El rendimiento del Realme 6 a prueba, toda una sorpresa

Móviles

La compañía Realme, poco a poco, se está ganando un reconocimiento en el mercado de los smartphones. Hemos probado el Realme 6 a la hora de comprobar el rendimiento que ofrece en el día a día… y lo cierto es que para nada decepciona en un modelo que tiene un precio bastante ajustado.

Como se puede ver en la ficha completa del Realme 6, este es un modelo que tiene sorpresas en su interior, tanto por los componentes elegidos como por lo potentes que son estos valorando lo que cuesta el dispositivo del que hablamos. Dejamos a continuación una lista con el hardware más importante que incluye el terminal (sin valorar de forma concreta la pantalla que integra). Es el siguiente:

  • Procesador: MediaTek Helio G90T con tecnología de fabricación de 12 nanómetros
  • RAM de hasta 8 GB
  • Almacenamiento tipo UFS 2.1 que llega hasta los 128 GB

Imagen trasera del Realme 6

Lo más llamativo de todo es el procesador, ya que la compañía no se ha decidido por un SoC de Qualcomm, gran dominador del mercado. La elección es un MediaTek MT6785 que es un dispositivo centrado de forma especial en los juegos (en terminales que buscan dar un paso adelante, pero sin llegar a ser un top en la actualidad). Este componente es un modelo de ocho núcleos que trabajan a una frecuencia máxima de 2,05 GHz en sus «cores» Cortex-A76 que son los más potentes.

¿Y cuál es la GPU? Pues una Mali-G76 MC4 que, gracias a su alta potencia es capaz de trabajar con títulos exigentes como por ejemplo PUBG sin despeinarse y sin poner en aprietos al smartphone por motivo de la temperatura. Además, gestiona de una forma realmente eficiente el uso de frecuencias en la pantalla de 60 y 90 Hz, por lo que encaja perfectamente con el objetivo que se tiene para el Realme 6 respecto a su mercado.

Juego Asphalt en el Realme 6

Experiencia de uso con el Realme 6

Al poner a trabajar las pruebas de rendimiento con este terminal, descubrimos que el procesador permite que el terminal tenga una soltura bastante elevado, sin sensaciones de ir trabado en ningún momento y, esto es así incluso con varias aplicaciones al mismo tiempo (aunque aquí, todo hay que decirlo, cuando dimos uso a un editor de vídeo sí que encontramos algo de retardo en el cambio de desarrollo).

Donde nos gustó mucho el Realme 6 es en lo que tiene que ver con la memoria. La RAM demostró ser lo suficientemente rápida a la hora de gestionar información pero, especialmente, el almacenamiento se demostró eficiente. Con unos muy buenos datos en las lecturas y escrituras, gracias a él la sensación que se tiene en el uso del smartphones es muy buena y por encima de lo esperado en muchas situaciones. Y, esto, se nota tanto al navegar por Internet como al editar imágenes.

Procesador y juegos, muy bien el Mediatek

Al ejecutar diferentes juegos, como Asphalt por poner un ejemplo, comprobamos que la combinación de SoC y GPU es efectiva. No hay «lag» evidente excepto que se realicen largas sesiones… donde en ocasiones es evidente algo de fatiga en la ejecución -con bajada de FPS de un 4% como mucho- pero realmente esto no influye en la buena sensación que da el Realme 6. Por lo tanto, si el aspecto lúdico es importante, este smartphone para nada decepciona… todo lo contrario.

En trabajos donde el procesador es una pieza fundamental, como al descomprimir archivos, los resultados son también buenos y, además, es sorprendente el control de la temperatura que tiene este dispositivo ya que en muy pocas ocasiones detectamos subidas poco deseables… y, esto, es algo muy destacable.

Conclusión

Si se valora el precio que tiene este modelo y su nicho de mercado, hay que decir que la sensación que se tiene con el Realme 6 es de ser un smartphone que incluye un hardware superior al esperado. Y, esto, se refleja en un rendimiento que convence completamente en prácticamente todos los apartados. No sufre de temperaturas altas y los juegos no se le atragantan… sin duda, uno de los modelos más recomendables en su rango de precio.

Escrito por Iván Martín