El segmento de los smartphones rugerizados es de los más interesantes para los amantes de la aventura, ya que ofrecen una alta resistencia. Esto es lo que más los caracteriza frente a otros modelos, pero también que en algunos apartados no ofrecen unos resultados especialmente destacados. Un ejemplo es el de la fotografía, donde el Cat S52 demuestra que las cosas están cambiando para bien ya que su calidad es bastante buena.

Hemos probado cómo se comporta este móvil a la hora de hacer fotos y grabar vídeos y, lo cierto, es que es de los mejores que existen en la actualidad ya que su comportamiento es mucho mejor de lo que habitualmente se encuentran los usuarios en los terminales que ofrecen una resistencia a prueba de casi todo (agua, caídas, etc.).

Que sensor lleva en su interior el Cat S52

Pues en este smartphone se incluye en su cámara frontal un elemento de Sony que tiene una resolución de 12 megapíxeles y que cuenta con una apertura de F:1.8. Esto ya avanza que su comportamiento en todo tipo de escenarios es positivo, ya que adquiere bastante luz, algo en lo que ayuda que el hardware es tipo Dual Pixel y que el tamaño del píxel es de 1,4 µm. Por cierto, que la cámara para los selfies es de 8 Mpx, por lo que tampoco está mal.

Por cierto, hay un par de detalles que son importantes tener en cuenta. El primero es que existe estabilización en la cámara principal del Cat S52 -es electrónica, no óptica-. El segundo detalle es que no le falta PDAF (o enfoque por detección de fase) al componente para, entre otras cosas, mejorar su comportamiento en condiciones de poca luz o con los objetivos en movimiento. El caso, es que en este terminal se incluyen una buena cantidad de condimentos que son positivos.

Imagen posterior del Cat S52

Ejemplo de fotos hechas con este móvil

Pues lo cierto, es que nos hemos llevado una agradable sorpresa, ya que hemos comprobado que el comportamiento en diferentes situaciones es bastante bueno. Lo primero a destacar es que la velocidad de enfoque es buena, incluso en automático al realizar seguimiento, lo que asegura buenas tomas en general (además, hay ayuda de reconocimiento de escenas, lo que también es positivo). Además, también hay que mencionar que existe opción de uso de HDR. El comportamiento de este a la hora de medir los pasos es correcto, con una buena elección que se deja notar cuando las cosas se ponen complicadas con diferencias de luces muy marcadas. Así, por ejemplo, la definición entre sombras y luz está bien implementada.

Foto en exterior del Cat S52

Con un buen rango dinámico, lo que permite que los colores sean bastante realistas (pero con ciertos momentos de sufrimiento cuando la intensidad de la luz es muy alta, lo que se mejorará con un correcto balance de blancos), en líneas generales las fotos que se consiguen son buenas y de gran fidelidad. No hemos detectado apenas ruido cuando las situaciones son positivas, y especialmente nos ha gustado lo bien que se trabaja el contraste, algo que no es muy habitual en los smartphones rugerizados -el brillo, por el contrario, puede mejorar ya que parece que al procesador no le sienta especialmente bien-.

Cuando no hay una buena cantidad de luz la calidad de las tomas baja, pero no de forma abrupta. Así, el trabajo con las luces artificiales es bastante bueno pese a que en ocasiones los destellos poco naturales aparecen. No se aumenta mucho el ruido y no se tiene de un excesivo pasteleo por degradación de las imágenes, algo que suele ser la tónica en muchos modelos con un único sensor.  El caso, es que se trabaja bien y, además, la potencia del flash es más que correcta ya que en espacios abiertos se hace notar sin que impacte negativamente en los resultados.

Y, todo esto, sin sumar mucho tiempo de exposición para poder conseguir resultados rápidos y fiables. Bien es cierto que los colores se apagan un poco, pero la verdad es que este Cat S52 es de lo mejor que hemos visto en este tipo de smartphones y, ciertamente es que se pueden conseguir buenas fotos incluso cuando no hay mucha luz en el bosque.

Algunas cosas más al hacer fotos con el Cat S52

Una de las que hay que destacar es que, al hacer fotos tipo macro, con los objetos muy cercanos, los resultados son correctos. No se consiguen distancias mínimas, por lo que no se puede acercar mucho a las flores o los insectos, pero sí que cumple con el expediente incluso si hay viento. No hay desenfoque muy pronunciado, y por lo tanto es un buen terminal en este apartado.

Foto zoom exterior Cat S52

Sin grandes cosas a destacar en lo que tiene que ver con los retratos, no hay nada especialmente llamativo ya que el comportamiento es el habitual ya que la ausencia de más de un sensor no permite grandes florituras. Donde sí nos llevamos una sorpresa agradable es en las fotos en movimiento, ya que la captura es mejor de lo esperado para el hardware integrado, por lo que el trabajo de las lentes es bastante bueno y, lo cierto, es que capturar animales corriendo es algo completamente viable y sin muchos fallos en el enfoque.

Foto retrato Cat S52

Finalmente, hay que mencionar que el zoom permitido es 3X, pero no es óptico. Por lo tanto, no se consiguen unas fotos especialmente destacables… pero sí que permite dar uso a esta herramienta en momentos puntuales. Aquí sí que encontramos un añadido de grano y pérdida de definición. Es normal, todo hay que decirlo, por lo que el Cat S52 ofrece lo que se espera de él.

Los vídeos que se consiguen con el Cat S52

La resolución máxima que ofrece el terminal es Full HD, y la cantidad de opciones que se ofrecen no son especialmente destacables. Es positivo que se permita el poder utilizar el flash de ser necesario, pero pocos ajustes más aquí es posible establecer. Con buena luz los resultados son buenos, con un enfoque rápido y sin tener problemas ni con el sonido o con falta de definición.

A destacar que la estabilización electrónica hace un muy buen trabajo y, por lo tanto, al ir andando se consigue una firmeza que es muy positiva ya que al andar por el campo es posible encontrar obstáculos a salvar. El caso, es que la calidad de los vídeos da para YouTube sin el más mínimo problema.

Cuando la luz falta, por ejemplo por la noche, los resultados bajan en calidad y la estabilización no corrige la pérdida de definición… por lo tanto, esto es algo que se debe tener en cuenta. Hay grano evidente y el enfoque es más lento y menos preciso. Las cosas no van tan bien aquí con el Cat S52.

Aplicación integrada en el smartphone

Ante todo, hay que destacar que la sencillez es la nota predominante. Cambiar entre la fotografía y el vídeo es sencillo y se consigue mediante gestos. Con una interfaz sencilla donde hay una cinta superior, ejecutar tomas es sencillo e intuitivo. No hay dudas respecto a lo que se tiene que hacer. Eso sí, no estaría mal que existieran más Modos de trabajo para facilitar la vida a los usuarios.

En lo que tiene que ver con la configuración que se permite, hay muchas opciones en los Ajustes, como el poder realizar fotos con la pulsación de un botón físico o que aparezca una cuadrícula para que sea más exacto conseguir la foto deseada. También hay opción de gestionar la resolución de forma independiente fotografía y vídeo e, incluso, se puede indicar que los resultados se guarden en la tarjeta microSD si esta se tiene en uso.

En definitiva, el Cat S52 es un smartphone rugerizado que está bastante por encima de la media de lo que ofrece este tipo de terminales en la fotografía. Se comporta bien en casi todos los ámbitos y, lo cierto, es que permite llegar a lugares donde otros no tienen acceso. Bien en definición y estabilización, este terminal es un modelo que por este motivo es una gran elección para los amantes de la aventura.