BQ: de fenómeno español en la telefonía a la desaparición

Estudios

El mundo de la telefonía móvil está en constante cambio. Los gigantes de ayer, hoy son meras anécdotas para los consumidores. Y es que sólo hay que pensar que si hace 10 años nos hubieran dicho que Nokia, BlackBerry o HTC acabarían siendo una sombra y una nota al pie de página en los informes de venta del mercado, seguramente nos parecería increíble.

El caso más reciente es, además, patrio. BQ, la marca que ha sido sinónimo de móviles españoles, en menos de un año ha pasado de ser el quinto fabricante por ventas a, prácticamente, desaparecer tras la venta a la vietnamita V-Smart. Según los últimos datos que hemos podido obtener de una conocida consultora, el cambio de nombre y propietarios ha sido el toque de muerte de la compañía en nuestro país. Basta ver que en 2018, a estas alturas del año mantenía un cómodo 6,9% de cuota de mercado y que ahora mismo, se ha desplomado y las ventas son testimoniales. Y la tendencia es que acabará en el pelotón de los «otros», ya que la progresión durante 2019 es desalentadora.

mercado moviles lineas

Aunque la noticia de la compra del 51% de BQ por parte de Vingroup no se hacía publica hasta diciembre de 2018, la debacle de la marca parece que se fraguaba un par de meses antes. Ya de octubre, cuando mantenía el 6,4% de cuota, se pudo observar que pasó al 3,8 y 3,3% en noviembre y diciembre respectivamente. El cambio de año no ha hecho mejorar las cosas y su cuota de mercado ha seguido disminuyendo progresivamente hasta ser insignificante a estas alturas.

El parón en las inversiones en publicidad, necesaria e imprescindible para algo tan importante como hacer ver a los usuarios que aunque los BQ ahora se llamen V-Smart siguen siendo los mismos terminales o la nula presencia de esta nueva marca en los operadores, hace pensar que con la compra, pese a las buenas palabras que hubo tras ella, lo que se había firmado es una sentencia de muerte a uno de los casos de emprendimiento español que más ha brillado en los últimos tiempos.

BQ, de los libros electrónicos a los móviles y vuelta a la nada

La historia de BQ se remonta a 2003, cuando no existía ni la idea de Android o los iPhone. En ese año, seis estudiantes de «teleco» de la Politécnica de Madrid fundaban MemoriasUSB, que vieron la oportunidad de la fabricación de los tan populares pendrives en ese momento. Pero fue en 2009, cuando empezó su despegue con los libros electrónicos Booq. En ese entonces, la empresa se cambió de nombre a Mundo Reader, al unirse la StarTick Innovación – holding al que pertenecía la empresa desde 2005 – y Luarna, la primera editorial española 100% digital.

ofertas bq

El salto importante para BQ fue en 2011, cuando además de lanzar sus propios productos bajo la marca Booq, supo ver la oportunidad de crear productos de marca blanca, como ellos decían «diseñados en España, fabricados en China», para grandes empresas como Telefónica, Casa del Libro y, sobre todo, Fnac, de quien sería su fabricante oficial a partir de 2012.

El año siguiente, 2013, fue el despegue meteórico de la empresa, llegaron las impresoras 3D pero, sobre todo, su primera serie de terminales Aquaris. Ese año ya facturó 52,3 millones de euros en ventas de móviles, para subir a 140,2 millones de euros en 2014 y 186,9 millones de euros en 2015. Una cifra que se estabilizaría y que incluso les catapultó estar entre los cinco fabricantes con más ventas en España… hasta ahora.

Si BQ ya no está ¿quién ha ocupado su puesto en el mercado?

Hay que recordar que el éxito de BQ fue el de los smartphones «buenos, bonitos y baratos». Era un tiempo en el que había pocas, o ninguna, marca que ofreciera terminales asequibles y de calidad. Y BQ supo llenar un hueco que, en los últimos años, se ha llenado con la irrupción de las marcas chinas (Xiaomi, Meizu y ahora Oppo, Realme, etc) que, por otra parte, son las que utilizaban las mismas fábricas que la empresa española – y en ocasiones hasta los mismos componentes y diseños parecidos -.

mercado moviles barras

Atendiendo a los últimos datos de mercado de los que disponemos, en la parte alta de la tabla se siguen disputando el trono los dos gigantes, Samsung y Huawei. Este último, sigue batallando con la guerra impuesta por Trump y aún mantiene un 21,6% de cuota de mercado – recuperándose en los últimos meses de 2019 tras un verano nefasto -. Samsung es la mayor beneficiada de la caída del gigante chino, ya que ha saltado del 25,4% y se asienta en un cómodo primer puesto con un 31,3% de cuota de mercado.

Honor, que despuntaba con cuotas que empezaban a superar el 2% también se ha visto afectada por la polémica de Huawei y no levanta cabeza. BQ también está desparecida por lo que las posiciones tras los primeros espadas las ocupan Xiaomi, con un 16,4% de cuota, doblando el 8,6% y siendo la que, parece, se ha quedo mes a mes con todo el mercado que antes ocupaba la española. Detrás está Apple, que pasa del 12,6% al 12,8%, manteniendo el tipo justo antes de conocer cómo funcionan los nuevos iPhone 11, y muy lejos tenemos a una LG a la que tampoco se le presenta un futuro muy esperanzador, ya que ha pasado del 5,1% el año pasado a contar con un 3,3%.

¿Podemos despedirnos de BQ para siempre?

Pues si nada lo remedia, los tímidos intentos de Vingroup por mantenerse relevante en el mercado español hacen presagiar que el sueño de la marca 100% española en otros tiempos, se ha terminado.

Active VSmart

La empresa vietnamita, que inicialmente amasó una fortuna vendiendo fideos instantáneos, quiere replicar el éxito de BQ pero no en Occidente, sino en su país natal, Vietnam. Y razones no les falta ya que, en ese caso, si que serán una marca 100% de su país, con diseño y fabricación propia… aunque tenga en plantilla a una centena de ingenieros españoles, los que se libraron de los despidos en la sede española de Las Rozas, y que se marcharon hasta el otro lado del mundo para enseñarles como se puede crear un gigante que, por lo que se ve, tenía los pies de barro como los demás.

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)
Continúa leyendo
  • Palas

    Solo espero que cuando les devuelvan a sus corrales sepan volver a hacer lo que hacian.

  • Pietre Linux

    Es triste, pero hay que tener cuidado con la internacionalización, es peligrosa si la empresa no es madura no tiene bien definidos sus procesos, más allá de esto es la prueba de que si queremos en España también se puede hacer grandes cosas.

    Un saludo

  • pedrotapioles

    Nunca tuve uno, pero por lo que tuve ocasión de leer, al hacerse grandes perdieron sus señas de identidad como eran el buen servicio técnico y las actualizaciones. Y tras ser absorbidos, la competencia era feroz y los precios no acompañaban

  • Definición de como suicidarse empresarialmente. Ese movimiento de venderse a los vietnamitas por la cara fue el ultimo clavo.

  • AtilAno

    Normal que se estrellaran, recuerdo como en 2015 todo el mundo los llamaba «Bad Quality», continuas averías, roturas, reinicios, calentamiento con el móvil bloqueado, etc. eran las señas de identidad de BQ. Para rematarlo todo, después se descubrió que «avíamosido engañaos» y que los móviles realmente se hacían en China cuando nos habían dicho que eran 100% hechos en España. Luego llegó Xiaomi y BQ se «morió» definitivamente. Dejadla morir de una vez que así ganamos todos los consumidores, las compañías que lo hacen mal están bien en el cementerio.

  • Jorge

    Hoy en día esta fatal esta empresa, yo entregue un teléfono en verano para reparar con garantía y ahora después de meses me dicen que no lo reparan sin saber concretarme una razón concreta y encima el que te atiende te dice que no se puede hacer nada y no puedes hablar con nadie. Funcionan fatal.