin perder las bondades de esta posibilidad.

Escrito por Iván Martín