La autonomía del Realme 6 a prueba, ante todo convence

Móviles

El teléfono Realme 6 es un terminal que tiene bastantes virtudes respecto a lo que ofrece, en especial si se tiene en cuenta que hablamos de un smartphone que no es precisamente muy caro. Uno de los apartados en los que destaca este modelo es en la autonomía que ofrece, ya que para nada desentona y esto es siempre positivo. Mostramos los resultados que hemos obtenido al probar este terminal.

Antes de nada hay que indicar cuál es el hardware del Realme 6 que está directamente implicado en todo lo que tiene que ver con el gasto energético que sucede al dar uso al Realme 6. Para empezar el procesador es un MediaTek Helio G90T (con tecnología de fabricación de 12 milímetros). Este componente no abusa especialmente, pero lo cierto es que cuando se le exige mucho tampoco es el que menos vatios consume de los que hay en el mercado.

Lector de huellas del Realme 6

Por otro lado la pantalla integrada en el smartphone tiene unas dimensiones de 6,5 pulgadas y es tipo IPS. Lo más destacable que ofrece este componente es que se puede utilizar tanto con una frecuencia de 60 Hz como, si así se desea, con noventa. Y, esto, como veremos posteriormente, no impacta de forma directa en el drenaje que ocurre de la batería que tiene un amperaje de 4.300 mAh (lo que no está nada mal para un modelo que tiene las siguientes dimensiones: 162,.1 x 74,8 x 8,9 milímetros)

La autonomía que ofrece el Realme 6

Una de las grandes sorpresas que nos dio este terminal es que los tiempos que ofrece al probar lo que aguanta con una carga son muy similares tanto con 60 como con 90 Hz como frecuencia de la pantalla. Esto es algo que no ocurre en otros modelos que tiene esta capacidad de entre los que hay en el mercado, y la verdad es que es un detalle bastante positivo.

Con un uso habitual y con el brillo en automático conseguimos siempre un día y medio de uso sin muchos problemas, lo que es una buena marca y demuestra que el fabricante ha acertado con la batería integrada. Eso sí, si se exige al dispositivo con desarrollos como juegos, la cosa cambia un poco ya que a máxima potencia el drenaje que ocurre aumenta, lo que hace que los tiempos bajen -pero sin llegar a ser algo dramático-.

Resultado en la prueba de autonomía del Realme 6

En lo que tiene que ver con el uso constante de la pantalla encendida hay que indicar que el brillo es un factor, como siempre bastante relevante. Así, cuando se tiene a la mitad de su potencia los tiempos de uso al ver una película son realmente buenos, con cifras que superan casi siempre las siete horas. Si se aumenta al máximo, el impacto es importante, ya que los tiempos bajan a las cinco como mucho. No son malos datos, pero el factor comentado es importante tenerlo muy presente.

Uso de la pantalla en el Realme 6

Es importante tener en cuenta que Color OS, el fork que utiliza el dispositivo, es un gran aliado para asegurar que el software no es un problema en la autonomía. Esto lo decimos ya que es bastante agresivo con las aplicaciones en segundo plano (ojo, que se pueden incluir excepciones para no tener problemas). El caso, es que el funcionamiento de esta función nos ha parecido bastante bueno, y se agradece para que no se quede nada consumiendo esos miliamperios que se necesitan para otras tareas.

Resultados en las pruebas de carga

Pues lo cierto es que nos ha convencido bastante lo que ofrece el Realme 6 en lo que tiene que ver con la carga rápida que ofrece al dar uso al adaptador de corriente que llega con el terminal que aprovecha la potencia máxima admitida por el smartphone: 30W. Como es habitual la regulación del proceso existe, con velocidades altas hasta llegar a más o menos el 85% de la capacidad de la batería y, entonces, se baja la intensidad para no impactar de forma grave en el tiempo de vida del componente.

El caso, es que en un tiempo estándar de media hora, que siempre es una referencia, se consigue una carga de hasta el 70% como máximo (aunque lo normal es que sea algo menos, sin bajar nunca del 65%, por lo que hay que decir que el comportamiento es realmente bueno). El resto de la batería se rellena en más o menos veinte minutos, lo que no es precisamente un drama y, de nuevo, queda claro que el dispositivo es efectivo.

Un par de detalles a comentar que creemos que son importantes: el primero es que la temperatura está bastante controlada en líneas generales en el proceso de carga, pero al dar uso a la máxima potencia, si se utiliza el Realme 6 esta puede subir un poco más de lo deseable. Además, hay que indicar que el dispositivo no ofrece carga inalámbrica, algo normal teniendo en cuenta su precio.

Escrito por Iván Martín