Samsung Galaxy S20 Ultra, una gran autonomía marcada por 5.000 mAh

Samsung

No hay duda que ahora mismo uno de los smartphones que más llaman la atención es el Samsung Galaxy S20 Ultra, ya que es parte de la gama alta de producto y ofrece opciones que son bastante llamativas por actuales. Hemos probado este dispositivo en el día a día para conocer la autonomía que ofrece el dispositivo en el uso habitual.

Una de las primeras cosas que se deben tener en cuenta al valorar el comportamiento que ofrece el terminal a la hora de analizar el tiempo de uso que permite, es el hardware del Samsung Galaxy S20 Ultra que influye de forma directa en ello. Posiblemente el componente más importante es la batería, que en el caso del terminal del que hablamos tiene una capacidad de 5.000 mAh, algo muy poco visto en modelos de la firma coreana… pero que se antoja necesario para dar un servicio correcto para que todo pueda funcionar con una adecuada experiencia de uso.

Pantalla del Samsung Galaxy S20 Ultra

¿Y cuál es la razón por la que decimos esto? Pues un ejemplo es que el dispositivo del que hablamos incluye una gran pantalla de 6,9 pulgadas que tiene una exigencia bastante alta cuando se aprovechan al máximo todas las opciones que ofrece, como por ejemplo el uso de 120 Hz. Por lo tanto, el amperaje que hemos indicado está más que justificado que exista, ya que de otra forma en algunos momentos no se tendría una adecuada experiencia de uso. Por cierto, otros componentes que tiene su peso es la conectividad y, como no, el procesador

Samsung Galaxy S20 Ultra, cumplidor en la autonomía… pero no siempre

Al dar uso al smartphone de forma habitual, lo cierto es que los resultados son bastante buenos… aunque en ocasiones se aprecia una bajada de tiempo de uso que se debe casi en su totalidad al modo en el que se utiliza la pantalla. Los mejores resultados los obtuvimos al dejar la configuración del panel en Optimizado, que permite que sea el propio Samsung Galaxy S20 Ultra quien administre de forma automática los hertzios a los que se da uso. Así, en este caso, conseguir más de un día de funcionamiento con un tiempo de pantalla encendida de unas siete horas permite llegar al final del día con casi el 30% de carga, una marca que creemos que es muy consistente.

En esta situación, por cierto, si se tiene siempre encendido el Samsung Galaxy S20 Ultra hay que decir que también se cumple bastante bien, ya que es posible superar las 10 horas sin muchos problemas dando uso tanto a juegos como a vídeos, por lo que no hablamos de momentos en los que el hardware está inoperativo. Todo bien, la verdad.

Los 120 Hz, una virtud que se paga en la autonomía

Esta característica de la pantalla hace que la calidad e imagen que ofrece el terminal sea muy buena, pero lo cierto es que exige bastante más a la batería a la hora de drenarla y, evidentemente, esto se hace notar en la autonomía resultante al dar uso al dispositivo. Al configurar el uso de forma constante de los mencionados 120 Hz, lo que obtuvimos en el día a día no llega a completar una jornada completa siempre… por lo que hay que poner a cargar el dispositivo por la noche. Supera sin problemas las 18 horas de uso, que suele ser suficiente para la inmensa mayoría. En el caso de trabajar de forma intensiva y con el panel siempre encendido, los tiempos bajan a una horquilla de 5 – 6 horas, lo que no es un desastre, pero hay una diferencia clara con lo antes mencionado.

Por lo tanto, mucho de lo que se consigue con el Samsung Galaxy S20 Ultra en lo referente a la autonomía depende de cómo se utilice la pantalla del terminal. En resumen, se puede decir que es cumplidor el smartphone, pero lo mencionado se tiene que tener muy claro (y no serán pocos los que decidan dar uso al máximo ya que… para eso está ahí y se paga por ello).

Carga que ofrece el Samsung Galaxy S20 Ultra

Aquí sí que nos ha gustado, y mucho, lo que ofrece el terminal de gama alta de la compañía coreana. Lo que permite es una potencia de 45W en la opción rápida y, al realizar procesos sin cables, se llega a los 15W (por cierto, no le falta la opción reversible que permite dar uso al dispositivo como una batería externa y, en este caso, se alcanzan los 9W).

Pero más que los fríos números indicados lo que se consiguen son buenos resultados, ya que en 30 minutos se consigue siempre rellenar más del 58% de la batería (y hay que recordar que hablamos de un componente de 5.000 mAh). El proceso completo lleva algo más de una hora y, por lo tanto, son datos realmente buenos y que cumplen más que sobradamente con los que se puede demandar en la actualidad. En lo que tiene que ver con el trabajo inalámbrico, no se cumple perfectamente con lo esperado.

Carcasa para carga inalámbrica del Samsung Galaxy S20 Ultra

Importante es comentar que hay una cosa que nos ha llamado la atención: el control del calor es realmente bueno en la mayoría de los procesos, siempre con más temperatura al trabajar sin cables. Pero, al utilizar el Samsung Galaxy S20 Ultra mientras se tiene conectado el cargador (que es rápido el que se incluye, por cierto), aquí sí que notamos que el dispositivo tiene más dificultades con la contención. Esto es algo lógico, pero es bueno tenerlo presente.

Conclusión

En líneas generales el dispositivo cumple bien con lo que se puede necesitar, y si bien a 120 Hz las cosas bajan en tiempo de uso esto es completamente lógico ya que hablamos de un dispositivo que tiene una pantalla muy grande. Con un buen control de temperatura y una carga que nos ha gustado mucho, hay que decir que el Samsung Galaxy S20 Ultra sin ser el mejor del mercado no decepciona.

Escrito por Iván Martín