Samsung Galaxy S20 Ultra, cinco sensores para llegar muy lejos

Samsung

Las cámaras de los smartphones se han convertido en un elemento muy importante para los usuarios, especialmente en los modelos de gama alta como el Samsung Galaxy S20 Ultra. Hemos probado este dispositivo para conocer lo que ofrece a la hora de hacer fotos y grabar vídeos y, por lo tanto, se sitúa como uno de los mejores que hay en el mercado actual.

Lo cierto es que los dispositivos de la compañía asiática de la gama «S» siempre suelen dar un buen juego, pero también es verdad que actualmente tiene muchos más rivales en el mercado como por ejemplo Huawei, OPPO o la propia Apple. Por lo tanto, siempre se espera un salto evolutivo importante para no quedarse atrás algo que a poco que se descuide un fabricante puede ocurrir fácilmente. Y, lo cierto, es que la firma coreana ha realizado una buena apuesta en la que no faltan una considerable cantidad de sensores en la cámara trasera ya que se incluyen nada menos que cinco.

Cámara trasera del Samsung Galaxy S20 Ultra

Cantidad, una de las razones del Samsung Galaxy S20 Ultra

Lo cierto es que como se puede ver en la lista de los componentes que tiene el Samsung Galaxy S20 Ultra, la compañía no ha escatimado en aportar sensores en el módulo que contiene la cámara y que, por cierto, sobresale bastante de la carcasa trasera y que no es precisamente el más pequeño que hemos visto (pero, esto, ahora mismo es tendencia). Este es el hardware que incluye el smartphone en lo que tiene que ver con la fotografía:

  • Sensor principal de 108 MPx con apertura F:/1.8 (1/1.33″), PDAF y OIS
  • Sensor de 48 Mpx (periscopio) que trabaja en el zoom híbrido hasta 10X y que tiene focal F:/3.5 (1/2.0″), PDAF y OIS
  • Sensor de 12 MPx para el gran angular con apertura F:2.2
  • Sensor de 0,3 MPx tipo ToF 3D
  • Sensor para los selfies de 40 MPx con focal F:/2.2 y PDAF

Trasera del Samsung Galaxy S20 Ultra con mano

Lo cierto es que es un compendio bastante interesante y, al menos sobre el papel, se deben ofrecer unos resultados interesantes. A destacar que la compañía abandona la gestión automática de la apertura que ha dado uso en varias generaciones anteriores y, por lo tanto, parece que arroja la toalla en su uso. La inclusión de un sensor de 108 megapíxeles es un detalle llamativo, y de cara al mercado tiene su punch, pero aparte de poder captar tomas más grandes y quizá trabajar mejor con el detalle, está por ver su efectividad (aquí hay que destacar el uso de la tecnología denominada nano-binning que favorece los trabajos con poca luz para conseguir un tamaño de píxel de hasta 2.4 micrones mediante técnicas de agrupamiento de puntos).

Fotos con buena luminosidad con el smartphone

Lo cierto es que el comportamiento que ofrece este modelo es bastante bueno, ya sea en modo 1080 o de 12 Mpx, y hay detalles importantes en los que destaca. Un ejemplo es que la velocidad de enfoque es excelente y el ruido muy bajo en las fotos (incluso si se abusa del zoom es prácticamente inexistente). Sin problemas en el balance de blancos y con el rango dinámico, lo que es de agradecer ya que no es muy normal, lo que sí es evidente es que el post-procesado hace alguna jugada que no es especialmente beneficiosa ya que con tomas con fondos complejas tiene dificultades con los detalles, en ocasiones no tiene la definición deseada. Unas cámaras que hemos comparado con el Huawei P40 Pro para conocer cuál es la mejor.

Foto en automático con el Samsung Galaxy S20 Ultra

Algo que nos ha gustado bastante es lo bien que trabaja en HDR este modelo, donde los pasos de luminosidad se realizan de forma muy eficiente y, por lo tanto, el trabajo con escenas complicadas es realmente bueno, de lo mejor del mercado en la actualidad. No defrauda en los primeros planos y macro, por debajo de los 11 centímetros tiene dificultades… aunque el sensor principal ahí hace un buen esfuerzo para no defraudar.

Sin que le afecte mucho la luz del día al hacer fotos, aquí la técnica denominada nonacells, ejecuta parámetros que permiten, que con paisajes complejos se comporte como un modelo de 12 megapíxeles por lo que no se aprecian aberraciones. En lo que tiene que ver con el gran angular, hemos de decir que este Samsung Galaxy S20 Ultra es uno de los modelos que más nos ha gustado hasta la fecha, ya que no hemos visto malos trabajos en los laterales y la definición es muy alta… pero en ocasiones al buscar enfoques concretos lo pasa un poco mal. Pero esto no es especialmente relevante.

Zoom, uno de los atractivos que tiene el Samsung Galaxy S20 Ultra

La compañía ofrece la posibilidad de llegar a 100X, algo que es impresionante para tomar algunos detalles que está muy lejos. El caso, es que el sensor encargado, el denominado como periscopio, tiene un equivalente de 103 mm, por lo que en teoría el óptico llega a 4X sin problemas. El caso, es que vamos a indicar lo que creemos que ocurre en cada uno de los casos relevantes con el smartphone:

  • Zoom 4X: nos ha encantado y lo cierto es que es un gusto darle uso. Rápido, con poco ruido y buenos detalles es de lo mejor que vas a encontrar en el Samsung Galaxy S20 Ultra ya que los resultados son excelentes.
  • Zoom 5x: lo ponemos ya que es uno de los pasos en la interfaz de la aplicación (que es una vieja conocida y de la que hay poco que contar ya que funciona tan bien como siempre y con una sencilla forma de dar uso a los gestos). El caso es que se nota que hay algo de trabajo fuera de lo óptico pero la verdad es que también se consiguen buenas fotos casi sin ruido y con una estabilidad de trabajo al adquirirlas que es destacable y se agradece.
  • Zoom 10X: aquí el zoom digital hace su aparición de forma clara, pero todavía se consiguen resultados decentes, con buen detalle, pero con algo de grano y algunos colores (especialmente los neutros) no se afinan perfectamente y se tiende a emborronar un poco al hacer zoom en la imagen resultante. Pero, comparativamente, se consigue estar entre los mejores del mercado.
  • Zoom 100X: se traba a 4X y se ayuda de la información que adquiere la cámara principal para obtener unos resultados que son correctos pero que tienen problemas de definición y detalle… lo que es totalmente lógico. Pero, eso sí, se ha conseguido algo complicado y es que se pueden conseguir fotos decentes con este zoom, algo que hace un par de años era prácticamente una quimera. La verdad es que es positivo, pero está por ver en el uso real que le darán los usuarios para hacer una toma con intención de ser guardada por ellos. Hacer fotos, por cierto, tiene su aprendizaje ya que la estabilización no es precisamente sencilla… más de uno, seguro, que recurre a un trípode.

Fotos por la noche y los desenfoques

El tener un sensor grande, en teoría, debe ser una gran ayuda cuando se hacen tomas con poca luz. Y, la verdad, es que nos ha gustado mucho ya que por la noche se consiguen fotos de una alta calidad y con unos detalles más que buenos, sin que la luz artificial moleste en exceso y con una gran ausencia de ruido. Gran trabajo el realizado… y esto es así incluso al dar uso a esos 108 megapíxeles. Realmente impresiona la luz que es posible conseguir con el Samsung Galaxy S20 Ultra donde apenas la hay, y todo ello sin perder definición.

Cabe destacar que el gran angular también resuelve muy bien las tomas por la noche y está claro que la firma coreana ahora mismo es de las mejores del mercado en este apartado. Han cambiado mucho las cosas últimamente y el avance es grande para colocarse como un rival a batir.

En lo que tiene que ver con los retratos con desenfoque, el uso de la cámara ToF se hace notar, la calidad de las tomas es buena con un perfilado en vivo bastante bueno incluso con situaciones complejas. Eso sí, las imágenes que se ven son muy cercanas, por lo que tendrás que darte cuenta de esto para evitar planos no deseados. Pero, lo cierto, es que el comportamiento no nos ha defraudado sin perder nitidez y con proporciones que son adecuadas.

Vídeos con el Samsung Galaxy S20 Ultra

Lo primero a destacar es que este modelo permite llegar a 8K (a 24 fotogramas y con zoom de hasta 6X), algo que no tiene una gran utilidad en la mayoría de los televisores… pero que sí que ayuda a la hora de editar ya que la información es mayor y, por lo tanto, el proceso de selección sin pérdida notable. Ojo, al dar uso con esta resolución el terminal se calienta, como era de esperar ya que se fuerza bastante la situación.

La estabilización de las grabaciones es muy buena. Especialmente si se utiliza la opción Super Steady que, eso sí, sólo llega a 1080P pero, los resultados, son espectaculares todo hay que decirlo. Sólo por esto merece la pena ese sensor tan grande que da uso el Samsung Galaxy S20 Ultra. El caso, es que en general los resultados son muy buenos con un gran autoenfoque y con poca pérdida de detalle en casi todas las situaciones de luminosidad.

Conclusión

Son bastante buenas las opciones que ofrece el Samsung Galaxy S20 Ultra a la hora de dar uso a sus cámaras, que funciona de forma excelente en muchas situaciones y si hay algo evidente es que es un modelo que trabaja con muy poco ruido y, eso, es importante. Bien definidos los resultados y con un buen rango dinámico… Eso sí, con el zoom hay algunos momentos en los que se tiene cierto grado de sufrimiento.

Excelente el que se puede grabar a 8K y con una aplicación que es bastante buena, y lo cierto es que hay mejora respecto a la generación anterior… pero, eso sí, ahora las cosas están complicadas en el mercado de la fotografía móvil pero, al menos, este terminal es de los mejores que hay en la actualidad.

Escrito por Iván Martín