Analizamos la batería del Honor view30 Pro, una de las claves para su compra

Móviles

La autonomía es una de las características claves en los smartphones, ya que si esta no es buena la experiencia de uso que se tiene no es precisamente buena. Hemos probado el Honor view30 Pro para conocer qué es lo que se consigue con este modelo que forma parte de la gama alta de producto y que ya anunciamos que es uno de los grandes reclamos que tiene este modelo con sistema operativo Android 10.

Lo cierto es que, en un primer momento, y teniendo en cuenta el tamaño de la pantalla que tiene este dispositivo (6,57 pulgadas) y la batería integrada, con carga de 4.100 mAh no teníamos muy claro cómo sería el desempeño de este modelo a la hora de darle uso por tiempo continuado sin recurrir a la recarga. Eso sí, debido a que el SoC no es muy exigente en el consumo, ya que está fabricado con tecnología de siete nanómetros (7 nm+) y a que se ha balanceado bien el resto de los componentes integrados, el Honor view30 Pro sale bastantea airoso a la hora de medir lo que se ofrece con un ciclo de carga de su batería.

Puerto USB tipo C del Honor view30 Pro

Un tiempo de uso notable en todas las situaciones

Hay que decir que, con el uso habitual, lo que se consigue con el terminal del que hablamos es superar el día completo sin muchos problemas. Hablamos de situaciones en las que no se abusa de la pantalla más de lo habitual y donde se realizan accesos controlados a Internet y no faltan varias llamadas. Es decir, que cumple sin problema alguno. El software que se incluye en el Honor view30 Pro está bien estructurado para que se ajuste el consumo energético y que se «mate» a las aplicaciones de forma agresiva es beneficioso para lo que tiene que ver con la autonomía.

Lo que antes hemos comentado se cumple cuando la gestión del brillo es automática, pero si se deja esta opción siempre al máximo, que es una prueba que siempre hay que hacer, comprobaremos que el panel IPS aquí abusa un poco del consumo (algo que, con un modelo OLED, no hubiera pasado). La verdad es que en este caso hay que decir que los tiempos se sitúan en unas seis horas de media para utilizar el Honor view30 Pro (su uso no sobrepasa el 75% del brillo en ningún momento hay que decir que el tiempo asciende a casi las 10 horas mientras se ejecutan aplicaciones tanto multimedia como algunas de mensajería).

Si se deja a 200 nits el panel siempre, las marcas son incluso mejores ya que es posible llegar a las 13,5 horas sin muchos problemas. En definitiva, que en general el equipo ofrece unos tiempos de lo más compensados y se demuestra que se ha trabajado bien aquí.

Juegos, un hándicap que no lo es tanto en el Honor view30 Pro

Aquí quisimos comprobar cómo de exigente energéticamente hablando es el procesador, ya que el panel lo dejamos siempre al 50% de su brillo para que no supusiera un problema. ¿Y cuáles han sido los resultados? Pues lo cierto es que son bastante buenos y se demuestra que los últimos Kirin de Huawei dejan atrás su fama de «tragones». El caso, es que sesiones de seis o siete horas es posible completarlas con títulos como PUBG, que tiene una gran cantidad de gráficos en tres dimensiones. Por lo tanto, todo lo que puede decir de este smartphone aquí es bueno.

Juego PUBG Mobile en el Honor view30 Pro

Por cierto, que igual de bueno es el funcionamiento al ejecutar vídeos, tanto Full HD como 4K. Pese a que en ambos casos el procesador juega un papel importante, los tiempos son similares a los antes mencionados y, por lo tanto, este Honor view30 Pro encaja perfectamente para ser una buena solución para ver series a la hora de viajar.

Carga de la batería, de nuevo buenas noticias

La carga, como decíamos al principio, es de 4.100 mAh… que bien podría ser algo más debido a que no estamos precisamente ante un modelo pequeño (162,7 x 75,8 x 8,8 milímetros). El caso es que la tecnología de carga rápida integrada permite conseguir velocidades de hasta 40W. Y, al contrario de lo que hemos visto en otros modelos, este cumple con las cifras que se indican por el fabricante.

Después de varios ciclos de carga, la media nos deja que se rellena el 66% de la batería en media hora. Una marca excelente y que permite que no se tengan muchos problemas de autonomía al salir de casa poco que se tenga a mano un enchufe y el cargador compatible (por cierto, con cables que no son el original hemos detectado alguna bajada de recuperación de amperaje). Por cierto, alcanzar el 100% desde el diez necesita de algo más de 50 minutos, lo que no es mucho.

Otro buen detalle que hay que comentar es que el control de la temperatura es bueno, ya que no hay excesivos problemas si no se abusa del uso intensivo a la vez que trabaja el hardware del Honor view30 Pro. Además, a este modelo no le falta carga inalámbrica -con opción reversible para cargar accesorios compatibles- que es bastante rápida ya que permite procesos de hasta 27W, por lo que es bastante eficiente, pero, eso sí, aquí sí que hay un menor control del calor… una pena, pero no es nada que no suceda en otros modelos del mercado que ofrece esta posibilidad y, especialmente, tan potente.

Opinión de la autonomía del Honor view30 Pro

En definitiva, este modelo es realmente bueno en lo que tiene que ver con la autonomía, y supera las posibles expectativas que se tiene de él ya que su batería no ofrece un gran amperaje. Una lástima que la compañía no se decidiera por superar los 4.500 mAh, ya que en este caso podría estar entre los tres mejores modelos del mercado. Además, las opciones rápidas e inalámbrica de carga funcionan muy bien, siendo opciones que ofrecen tanto eficiencia como utilidad.

Escrito por Iván Martín