Samsung Galaxy S20 Ultra, así es el rendimiento de esta nueva bestia

Samsung

El primero de los terminales Android de gama alta de Samsung de este año 2020 ya es una realidad y, de él se espera que ofrezca un rendimiento que permita disfrutar al máximo de todo tipo de opciones sin restricciones y, además, con una excelente experiencia de uso. Hemos sometido al Samsung Galaxy S20 Ultra a diferentes pruebas para conocer si cumple con las expectativas.

El rendimiento es solo uno de los aspectos por los que destaca el terminal, pues su cámara, batería y pantalla también están por encima de la media. ¿Qué ofrece, en este sentido, el nuevo móvil de la compañía de tecnología?

Un hardware muy completo en el Samsung Galaxy S20 Ultra

Esto es lo primero que se tiene que conocer de este dispositivo, ya que es el punto de partida en el que hay que basarse para conocer si el funcionamiento que ofrece es el esperado. Y, lo cierto, es que la compañía coreana ha realizado un buen trabajo a la hora de combinar los componentes del Samsung Galaxy S20 Ultra. Esto es lo más importante que se debe conocer:

  • Procesador Exynos 990 (7 nm+) con tecnología de fabricación. Un modelo de ocho núcleos con arquitectura Mongoose M5 en dos de sus unidades y que trabajan a una frecuencia máxima de 2,73 GHz.
  • GPU Mali-G77 MP11
  • Memoria RAM: desde 12 hasta 16 GB tipo LPDDR5
  • Almacenamiento que va desde los 128 a los 512 gigas tipo UFS 3.0 y que se puede ampliar mediante el uso de tarjetas microSD.

Smartphone Samsung Galaxy S20 Ultra en la mano

Evidentemente, sobre el papel se tienen que esperar grandes cosas ya que es indudable que el hardware es potente y se han dado saltos importantes en algunos elementos, como por ejemplo la RAM respecto a la generación anterior. Además, todos los componentes ofrecen tecnologías avanzadas, como por ejemplo UFS 3.0 que permite doblar en rendimiento (velocidad) a la versión anterior de este estándar.

Rendimiento en el día a día del smartphone

Una vez que se establece la configuración inicial, algo que es sencillo y donde ya se atisba que este es un terminal potente ya que algunos tiempos en los pasos habituales de Android se realizan con mayor velocidad, al comenzar a ejecutar diferentes aplicaciones uno se da cuenta que el terminal va completamente fluido y la sensación es que siempre tiene más de lo que el software demanda.

Al ir dejando en segundo plano aplicaciones encontramos que el rendimiento no desciende apenas, lo que demuestra que la gestión de la memoria RAM es bastante buena y, por lo tanto, la multitarea es algo para lo que el Samsung Galaxy S20 Ultra está perfectamente capacitado. Así, por ejemplo, al jugar a Fortnite y saltar a una aplicación de mensajería la agilidad es completa y no se muestra retardo alguno (lag) y, esto, es algo que en otros modelos no sucede -incluidos los de gama alta-. Por lo tanto, la experiencia de uso es excelente, ya que no encontramos nada que le haga sufrir en exceso a este modelo… al menos en lo que tiene que ver con el uso habitual.

Por cierto, la interfaz de usuario One UI (versión 2,0) que es a la que da uso el terminal se muestra bien estructurada y con un buen funcionamiento. No encontramos apartados en los que se abuse en lo que tiene que ver con los recursos, y lo cierto es que se mantiene el buen hacer de la compañía coreana para ofrecer un desarrollo que sin duda alguna está entre los mejores. En definitiva, este desarrollo no tiene implicaciones decisivas en el rendimiento.

Resultados en las pruebas de rendimiento, hay avance

Como es habitual en las pruebas que realizamos en MovilZona, ejecutamos una batería de test sintéticos para establecer un baremo aproximado de lo que es capaz de ofrecer el Samsung Galaxy S20 Ultra frente a la competencia y, como no, ante el Galaxy Note 10+ que puede ser una referencia comparativa adecuada.

Lo cierto es que de nuevo cumple perfectamente el smartphone, ya que hay una mejora notable frente al dispositivo de la propia compañía coreana que antes mencionábamos. Así, por ejemplo, el porcentaje de mejora se sitúa entre un 10 – 15% en líneas generales en todo tipo de pruebas, especialmente en las que tiene al procesador de gran protagonista. Si hacemos referencia a las que ejecutan gráficos en tres dimensiones, hay algo de bajada hasta situarse más o menos en el 8 -10%, especialmente al dar uso a Vulkan para mostrar imágenes en la pantalla.

Dejamos varios ejemplos de lo que es capaz el Samsung Galaxy S20 Ultra a la hora de ser puesto al límite de su potencia:

Algunos detalles importantes a comentar son que, por ejemplo, el funcionamiento del almacenamiento interno es de lo mejor que hemos visto hasta la fecha, lo que impacta de forma muy positiva en la capacidad de trabajo del terminal en todo tipo de situaciones. Aparte, y esto hay que comentarlo, en algunos momentos con los gráficos en 3D notamos una subida de temperatura que, sin ser crítica, sí que se hace notar (si se tiene en carga el terminal, las cosas empeoran un poco más). Pero, lo cierto, es que el Samsung Galaxy S20 Ultra es un modelo de gama alta por méritos propios no hay duda.

Juegos, buena experiencia con el Samsung Galaxy S20 Ultra

Ya hemos indicado antes que en los benchmarks sintéticos centrados en los gráficos se comportan bastante bien el dispositivo de la firma asiática, y lo mismo ocurre con los juegos. Así, en títulos como PUBG, Asphalt o Fortnite el comportamiento es excelente con una cantidad de cuatro por segundo que no baja de los 40 FPS nunca, aunque se tengan configurados los gráficos al máximo. Muy bien, todo hay que decirlo.

Ejecución de 3D Mark con el Samsung Galaxy S20 Ultra

El tema de la temperatura es menos apreciable aquí, lo que demuestra que el sistema de refrigeración realiza bien su trabajo y a poco que se baja la exigencia, aunque sea de forma temporal, corrige la desviación que se produce.

Imagen frontal del Samsung Galaxy S20 Ultra

Conclusión

El funcionamiento del Samsung Galaxy S20 Ultra es realmente bueno, ya que por ejemplo no hemos encontrado fallos de uso, aunque se le exija mucho y, además, puede con todo tipo de aplicaciones que se puedan ejecutar. Evidentemente este es un modelo que está entre los mejores en el rendimiento de todos los que hay en el mercado, aunque está por ver cómo resiste frente al resto de gamas altas que están por llegar. En definitiva, se cumple con lo esperado y no hay duda que quien se compre este terminal, se lleva un excelente modelo en lo que tiene que ver con el rendimiento y obtendrá una gran experiencia de uso.

Escrito por Iván Martín